“Por lo ocurrido, advierto que puede haber disconformidad con mi tarea en la comisión”

Vargas Aignasse dijo que pedirá explicaciones por lo sucedido en la última sesión y adelantó que dejará la presidencia de Seguridad si se lo piden.

01 Jun 2020 Por Martín Soto
1

DISCONFORME. Vargas Aignasse (sentado) cuestionó mediáticamente a sus compañeros luego de la sanción de la ley. prensa legislatura PRENSA LEGISLATURA

El acalorado debate que resonó en el recinto por la sanción de la ley contra los motochorros dejó expuestas diferencias dentro del oficialismo de la Legislatura.

Los enérgicos cruces entre los propios legisladores de la bancada mayoritaria quedaron plasmados para siempre en la versión taquigráfica. La discusión en particular de los artículos de la norma generó fricciones que no terminaron con la sesión. Persisten. Y arden. Hay referentes peronistas que creen que estos “raspones” van cicatrizar, pero que llevará tiempo. Otros, en cambio, estiman que marcará un antes y un después en el bloque Justicialista de Todos.

Faltas de comunicación y un debate interno que no había alcanzado su punto de madurez son dos argumentos que se barajan a la hora de repasar lo ocurrido en la sesión de Cámara, cuya presidencia estuvo en manos de Regino Amado, dado que el vicegobernador Osvaldo Jaldo quedó a cargo del Ejecutivo el último miércoles por la ausencia de Juan Manzur.

El manzurista Gerónimo Vargas Aignasse, impulsor de la iniciativa y presidente de la comisión de Seguridad y Justicia, no quedó conforme con la actuación de sus compañeros de bancada, que plantearon cambios en el dictamen. Considera que no lo han acompañado. Lo manifestó desde su banca y lo ha hecho saber mediáticamente.

Esta actitud, a la vez, mantienen irritados a otros legisladores del bloque peronista. Inclusive, a los más experimentados. Consideran que el ex diputado nacional apostó “por la jugada individual en vez de priorizar un triunfo del equipo”. Reprochan también que al defender la iniciativa se expresó abierto a efectuar cambios, los cuales rechazó cuando se los sugirieron.

Visiones dispares

Esta semana está previsto que se lleve a cabo una reunión entre los 32 miembros del bloque. para ajustar las interferencias puertas adentro y buscar una única sintonía hacia afuera. En lo discursivo, todos bregan por la unidad del espacio. Pero a su vez, hay contrastes en cuanto a los ánimos con los que asistirán al encuentro, que podría efectuarse mañana.

A pesar de las rispideces, el jefe de la bancada, Roque Tobías Álvarez, le restó importancia a la reunión y aseguró que será “una más” de las que suele tener el bloque más numeroso de la Legislatura.

“La única expectativa es reunirme con un bloque de amigos, de compañeros, que sea una reunión sobre todo cordial, donde prime el raciocinio y la actitud con la que cada uno concurra sea de construcción, no de destrucción. Dentro de esa construcción no está exenta una crítica justamente constructiva, pero sin exagerar”, manifestó en diálogo con LA GACETA.

En el mismo sentido se expresó Amado, quien dijo que aspira que el espacio se mantenga unido a pesar de lo ocurrido en el recinto. “No es fácil manejar un bloque de 32 y dos aliados, donde en un mismo tema puede haber distintas opiniones, pero hay que ser respetuosos”, dijo, al tiempo que respaldó el rol de Álvarez. Además pidió que primen el respeto y la tolerancia. “Hay cosas que no se deberían resolver en el recinto sino en la reunión de legisladores, si realmente estamos puestos a ponerle el hombro al gobierno de Manzur y de Jaldo, como lo estamos la mayoría, dejando de lado las cosas personales”, lanzó.

Por explicaciones

Distinto es el ánimo manifestado por Vargas Aignasse, quien afirmó que irá a “buscar explicaciones” de parte del presidente del bloque por lo ocurrido en la sesión. Incluso, dijo estar dispuesto a dar un paso al costado. “Por lo ocurrido advierto que puede haber disconformidad por mi tarea al frente de la comisión (de Seguridad) y por supuesto la Presidencia está a disposición de mi bloque. Voy a hacer lo que el bloque decida”, dijo. Además, aseguró que quiere una bancada unida. “Si el bloque entiende que se debe hacer un cambio, yo doy un paso al costado buscando la unidad y la armonía entre mis compañeros”, le aseveró a este diario.

Uno de los cruces más candentes de Vargas Aignasse en la sesión -y posteriormente- se dio con Javier Morof, quien propuso cambios a pesar de haber firmado el dictamen. El vicepresidente de la comisión de Seguridad, sin embargo, aseguró que no está molesto con nadie y consideró que lo que ocurrió fue una falta de entendimiento.

“Acá hay que cuidarlo al gobernador y al vicegobernador, no meter internas de ‘prepo’ porque no hay internas en esto. Hay un grupo de legisladores que sólo quiso mejorar la ley, pero él lo ha tomado de otra forma y por eso se ha originado”, reflexionó el oficialista.

Comentarios