“Después de ver eso, no pude comer durante tres días”

06 Jun 2020
1

EL HALLAZGO. Policías cargan en una camioneta los restos de la víctima.

“Por lo que vi en la farmacia, no pude comer durante tres días. Me quedaron muchas sensaciones horribles y el olor que sentí no lo olvidaré jamás”, explicó Walter Leguina, el empleado de María del Valle Dip que descubrió el cuerpo de la contadora Liliana del Valle Cruz en el interior del local.

Leguina era el cadete de la farmacia. Él atendía el teléfono -por eso sabía que la víctima llamaba seguido por teléfono a su patrona- tomaba los pedidos y los entregaba. “El miércoles comencé a sentir mal olor en el interior del local. Era similar al de un animal muerto que se está descomponiendo con el paso del tiempo”, contó el empleado en una nota que se publicó en LA GACETA el 16 de febrero de 2007.

“Comencé a buscar, pensando que podría haber algo entre las estanterías. Me di cuenta de que todo salía de una habitación que estaba cerrada con llave. Pero no pude ingresar. Ella me dijo que ahí tenía guardadas cosas íntimas, que no tenía que tocar. Minutos después, me ordenó que no fuera a trabajar al día siguiente”, detalló.

Cuando Leguina se reintegró al trabajo, encontró a Gerardo Naigeboren en medio de una crisis de nervios. “Cuando él me contó lo que había pasado, le dije que llamara a la Policía. No quería quedarme en ese lugar. Además, por el olor, me estaba descomponiendo. Salí corriendo a mi casa porque estaba asustado. Después me presenté en la Justicia y conté todo”, concluyó.

Temas

María del
Comentarios