Mercado de arte: las ferias on line nacionales se agendan el fin de semana con galerías y obras tucumanas

A nivel internacional, la comercialización por internet se incrementó en un porcentaje superior al 400%. En una plataforma argentina, artistas de la región exponen y venden hasta el martes.

11 Jul 2020 Por Jorge Figueroa

No es la primera vez que desde esta columna se menciona de qué modo el mercado de arte se transformó de presencial a on line, casi exclusivamente. Y tampoco que, desde alrededor de una década, era una tendencia pero no dominante.

La agencia española EFE informa que estas ventas de arte experimentaron un crecimiento moderado, del 4% en 2019, hasta alcanzar los 4.338 millones de euros. El impacto de la pandemia ha acelerado este mercado en los últimos meses.

Hiscox, una aseguradora especializada en obras de arte, exposiciones, museos, galerías y colecciones privadas, puso de manifiesto el impacto de la pandemia: sólo las cifras generadas en las subastas on line de Christie’s, Sotheby’s y Phillips en la primera mitad de 2020 suponen un crecimiento cuatro veces mayor (436%) respecto a los datos del mismo periodo de 2019.

CASA DE PIEDRA. Un paisaje con bordado sobre tela de Carla Abilés.

De todos modos, las ventas digitales representan todavía menos del 10% del mercado del arte, según la aseguradora.

Basta recordar una obra de Francis Bacon, vendida ante las pantallas hace dos semanas por U$S 84 millones. “Tríptico inspirado en la Orestíadas de Esquilo” fue adquirida por un comprador anónimo en pocos minutos de remate.

En una escala infinitamente menor, en el país las ferias comenzaron a proliferar, del mismo moto que las galerías virtuales, incluso desde instituciones oficiales como el Ente Cultural de la Provincia.

Este fin de semana (y hasta el martes) el sitio Otra Feria expone y oferta obras de diversos artistas, entre ellos las de tres espacios vinculados con la producción local: dos de Tucumán, Fulana (de Tafí Viejo) y El Taller, y otro fuertemente relacionado con la producción local, Casa de Piedra (en Yokavil).

La cuarta edición de Otra Feria (comenzó en abril) es un evento de artes contemporáneas virtual que organiza el gestor Diego Trulls, que comenzó el jueves y se extiende hasta el 14. Participan en esta oportunidad ocho países y 100 artistas. Trulls convocó a galerías de todo el país y en diferentes ediciones se sumaron galerías de Chile, Uruguay, México y Perú.

Mariana Sabeh, una de las responsables de El Taller, presenta en esta edición trabajos de Nadia Salvatierra (fotografía y cerámica) y Marcos Figueroa (escultura). “Es la segunda oportunidad en la que participamos. Las consignas van cambiando y la próxima será de artistas menores de 30 años”. La galerista aseguró que sí se está vendiendo. En el episodio anterior participó Geli González y recientemente también expuso en El Taller Cecilia Molina.

Fulana presenta en esta edición llamada “Pares”, con obras de Marisa Rossini y Hernando Migueles. Rossini exhibe grabados sobre offset y collages sobre papel estampado; y Migueles, textiles efectuados con hilo de algodón sobre papel. Delicadas superficies y suaves colores, lejos de cualquier estridencia, pueden observarse en ambos.

Regional y local

Casa de Piedra está ubicada en Yokavil, en Santa María, y la dirigen Roque Manzaras, oriundo de ese lugar; Sofía Tarditti, de Rosario y Matías Zelarayán, de Tucumán. Viene de presentar al jujeño Alejandro López, y ahora lo hace con Carla Abilés (tejidos) y Maxi Romero Almenar (pinturas). “Estamos participando desde la primera edición. Propone artistas locales como Walter Tolaba, Julieta Lagoria y Manzaras, oriundo de Santa María, con otros tucumanos como Cecilia Villafuerte, Adrián Sosa, El Bondi, y Maxi Romero Almenar”, además del propio Zelarayán, cuenta a LA GACETA el artista. “Dentro del perfil de la galería, ponemos el ojo en prácticas regionales por decirlo de algún modo, que hablen más de lo local, cosa que con el tiempo vamos definiendo y redefiniéndonos”, explica.

Ventas

En la plataforma se puede consultar abundante información de cada una de las obras así como su precio.

Trulls comenta que en la primera edición se vendieron 15 trabajos y 10 en los días siguientes, luego de su cierre. En el episodio anterior, denominado Siete, 18 galerías vendieron 34 piezas; 90 espacios integraron el lote en la plataforma y tuvo 8.100 visitantes.

EN FULANA. Grabados y costuras de Marisa Rossini y Hernando Migueles.

En algunas de las galerías recorridas se pueden observar precios que tienen una base de U$S 400 para arriba.

Mientras, desde el Museo Timoteo Navarro se indica que un museo vacío, pausado, invita a la reflexión: silencio, quietud, pausa, son las palabras que definen la actividad, sí, actividad, del Timoteo Navarro.

Comentarios