Tucumán, marcada por el homicidio del productor

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) elaboró un mapa nacional de la inseguridad rural. Señaló que, entre enero y junio de este año, en la provincia se registraron el crimen del agricultor y casos de usurpaciones de terrenos y abigeato. “El delito es más complejo”, dijeron en la Rural local.

04 Jul 2020 Por Luis Duarte
1

Tucumán no escapó al denominador común del delito dentro de un mapa criminal elaborado por la Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) a nivel nacional. Sin embargo, la provincia tuvo una distinción negativa que lo puso por encima las otras jurisdicciones. Registró uno de los dos homicidios ocurridos en el país: la muerte de José “Pepe” Porcel, ocurrido en La Ramada de Abajo.

Según el gráfico de la entidad nacional, en el territorio tucumano se detectaron, entre enero y junio de este año, casos de abigeato y usurpación de campos. El relevamiento local estuvo a cargo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Tucumán (Cartuc).

“La inseguridad rural afecta a nuestras 16 confederaciones y, por eso, hemos realizado un mapa donde se cuentan los distintos actos delictivos que se sufren en cada provincia. Con mucho dolor, tenemos que contar dos asesinatos de productores, en Misiones y Tucumán. Sólo en 2020, crímenes, rotura de silobolsas, incendios intencionales, robo de maquinaria, de cosecha, de agroquímicos, abigeato y la usurpación de campos, son muestras de la inseguridad que padecen a diario los productores”, expresó el comunicado de la institución. “Hace meses venimos alertando sobre acerca de la inseguridad que padecen los productores”, enfatizó CRA.

Como casos significativos, en el informe se señaló que en Mendoza robaron a un productor 8.000 kilogramos de ajo de cosecha y que se habían informado 60 ataques y roturas de silobolsas. “Se estima que han sido dañadas en total 5.700 toneladas. Además, en cada intento de recuperar el grano se pierde un 15% del stock. A eso se suma que alrededor de 870 toneladas quedan sin poder recolectarse nuevamente”, indicó el relevamiento del sector.

“En la provincia hubo más delitos, además de las usurpaciones de tierras registrados en algunas zonas. También se observaron roturas de alambre y delitos menores, como el robo de bidones de fertilizantes. El delito rural se presenta con mayor complejidad”, expresó ayer Sebastián Murga, presidente de la Sociedad Rural local (SRT). Según contó, desconocidos “desvalijaron” la casa de un agricultor de San Pedro de Colalao, entre otros asaltos.

El dirigente remarcó que por ello Tucumán “no ha escapado a la realidad del resto del país. El delito está en todos lados. Seguimos en emergencia en seguridad, como se da también en otras jurisdicciones. No escapamos a la generales. Hay lugares más complicados, pero Tucumán está muy difícil”.

Por su parte, el titular de la Asociación de Productores Agrícolas y Ganadores del Norte (Apronor), Osvaldo Martin, enfatizó que muchos productores no llegan a denunciar los hechos ilícitos. Por ello el mapa de CRA no mostraría todas las modalidades de los ataques en los campos. “Directamente, la gente piensa que perderá mucho tiempo”, manifestó. Martin adelantó que en Apronor se proyecta la elaboración de un mapa del delito interno, a partir de las denuncias de los propios ruralistas.

“La zona de influencia será nuestra zona y de partes del NOA. La superficie será menor y la relación será más estrecha entre los productores”, finalizó. En anteriores oportunidades, las entidades rurales locales denunciaron ante las autoridades provinciales diferentes modalidades delictivas. Además de abigeato, usurpación y distintos casos de homicidio, enumeraron atracos en los lugares donde se pagaban los salarios y asaltos a empleados después de cobrar el sueldo; hurto de frutas (especialmente limones), que luego se comercializaban de manera informal en las calles; sustracción de repuestos y partes de maquinarias agrícolas en los galpones; y quema intencional de cañaverales.

Comentarios