Por qué un legislador aliado a Manzur se fue del bloque oficialista

El referente bancario Eduardo Bourlé se “abrió” del armado mayoritario En medio de las tensiones en la conducción del PJ, el “portazo” generó diversas interpretaciones. Seguirá como aliado al Ejecutivo

17 Abr 2020 Por Luis María Ruiz
1

EN LA APERTURA DE SESIONES. Bourlé saluda a sus colegas en el recinto. Junto a él, Carolina Vargas Aignasse. la gaceta / Foto Juan Pablo Sanchez Noli (archivo)

Escribió una nota de seis renglones y se marchó. No dijo por qué, pero se fue. Probablemente estaba enojado, ofendido, descontento. Sin embargo, el legislador y ex secretario general local de la Asociación Bancaria, Eduardo Bourlé, prefirió reservar para su entorno las razones de su renuncia al bloque oficialista Justicialista de Tucumán.

En medio de las tensiones generadas por la interna en la cúpula peronista, el experimentado dirigente sindical resolvió que hará “rancho aparte” en la Legislatura y rompió con la bancada mayoritaria, que ahora contabiliza 32 de las 49 bancas. En principio, sería una señal de disconformidad con la conducción del bloque oficialista, que está a cargo del taficeño Roque Tobías Álvarez. Aunque en paralelo circularon otras versiones sobre los motivos de la dimisión de Bourlé.

El ruido del portazo llegó hasta el tercer piso de la sede parlamentaria, donde tiene su despacho el vicegobernador Osvaldo Jaldo. De todos modos, por esos lares interpretan que, al ser una sola salida, el caso no tendrá impacto en las huestes justicialistas.

El adiós de Bourlé se da en un contexto en el que el presidente de la Cámara legislativa y el jefe del Poder Ejecutivo, Juan Manzur, atraviesan su etapa más distante desde 2013, cuando comenzaron a edificar la sociedad política que acabó por desplazar a José Alperovich del Partido Justicialista. Así, aunque el sindicalista todavía no tomó partido de manera pública con respecto a la puja Manzur-Jaldo, que el vicegobernador se haya enterado por escrito de la renuncia al bloque oficial puede ser un indicio de cuál es la posición de Bourlé. Eso, sin olvidar que el mandatario provincial encontró en el gremio bancario un aliado estratégico para su administración.

“Lealtad Peronista”

El reglamento interno de la Legislatura indica que la faz administrativa de los bloques políticos -designación de personal, dotación de recursos, etcétera- es atributo del vicegobernador. Por ello, la nota de Bourlé tenía a Jaldo por destinatario formal. “A partir de la fecha, he dejado de pertenecer (a la bancada) Justicialista de Todos, haciendo efectiva mi renuncia (a dicho espacio). Asimismo, he decidido conformar el bloque unipersonal ‘Lealtad Peronista’. Pongo en conocimiento del señor presidente (de la Legislatura) a los fines que hubiere lugar”, redactó Bourlé.

“Sin dar una exposición”

Alvarez confirmó a este diario que no tuvo diálogo con el dirigente bancario, ni antes ni después de que la renuncia al armado oficial ingresara por mesa de entradas de la Legislatura. “Me llamó la atención que se haya ido del bloque sin dar una exposición de motivos, desconozco las razones. Quizás no se habrá sentido cómodo en el espacio”, señaló el jefe de la bancada oficial a LA GACETA. ¿Se llamarán Álvarez y Bourlé en los próximos días? Por estas horas, es poco factible.

Un antecedente

Otra razón que podría haber alimentado el descontento de Bourlé en el armado peronista es la convivencia con un otrora rival de su gremio, el ex interventor de la Caja Popular, Armando Cortalezzi. El dirigente capitalino recuperó protagonismo interno en el último tiempo, al punto de haber sido uno de los impulsores del proyecto de ley que prorrogó por dos meses el débito automático que aplica el Macro sobre las cuentas bancarias de los empleados públicos que tomaron créditos personales. En 2012, siendo gobernador, Alperovich había designado a Cortalezzi al frente de la Caja Popular, en medio de un marcado enfrentamiento con la Asociación Bancaria. Entonces, Bourlé era secretario general del gremio local, y tras una serie de incidentes, señaló a su actual colega por presuntas persecuciones en contra de “compañeros” que se desempeñaban en esa entidad. Hasta el momento, la relación entre Cortalezzi y Bourlé en el recinto ha sido armoniosa. Sin embargo, en el cuerpo legislativo no dudaron en recordar este antecedente ante la primera renuncia al bloque oficialista en la actual composición parlamentaria.

De trayectoria sindical

Durante 16 años, Bourlé fue secretario general del gremio bancario en Tucumán. De militancia justicialista -y siempre con participación sindical-, llegó a la Legislatura por primera vez en 2015. Eran tiempos de máxima tensión entre el alperovichismo y la Bancaria. En ese contexto, Bourlé integró el “acople” de candidatos a la Cámara provincial que encabezaba la radical Silvia Elías de Pérez -finalmente renunció para asumir como senadora nacional-. Pero al llegar el cuerpo colegiado, el dirigente sindical optó por formar un bloque unipersonal independiente al armado opositor, al que denominó “Trabajo y Dignidad”. A medida que Manzur y la Bancaria se fueron acercando, Bourlé se puso en línea con la bancada justicialista. Y así, cerró el mandato anterior como un aliado al Ejecutivo.

En las elecciones del año pasado, secundó a la oficialista Carolina Vargas Aignasse en el acople peronista “Tucumán en Positivo”. Como la abogada tomó licencia para asumir como ministra de Gobierno y Justicia de Manzur, Bourlé quedó en condiciones de retornar al cuerpo legislativo -esta vez, en carácter provisorio-. En lugar de gestionar un bloque unipersonal, el sindicalista se sumó a la bancada mayoritaria Tucumán Crece. Y allí permaneció hasta que pegó el “portazo”.

En el armado justicialista interpretan que la renuncia de Bourlé al bloque no tiene relación directa con los recientes roces en la conducción Manzur-Jaldo. Tampoco vinculan al gremio bancario con lo ocurrido. Y le atribuyen su escisión más a un descontento personal del legislador que a las pujas de poder en la cúpula del PJ. De todos modos, el clima de la interna le abrió la puerta a esas especulaciones.

¿Qué implica la salida de Bourlé del bloque Justicialista? En principio, se mantendrá en línea con el Ejecutivo y encolumnado con el oficialismo -que además está lejos de poner en riesgo la mayoría en el recinto-. Sí existe una incógnita en cuanto a lo “administrativo”. El reglamento interno de la Legislatura, en el artículo 39, prevé que la constitución de los denominados “unipersonales” (así se los llama en la jerga parlamentaria) se lleve a cabo en simultáneo con la conformación del cuerpo colegiado, lo que sucedió en octubre pasado. La normativa refiere además que “podrá” armar una nueva bancada “el grupo de tres o más legisladores que, escindidos de sus sectores políticos originarios, así lo decidan”. Bourlé no se encontraría comprendido por estas figuras. Por ello, habrá que ver si las autoridades de la Legislatura dan lugar a que participe en las reuniones de Labor Parlamentaria y a que, en efecto, constituya desde lo formal su propio espacio, “Lealtad Peronista”.

Comentarios