Preocupación entre los vecinos del hombre que tuvo dengue y murió

Cuentan que en todas las casas del barrio Olleros hay infectados. Díaz habría sufrido un cuadro grave de la enfermedad.

09 Abr 2020 Por Lucía Lozano
1

PROTAGONISTAS. Fernanda Anís (tía del joven fallecido) y Agustín González muestran una pérdida de agua.

- Hola, ¿qué te pasó?

- Me picó el dengue.

- Uh, qué feo.

- Es insoportable el dolor.

Ese fue uno de los últimos chats de wasap de José Augusto Díaz. Le describió a su tía, Fernanda Anís, cómo se sentía. Dos horas después, falleció. Según su historia clínica, cuando hizo la consulta médica presentaba todos los síntomas de dengue: fiebre, cefalea, malestar general, dolor retroocular. Cumplió con las indicaciones: hizo reposo y tomó paracetamol. Pero el cuadro se agravó y ni siquiera tuvo tiempo de llegar con vida al hospital.

La historia de Díaz, de 33 años, que hacía tareas de mantenimiento en la Municipalidad capitalina y era padre de tres niños, sacudió a los vecinos del barrio General Olleros. Desde hace un mes es “zona roja” por la cantidad de casos de dengue confirmados. Allí denuncian que las autoridades hicieron poco y nada para detener el avance del virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti.

“Recién el martes a la tarde, mientras estábamos velando a mi sobrino, vinieron a fumigar”, expresa con dolor y enojo Fernanda. Ella vive a tres casas de donde residía su sobrino, en Olleros al 1.100. En esa cuadra y en los alrededores -según afirman los vecinos- en todas las viviendas hay infectados. “Hemos contado, por lo menos, 200 casos de dengue”, denuncia Anís. “Y cuando van al centro asistencial a atenderse ni los revisan, los mandan a la casa y les dicen que tomen paracetamol”, se queja.

Aguas estancadas

Los vecinos sospechan que se enferman cada vez más personas por el mal estado de la zona. Están rodeados de aguas estancadas, de basura y de malezas. “Incluso las inmediaciones del dispensario de aquí cerca, en Jujuy al 1.100, están en esa situación”, apunta Matías Ledesma, amigo de toda la vida de José. “Por más que en algunas casas se esfuercen por eliminar los recipientes con agua, está todo descontrolado”, agrega.

Matías está angustiado porque sus sobrinas presentan síntomas de dengue. “Llamamos y nunca vienen. Hay muchas familias con esta enfermedad. Cuando vas a la consulta ni te observan y te mandan a la casa”, sostiene. “Es muy triste lo que pasó. Sentimos que no lo atendieron bien; no lo hacen con la mayoría de los pacientes. Es una muerte que se podría haber evitado. Queremos que se investigue qué pasó, porque era un hombre joven y activo”, analiza Ledesma.

“Te liquida”

“En mi manzana hay nueve casos de dengue, y dos vecinas están graves”, remarca Cyntia Artaza. Su familia vive cerca de los Díaz y teme que se registren más muertes. A pocas cuadras de allí, en Alberdi al 2.000 (también barrio Olleros) los vecinos cuentan que un joven policía contrajo dengue y que luego de hacer una publicación en las redes sociales muchos tomaron conciencia del peligro que corren.

El posteo de Lucas Andrada tiene más de 3.000 comentarios y fue compartido unas 10.000 veces. “Aquí estoy muy enfermo, literalmente. Me cuidé como oro para no contraer coronavirus y aún sigo y lo seguiré haciendo... Pero en este caso fui picado por el mosquito portador del dengue”, redactó. “Te tira a la cama y te liquida”, destacó.

El objetivo del policía fue alertar a sus vecinos para que tomen medidas y eviten criaderos de mosquitos. Explicó que en su casa sí lo hicieron, pero que otros residentes de la zona no. “No quiero impartir lástima, solo concientizar que deben cuidarse de las dos enfermedades”, concluyó.

“Este barrio está olvidado”, resume Fernanda Anís, mientras espera que alguna autoridad de Salud les acerque alguna explicación sobre la muerte de su sobrino. Si no lo hacen, anticipa que buscará un abogado e irá por la vía judicial.

Temas

Dengue
Comentarios