Un joven murió en Manantial Sur al recibir un balazo de escopeta, al cabo de una pelea

“El asesino llegó y les hizo tiros a todos; terminó matando a mi hijo, pero no sabemos si lo buscaba a él en específico”, dijo el padre.

13 Jul 2020
2

EL LUGAR. Franco estaba reunido con amigos en la esquina cuando le dispararon con una escopeta. LA GACETA / FOTOS DE INÉS QUINTEROS ORIO

Durante una pelea, Franco Sebastián Guevara, de 26 años, murió al recibir un disparo de escopeta en la ingle. La tragedia ocurrió ayer a las 4.30 en el barrio capitalino Manantial Sur, en la esquina de Vicente Gallo (altura 3.100) y pasaje sin nombre, donde un grupo de amigos solía reunirse de noche.

Fuentes judiciales revelaron que Pablo Matías Guzmán, de 24 años, fue aprehendido como principal sospechoso del crimen; su hermano, cuyo nombre no trascendió, fue asistido en el hospital Padilla por una herida de arma blanca que habría recibido durante la trifulca.

“Él siempre se juntaba en la esquina del corralón con los amigos. Franco trabajaba ahí y muchas veces ese lugar era el punto de encuentro después del trabajo. Desde hace un tiempo, las reuniones terminaban a las piñas porque tuvieron problemas con una banda que llegó desde La Bombilla”, dijo José Luis Guevara, padre de la víctima. En la ochava señalada, las manchas de sangre todavía teñían el césped y la tierra. Guevara agregó: “el asesino llegó y les hizo tiros a todos. Lo terminó matando a mi hijo, pero no sabemos si lo buscaba a él en específico, porque se había peleado hace unos días con otro de sus amigos. Esa vez, Franco había defendido a su compañero, pero el tipo abrió fuego contra todos”.

Según el padre, los agredidos se defendieron a pedradas en un principio, pero también hirieron con una punta a uno de los atacantes antes de que escapara.

La víctima tenía tres niños y ocho hermanos. Según contó su padre, en el último tiempo Guevara había empezado a levantar una nueva habitación en su casa para los chicos. La familia también denunció que sufrieron insultos y amenazas en la morgue por parte de allegados al principal sospechoso; pero cuando LA GACETA asistió a ese lugar, la situación se había calmado; sólo una tía de Guevara esperaba para retirar el cuerpo del joven.

“Se logró aprehender al principal sospechoso de este crimen junto al Grupo CERO y a personal de la seccional 8a”, aseguró Diego Bernachi, jefe de la División Homicidios de la Policía. “El agresor y la víctima estaban compartiendo bebidas entre amigos, en un momento discutieron y empezó una pelea. Después de unos golpes, el matador se fue del lugar y amenazando con buscar un arma y regresar, pero aparentemente no le creyeron. Volvió con una escopeta y cumplió con la amenaza. Después de los disparos, un hermano del aprehendido resultó herido con un arma blanca; se continúa buscando a quien lo apuñaló”, detalló el jefe.

En la escena del crimen, además, intervino la Fiscalía de Homicidios y el Equipo científico de Investigaciones Fiscales (ECIF). Tras las primeras pericias, se hallaron dos cartuchos de escopeta.

Vecinos

“Había mucha gente afuera; todo el barrio se despertó con los ruidos de los perdigones. Fue una desgracia, hay manchas de sangre por toda la vereda porque cruzaron al herido para subirlo en un auto. Lo llevaron al CAPS San Martín, yo siento que si decís que sos del Manantial Sur los médicos te dejan morir”, dijo Roxana Barraza con resignación. “Acá cuando se escuchan disparos hay que tirarse al piso y no salir hasta que pase todo”, agregó.

Manuel Ordóñez, por su parte, dijo: “se escuchaban tiros y griterío; en mi casa los chicos se despertaron llorando. Los vecinos no sabemos realmente qué pasó, pero fue algo atípico”. El vecino también especificó que los casos de violencia en el barrio suelen darse por la inseguridad. “Que se escuchen tiros es común, sobre todo porque sufrimos muchos robos de motos. Hay bandas que vienen a asaltarnos y a veces los vecinos se defienden también, pero un hecho como el de anoche no se da mucho”, detalló.

Juliana, quien prefirió preservar su apellido, contó: “los tiros de ayer eran diferentes. Pensé que el problema había sido frente a mi casa, por el ruido. Yo salí corriendo a la pieza de mi papá y nos resguardamos. Hoy me enteré de que fue en la esquina y que estaban disparando con una escopeta”.

Tres homicidios: un fin de semana largo cargado de violencia

El jueves 9, Raúl Fernando Mayorga,  de 41 años, murió de una puñalada tras una disputa con tres hombres que lo hirieron en José Colombres y Perú. Ese mismo día, Emilio Guillermo Gerez, de 38 años, también fue ultimado con un arma blanca por dos hermanos en avenida Martín Berho al 800; luego de acusarlo por el robo y golpiza de un vecino. Finalmente, en la madrugada de ayer, Franco Sebastián Guevara, de 26 años fue asesinado de un disparo en la ingle cuando estalló una pelea en una reunión de la cual participaba. La Policía ya aprehendió a los acusados por el crimen de Mayorga y Guevara.

Comentarios