¿Por qué la provincia sigue en cuarentena?

05 Jun 2020 Por Marcelo Aguaysol
1

LA GACETA / INÉS QUINTEROS ORIO

Los teléfonos no paraban de sonar. El gobernador Juan Manzur no está dispuesto a que Tucumán abandone el estado de cuarentena social obligatoria. El mandatario habló con varios de sus colaboradores que integran el Comité Operativo de Emergencias (COE), el organismo que define qué actividades se flexibilizan y cuáles deben seguir esperando autorización. Por la mañana, Manzur señaló que era partidario de que regresen las reuniones familiares, aunque con un número acotado. A la noche su posición era distinta. Le explicaron que en algunos distritos del sur del país los casos de covid-19 se sucedieron por efecto de esas reuniones. Como sanitarista, el gobernador asintió la sugerencia de su ministra de Salud Rossana Chahla. “Es mejor ir paso a paso y evitar que la curva de contagios suba”, indicó el mandatario.

En el Gobierno son conscientes de que se trata de una decisión impopular, porque el anuncio del presidente Alberto Fernández ponía a Tucumán entre los distritos que irán hacia un sistema de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, en el que las personas pueden circular, trabajar y realizar sus actividades siempre y cuando guarden dos metros de distancia con otros individuos. “No estamos dispuestos a tirar tanto esfuerzo por la borda”, respondió cuando LA GACETA le consultó por qué razón se extendió el aislamiento. Manzur mira de reojo lo que pasa en Salta y en Santiago del Estero, donde reaparecieron casos. La vigilancia epidemiológica seguirá siendo prioridad. Lo peor no pasó, dicen en la Casa de Gobierno. Ante la duda, no quieren arriesgar a la espera del probable pico previsto para fines de mes, según las últimas proyecciones sanitarias. No obstante, habrá más flexibilidad para reabrir bares y restaurantes con menor dotación de personal, y gimnasios con turnos.

Comentarios