Los 11 escabrosos detalles del homicidio de Mariotti

A los cinco detenidos les dictaron la prisión preventiva por un año. El principal acusado continúa prófugo. Surgen más indicios.

29 Mar 2020 Por Gustavo Rodríguez

Los cinco sospechosos detenidos por haber cometido el crimen de Pablo Máximo Mariotti seguirán en prisión cuanto menos durante un año más. Así lo dispuso el juez de feria Facundo Maggio. El pedido fue realizado semanas atrás por la fiscala Mariana Rivadeneira, quien conduce la investigación del caso. A través del planteo se conocieron algunos detalles desconocidos del caso que conmocionó a la provincia.

1 La relación con una víctima vulnerable

La Justicia tiene indicios de que, por un lado, entre la víctima y Lucas Gordillo existía una relación comercial que se venía desarrollando por lo menos desde noviembre de 2019 y que, por lo tanto, no era circunstancial como se pensó en un primer momento, ya que existía un fluido contacto entre ambos. Por otro, que el fallecido había comenzado a sospechar ciertas irregularidades cuando regresó de un viaje al exterior. Mariotti aportaba el dinero que se prestaba en el mercado financiero paralelo y su socio se encargaba de las tareas de cobranzas. En la investigación se confirmó que “Maxi”, como llamaban al joven fallecido, tenía un plazo fijo de por lo menos $ 2,5 millones en una financiera y que además tenía ingresos por las tres propiedades que alquilaba. Según la fiscala, por no tener parientes directos y vivir solo, el joven asesinado tenía un estado de vulnerabilidad que fue aprovechado por los acusados para quedarse con sus pertenencias y no pagar una deuda que Gordillo (el único prófugo en la causa) mantenía con el fallecido.

EL PRÓFUGO. Lucas Gordillo, socio de la víctima, estaría oculto en alguna ciudad de Bolivia.

2 Un crimen planificado durante varios días

Según la acusación de la fiscala, Gordillo, su pareja Solange Manzanares “Barbie” Beltramino, Rolando “Roly” Morán, Alexis Yamil Salis, José Escudero y Ramón Manrique planificaron el crimen de Mariotti con varios días de anticipación. La novedad es que acusó a los cinco hombres de ser los presuntos autores del homicidio; y a la joven, de ser la supuesta responsable de haber ocultado los elementos que sustrajeron de la casa de “Maxi” el día en que supuestamente lo mataron. Esa hipótesis se sustentaría con los mensajes y audios por WhatsApp que fueron encontrados en los celulares de los acusados.

3 Cómo se habría producido el homicidio

Según Rivadeneira, Gordillo Morán, Salis, Escudero y Manrique, entre el miércoles 5 y el viernes 7 de febrero ingresaron al domicilio de la víctima (La Madrid 1.321) con la llave que tenía el socio de Mariotti. Le habrían colocado una piola en la boca para mantenerlo inmovil y luego lo habrían ahorcado, según el informe del forense que realizó la autopsia. En el pedido de prisión preventiva, la fiscala dijo que los acusados sustrajeron de la casa de la víctima documentación que acreditaba la titularidad de derechos sobre inmuebles, y otras pertenencias como alhajas de oro. Antes de marcharse, según la fiscala, prendieron fuego a la habitación donde mataron a “Maxi” y a otros lugares de la casa donde circularon, para borrar todo tipo de evidencia.

4 Dudas a la hora de ocultar el cuerpo

El macabro plan que habrían urdido los acusados incluyó cómo deshacerse del cadáver de la víctima. Se sumaron varias pruebas que indican que primero habrían pensado en enterrarlo en la casa que Mariotti tenía en el pasaje Zuviría al 200, barrio que era custodiado por los rondines que trabajaban para Gordillo, entre ellos, los imputados Escudero y Manrique. En esa vivienda hasta habrían cavado un pozo entre el jueves 6 y el viernes 7 de febrero. Pero por razones que no están claras, decidieron cambiar de lugar. En la madrugada del sábado 8, según consta en el expediente, volvieron a la casa de La Madrid al 1.300, donde estaba el cuerpo de la víctima. Lo envolvieron con tres acolchados y dos colchas sujetadas por cables; y luego lo colocaron dentro de varias bolsas, sin quitarle las piolas que utilizaron para matarlo. De allí, lo trasladaron hasta una propiedad de Olleros al 100, en una camioneta Mitsubishi que sería propiedad de Salis, donde los peritos encontraron manchas de sangre que están siendo analizadas genéticamente. La casa donde finalmente enterraron el cuerpo pertenecía a la familia del sospechoso que aportó el vehículo.

INSEPARABLES. Rolando “Roly” Morán y Lucas Gordillo eran amigos y salían a bailar juntos a diferentes boliches.

5 El uso de la moto fue otro indicio

La primera inversión que realizó “Maxi” con la herencia de su madre fue adquirir una moto Yamaha de alta gama. Ese rodado también fue clave para ayudar a esclarecer el caso. Sus amigos decían que no era normal que la prestase a terceros. Sin embargo, el jueves 6, Gordillo se presentó en la casa de su hermana María Cecilia a bordo de la motocicleta de la víctima para decirle que se hiciera cargo de la empresa de rondines a cambio de que le pagara $ 10.000 por mes. El miércoles 12, Escudero y Manrique, utilizando la misma moto, hablaron con la mujer para decirle que ellos seguirían trabajando bajo sus órdenes. La Yamaha fue encontrada un día después a la vera de la ruta 9, a la altura del ex Arsenal. La fiscala consideró que esa fue una maniobra para desviar la investigación.

