Caliva propone abrir el martes las sesiones del Concejo de Tafí del Valle

El intendente había dejado plantados a los opositores el 1 de marzo. “Es de suma importancia que trabajemos en conjunto”, expresó el jefe municipal, quien destacó su “buena voluntad”.

06 Mar 2020 Por Irene Benito
1

EL INTENDENTE DE TAFÍ DEL VALLE. Francisco Caliva y miembros de su equipo llegan a la Legislatura el 1 de marzo. la gaceta / foto de osvaldo ripoll

El intendente justicialista Francisco Caliva propuso una salida para el limbo en el que entró en el Concejo Deliberante de Tafí del Valle luego de que él y los tres ediles que le responden faltaran a la inauguración del 1 de marzo del período de sesiones ordinarias prevista por la ley, donde el jefe municipal debe rendir cuentas de sus gestiones. Caliva dijo que quería demostrar “su mejor buena voluntad” y, por ello, propuso a la presidenta del Concejo, Sonia Saavedra, que la apertura tenga lugar el martes 10 de marzo a las 19. El intendente manifestó que las autoridades provinciales se habían comprometido a “acompañarlos en tan importante evento”, aunque no precisó quiénes subirían a escuchar su discurso.

La nota con la oferta de la nueva fecha ingresó al Concejo el 4 de marzo, pero hasta ayer no había habido una respuesta de parte de Saavedra, que integra el bloque opositor junto a los ediles Jéssica Yapura Astorga y Juan Carlos Rivadeneira. Este sector, que tiene la mayoría de los votos puesto que la presidenta desempata, está aliado al ex intendente (2011-2019) y legislador oficialista Jorge Yapura Astorga (es padre de la concejala del mismo apellido). Pero la bancada oficialista de Omar Humberto Vedia, Benjamín Cruz y Omar Marino Monasterio dispone del poder de dar quorum porque la ley establece que al menos debe haber cuatro representantes de los vecinos en sus bancas para sesionar. Debido a esta fractura interna entre dos líneas políticas alineadas al Gobierno provincial, el Concejo constituyó la mesa de autoridades en noviembre y no se reunió más, ni siquiera para llevar adelante el rito del 1 de marzo. Ese día por la mañana, Caliva asistió a la Legislatura para participar del acto del gobernador Juan Manzur y, por la tarde, no se presentó para protagonizar su ceremonia.

Ausencia soslayada

En el mensaje dirigido a Saavedra, el intendente soslayó el desplante del domingo pasado, e hizo votos para tender puentes entre su Departamento Ejecutivo y los concejales. “En un Gobierno democrático y con instituciones en pleno funcionamiento es imprescindible llevar una acción municipal ordenada. Y, para eso, es de suma importancia un trabajo en conjunto entre el Departamento Ejecutivo y el Concejo Deliberante por lo que invito a usted y al cuerpo a desarrollar una acción conjunta para el bien de nuestra comunidad que propenda en armonía al desarrollo sustentable en pos de cumplir con el fin para el que nos votaran los vecinos tafinistos”, dijo Caliva a su interlocutora. La carta llegó cuando Saavedra y Jéssica Yapura Astorga estaban en la Ciudad de Buenos Aires, donde participaron en distintos foros y encuentros políticos, entre ellos la actividad “Nosotras movemos al mundo”.

En la última misiva, el intendente volvió a plantear la fecha del 10 de marzo que ya había solicitado el 28 de febrero aunque sin expresar los motivos. En esa primera ocasión, Saavedra rechazó el pedido puesto que, según su criterio, correspondía que la prórroga de la ceremonia del 1 de marzo fuera tratada en una sesión extraordinaria solicitada por Caliva con 72 horas de anticipación. Si bien la presidenta del Concejo notificó la desestimación al jefe municipal, y envió cartas documento a Vedia, Cruz y Monasterio con la ratificación de la cita institucional en los términos del artículo 17 de la Ley 5.529, aquellos se ausentaron del recinto sin aviso. La disposición legal obliga a dar comienzo al período ordinario el primer día de este mes, como sucede en las demás instituciones públicas deliberativas, y no prevé una alternativa para cuando ello no suceda.

La consecuencia de la falta de inauguración es que el Concejo no puede reunirse por sí mismo y debatir los proyectos: en definitiva, cumplir el cometido para el que fue creado. Caliva requirió a Saavedra que ella pusiera “su buena voluntad” así como él le había demostrado esa predisposición al proponer la fecha del 10 de marzo. “Espero un verdadero desarrollo político y armónico en nuestras funciones”, dijo el intendente a modo de despedida.

La tensión institucional no cesa de crecer en Tafí del Valle desde que en las elecciones pasadas Jorge Yapura Astorga (h) resultara vencido por Caliva. Tanto el legislador y padre del candidato derrotado como Caliva afrontan causas penales por supuestos hechos de corrupción. Mientras que Yapura Astorga, y otros familiares y ex colaboradores, entre ellos Saavedra, intentan desde 2018 que la Corte Suprema de Justicia de Tucumán evite un enjuiciamiento confirmado por cuatro jueces, Caliva es investigado en los Tribunales de Monteros por una grabación en la que le atribuyen la presunta tentativa de soborno del concejal Rivadeneira. Si ese edil se sumara al bloque del intendente, este dispondría de la mayoría de los votos (en un cuerpo de seis), además de la capacidad de dar quórum.

La disputa mantiene paralizado al Concejo de la primera villa turística de la provincia y de una de las ciudades más amenazadas por el crecimiento descontrolado, que, por ejemplo, carece de un Tribunal de Faltas en funcionamiento capaz de imponer y ejecutar las multas a los infractores. Toda la actividad, inclusive la constitución de las comisiones, quedó bloqueada hace cinco meses luego de que Jéssica Yapura Astorga planteara una cuestión de privilegio contra el intendente por el hallazgo de la grabación. Si esta coyuntura persiste, los ediles tafinistos podrían embarcarse en una judicialización que postergue el cierre del recinto indefinidamente o que desemboque en la intervención de la Municipalidad.

Comentarios