Los chicos vuelven a las aulas tras dos días de paro docente

Las clases se normalizarían hoy.

04 Mar 2020

La inauguración general del ciclo lectivo trae la postal cotidiana de cualquier jornada escolar. A diferencia de los alumnos de la escuela de Burruyacu donde el gobernador, Juan Manzur, y el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, inauguraron las clases el lunes, la mayoría de los chicos tucumanos se ahorra hoy el desfile de autoridades y empieza las clases con los adultos de siempre: papás y profesores. Quizá nadie califique a este miércoles de “hecho histórico”, como había definido el intendente de Burruyacu, Jorge Leal, el corte de cintas del lunes, pero los niños y adolescentes sí volverán a casa después de haber recibido las lecciones de sus maestros.

Así, los docentes estatales que se manifestaron el lunes en la plaza Independencia hoy van a sus lugares de trabajo. También abren sus puertas los institutos privados que ayer y anteayer permanecieron cerrados debido a la participación de muchos de sus maestros en la medida de fuerza. Tal como lo confirmó el lunes el presidente del Consejo Superior de Educación Católica, Fernando Giardina, en diálogo con LA GACETA: “sólo el 60% de los colegios iniciaron las clases, muchos otros decidieron comenzar directamente el miércoles. El malestar es muy fuerte. No es solamente el problema de la cláusula gatillo, es un cúmulo de cosas, como la falta de actualización de las asignaciones familiares y el pago fuera de término de los sueldos docentes”.

ESTRENO DE MOCHILAS. Dos niñas caminan por la peatonal de la calle Muñecas ayer al mediodía. Había algunos alumnos por el centro tucumano, pero la concurrencia de escolares mostró otro día anormal.

Y algo similar contó en la movilización de anteayer Leonardo Sánchez, director de la escuela Niñas de Ayohuma. “Los docentes no damos más -transmitió-: pedimos reconocimiento de la deuda paritaria de 2019, de la cláusula gatillo de diciembre, enero y febrero, y la titularización de docentes de nivel medio porque la ley está sancionada pero nunca se reglamentó”.

Ajenos a estas quejas, que los más chicos ni siquiera entienden, los alumnos tucumanos acarrean sus mochilas por las veredas de toda la provincia, corren y gritan en los recreos y prestan atención o (a veces) se aburren en las clases. La familia educativa tucumana, como suele definirla el ministro Juan Pablo Lichtmajer, disfruta así su primer día de trabajo. Mientras tanto, espera por el resultado de las negociaciones entre el Gobierno y los gremios para saber si la rutina continuará o nuevas huelgas la interrumpirán.

“Mantegamos la actividad escolar”

Lichtmajer pidió a los docentes que continúen con las actividades escolares mientras dialogan. “Saber escuchar ha sido y será siempre una característica de la gestión educativa -manifestó-. Escuchamos las demandas, aportes y sugerencias cada día, personalmente, en las escuelas. Es una característica de esta gestión educativa recorrer los establecimientos y dialogar con la docencia. Al mismo tiempo me parece importante bregar para que mantengamos la actividad escolar con normalidad por el bien de todos, mientras se trabaja, incansablemente, en las soluciones”.

¡TANTO TIEMPO! Dos niñas se saludan en su primer día de clases, mientras otros niños y una docente las rodean. Ayer no asistieron más compañeritos, en otro día de protesta y alto acatamiento a la medida de fuerza de los docentes autoconvocados.

Comentarios