“Es hora de pensar en la renovación de la ciudad”, dijo un urbanista

Ocupada en más de un 90% la ciudad debe resolver ahora cómo continúa su desarrollo.

23 Feb 2020
1

CAMBIA EL PAISAJE. La ciudad, sin terrenos libres, se va para arriba. LA GACETA/ ARCHIVO

La capital está mostrando características típicas de las grandes ciudades, cuyas poblaciones suelen estancarse. Buenos Aires es una de ellas, por ejemplo. Estas urbes ven cómo se da un reemplazo de la función residencial por la administrativa y comercial.

Una de las consecuencias de esta tendencia es que las poblaciones diurnas se duplican. San Miguel de Tucumán pasa en cuestión de horas de tener 500.000 habitantes a 800.000, detalla el urbanista Rafael Caminos.

Según el docente, salvo por algunos huecos y las orillas del río Salí, ya no quedan suelos disponibles para que la ciudad pueda crecer. Entonces, no le queda más remedio que crecer para arriba y renovarse. “Este es un punto en el que sí o sí es necesario debatir hacia dónde queremos ir, qué queremos de la capital”, planteó.

Precisamente esta semana generó gran polémica un proyecto de ordenanza que busca prohibir la construcción de nuevos edificios en el microcentro por el lapso de 10 años. Entre los argumentos del concejal alfarista Alfredo Toscano figuran que se construyen torres en forma excesiva y la infraestructura está al borde del colapso. Hay más desorden en la ciudad, contaminación sonora y ambiental, resalta el edil. Y propone que los nuevos edificios se levanten en otras zonas, como por ejemplo en avenidas y en la costanera del Salí.

Según Caminos es cierto que hay problemas de infraestructura de servicios y caos en la ciudad, razón por la cual la gente se va a vivir a otros lugares en busca de tranquilidad. Sin embargo, él no cree que una sola medida -como es la prohibición de edificar torres en el microcentro- pueda solucionar esos inconvenientes. “Hay que evaluar todo en un plan  grande que contemple más medidas pero que, sobre todo, analice hacia dónde vamos. La capital es una ciudad ya ocupada en más de un 90%. Ahora es el turno de la renovación: tenemos que decidir cómo guiar esta ciudad. Y no podemos dejar de pensar en todas las localidades del área metropolitana. El crecimiento nos desbordó a todos y la solución debe llegar en conjunto”, precisó.

En su iniciativa Toscano resaltó  que los edificios están transformando definitivamente el perfil de la ciudad. “Es necesario que estos cambios estén acompañados por una planificación urbana que tienda a mitigar impactos  de orden estructural como por ejemplo, redes cloacales, de agua y gas, y de energía eléctrica, telefonía e internet”, precisó el concejal. Su proyecto, que será tratado en los próximos días, fue duramente cuestionado por los empresarios de la construcción privada.

Cifras que revelan cómo crecemos

- 19,1%: es lo que creció la población de Lules en el último censo.

- 16,5%: más habitantes sumó Yerba Buena de 2001 a 2010.

- 4%: creció San Miguel de Tucumán, el departamento que menos se expandió.

- 60%: de la población provincial vivía en la capital en 2010.

- 85%: de los habitantes de Tucumán habitaban en ciudades en el último censo.

- 300.000: personas que no residen en la capital pasan varias horas del día en ella.

- 54.336: habitantes sumó la capital entre 1991 y 2001.

- 21.259: habitantes se sumaron a San Miguel de Tucumán entre 2001 y 2010.

- 17%: de la población provincial vivía sola en 2010.

- 2: millones de habitantes se calcula que llegará a tener Tucumán en 2040. En el censo 2020 se estima que seremos casi 1.7 millones.

Comentarios