6 Un cuñado que aportó varios indicios

Augusto Lazo González es el cuñado de Gordillo y vive a la par de la casa que Mariotti tenía en la pasaje Zuviría al 200. Él fue uno de los primeros testigos que aportó datos que ayudaron a esclarecer el hecho. Uno de los elementos más importantes consistió en su relato de que vio merodeando a varios de los imputados en la vivienda de “Maxi”, donde habrían pensado enterrar el cuerpo en un primer momento. También confirmó que el hermano de su esposa tenía la llave para ingresar a ese domicilio. Ratificó que el prófugo de la causa le entregó el celular que utilizaba para comunicarse con los rondines de la empresa el día que les pidió que se hicieran cargo de esa firma. Relató que su mujer, María Cecilia, lo revisó el domingo 9 de febrero y encontró varios mensajes comprometedores que se habían enviado entre sí los sospechosos del homicidio.

7 Las imágenes que fueron determinantes

Cada uno de los acusados, cuando declararon ante la fiscala Rivadeneira, negaron haber tenido algún tipo de participación en el hecho. Todos plantearon coartadas diferentes y, salvo Salis, se preocuparon en no incriminar a otro. Sin embargo, a través de las imágenes captadas por una cámara de seguridad privada, los investigadores pudieron reconstruir lo que pudo haber pasado. En ese registro, la Justicia ubicó a todos los imputados en la casa de Manzanares Beltramino. En ella se la puede observar recibiendo una mochila que luego fue encontrada en la casa de Olleros al 100 con los títulos de las propiedades de Mariotti; a Morán descendiendo de su Gol Trend gris cargando una pala; a Salis bajando de su camioneta; y a Gordillo, Ovejero y Manrique hablando entre ellos. Un testigo, vecino de “Barbie” Manzanares Beltramino, declaró que ella y su pareja le pidieron insistentemente que le mostraran las imágenes que habían captado el viernes 7 las tres cámaras de seguridad que tiene instaladas en su domicilio. Luego, según el hombre, le solicitaron que las borrara. El vecino aclaró que no tenía ninguna relación con “Barbie” porque su pareja “era muy celosa”.

8 El arrepentido que se complicó solo

Salis fue el primero en presentarse ante la Justicia. Lo hizo para contar su versión de los hechos. Por sus dichos, el cuerpo de Mariotti fue encontrado el 20 de febrero en la casa de uno de sus familiares. Relató que él fue amenazado por Gordillo para trasladar el cuerpo de la víctima en su camioneta y utilizar su casa. Responsabilizó del crimen a un grupo de encapuchados que tenía tonada cordobesa. Aspiraba a ser declarado testigo arrepentido para que su situación procesal no fuera tan grave. Pero nada de eso ocurrió. Las imágenes captadas por las cámaras lo habrían mostrado caminando sin ningún tipo de condicionamientos, por lo que sería poco probable que haya actuado bajo amenazas. Además, los peritos del Equipo Científico de Investigaciones Fiscal, al analizar su celular, se dieron con un importante indicio: “cómo puedo borrar las huellas digitales de un objeto”, buscó en google.

9 “Barbie” pidió regresar a su domicilio

María Cecilia Gordillo, hermana del prófugo, siempre dijo que Lucas podría haber sido influenciado por Manzanares Beltramino para que tomara esa drástica decisión. En el expediente figura que “Barbie” recibió de su pareja unos $ 400.000 del dinero de Mariotti para comprar ropa. “Viajó a Buenos Aires, se instaló en un hotel de Puerto Madero, y después comenzó a vender (ropa) en un departamento de la General Paz”, relató la cuñada de la detenida. Su defensor, Ernesto Baaclini, solicitó que se le otorgue el arresto domiciliario para que pueda cuidar a su hijo de dos años (su padre es Germán “Coco” Toro, integrante del clan que domina Villa 9 de Julio). Maggio solicitó que se realicen una serie de informes antes de resolver el planteo.

PLANTEO. “Barbie” Manzanares Beltramino pidió el arresto domiciliario.

10 La pandemia frenó la búsqueda de Gordillo

A casi dos meses del crimen, Gordillo sigue prófugo de la Justicia. Rivadeneira solicitó su captura a nivel nacional e internacional. “No sabemos dónde está y tampoco se comunica con nosotros”, dijo su hermana, María Cecilia. Cuando declaró en Tribunales, “Roly” Morán señaló que estaría en Bolivia, pero esa versión no fue confirmada por el momento. Sí trascendió que varias veces habría amagado con entregarse, pero eso nunca sucedió. Con la pandemia, se complicó su búsqueda, confirmaron fuentes judiciales y policiales.

11 Podrían ser condenados a reclusión perpetua

Los cinco imputados fueron acusados de una serie de delitos que, si se los declara culpables, los condenarán a reclusión perpetua. Hasta el momento están imputados por homicidio doblemente agravado por ser criminis causa (acabaron con la vida de Mariotti para ocultar el delito del robo) y por haberse cometido con el concurso premeditado de dos o más personas.

EL PRIMER DETENIDO. Yamil Salis quiso transformarse en testigo arrepentido.

Comentarios