Barbijos y cofias: debatir en la Legislatura en tiempos de covid-19

Entre medidas de prevención y el antecedente de dos positivos, hicieron un descargo público.

08 Abr 2020

Barbijos, guantes y cofias. Máscaras protectoras y antiparras. Alcohol en gel y distanciamiento interpersonal. La pandemia de covid-19 le puso su sello a la sesión de ayer de la Legislatura, en la que durante unas cinco horas se trataron sólo asuntos vinculados a la prevención del coronavirus. La reunión, además, sirvió para que más de un representante del pueblo hiciera su descargo público, sobre todo por contenidos anónimos que se comparten en WhatsApp y en las redes sociales con duros cuestionamientos en contra del cuerpo colegiado.

LA GACETA/FOTO DE ANTONIO FERRONI

Fue el segundo debate en tiempos de covid-19. En el anterior, celebrado el 17 de marzo, no se habían observado todas las medidas adoptadas ayer. El avance de la enfermedad y los casos positivos de los legisladores Ricardo Bussi (FR) y José Canelada (UCR) derivaron en un marcado refuerzo de las acciones preventivas. ¿Dio resultado el dispositivo de seguridad? En 14 días se sabrá.

ANTIGRIPAL. Se colocaron vacunas en el acceso del edificio legislativo.

Las autoridades de la Cámara provincial desistieron por el momento del uso de los equipos de bioseguridad recibidos el lunes, y adquiridos el jueves de la semana pasada -un total de 120 prendas, a unos $2.000 cada una-. De todos modos, los 41 legisladores presentes, el vicegobernador Osvaldo Jaldo, el secretario Claudio Pérez y el resto del personal que concurrió a la sesión -al igual que la prensa acreditada- fueron dotados de diversos implementos para evitar la posible propagación del virus. En la mayoría de los casos, los legisladores optaron por combinar uno o dos elementos para cubrirse la cara, aunque hubo quienes decidieron utilizar todos, notoriamente preocupados por el riesgo de contagio en un ambiente cerrado.

ELEMENTOS COMBINADOS. Berarducci fue uno de los que adoptó máximas precauciones.

Una postal inédita fue la separación de las bancas. Para respetar la distancia de al menos 1,5 metro entre persona y persona, los legisladores fueron ubicados dejando un lugar vacío de por medio, de manera intercalada. Como el recinto tiene 60 escaños, se agregaron sillas para 11 parlamentarios. Además, a todos se les midió la fiebre antes de ingresar al edificio, y los agentes sanitarios del Poder Legislativo aprovecharon para colocarles la vacuna antigripal a legisladores y empleados.

A LA ESPERA. Ramírez (sentado) y Sebastián Assán aguardan el inicio del debate.

“La Legislatura ha hecho una inversión para comprar todos los elementos que tienen que ver con la bioseguridad, para proteger a todos los presentes. Ya hemos tenido legisladores que han dado positivo (para covid-19). El cuidado de la salud es importante, pero la Legislatura no puede dejar de funcionar, y seguirá sesionando las veces que sea necesario”, indicó Jaldo al abrir el debate.

PERSONAL LEGISLATIVO. De la sesión participaron funcionarios y empleados de la Cámara, también con resguardos.

Hubo legisladores que remarcaron durante el debate los riesgos de la situación, y evidenciaron el impacto de ciertos cuestionamientos. El peronista Daniel Deiana destacó que distintos proyectos tratados ayer, como los aportes al área de Salud y la reducción de las dietas, daban una pauta de “un buen camino”. “No corresponde la difamación”, afirmó, en relación a escritos “en las redes sociales” que califican a “los políticos como insensibles”. El bandeño Zacarías Khoder objetó por su parte a publicaciones periodísticas que “siempre ven el vaso medio vacío”. “Hay que ser un poco prudentes, no generalizar”, afirmó. El tafinisto Jorge Yapura Astorga también rechazó las críticas de quienes dicen “que esta es una de las Cámaras más caras” del país. “Sin embargo, en esta sesión se está contribuyendo con toda la población, con dinero en efectivo para el área de salud”, sostuvo. El republicano Gerardo Huesen afirmó que Bussi y todo el bloque de FR fueron “víctimas de una campaña” en los medios y en las redes. “Nadie quiere contagiar, porque nadie lleva maldad encima. Somos humanos”, expresó. El peronista Armando Cortalezzi reveló que, al igual que varios de sus pares, tuvo pedidos de familiares para que no asista. “Nos dicen: ‘te podés contagiar’”, describió. En tanto, el jefe del bloque oficial, Roque Álvarez, resumió la percepción del cuerpo legislativo con “un dicho que tienen los españoles: palos porque bogas, palos porque no bogas”. “Parece que hay gente harta de la democracia, entonces difama y pregunta para qué hacemos este tipo de reuniones”, rechazó el oficialista.

MÁSCARA PLÁSTICA. El vicegobernador Jaldo condujo el debate desde la Presidencia.

Comentarios