Rechazan el intento de veto a la construcción en el microcentro

Empresarios cuestionaron el proyecto del edil Toscano para prohibir nuevos edificios.

22 Feb 2020
1

OTRO PAISAJE. Según el edil, en los últimos 15 años se levantaron más de un centenar de torres en el centro.

El rechazo es generalizado. Distintos sectores vinculados a la industria de la construcción repudian de manera tajante el proyecto presentado por el concejal Alfredo Toscano (Partido por la Justicia Social) para que se prohiba por norma la construcción de edificios de altura en el casco central de San Miguel de Tucumán (las cuatro avenidas) por 10 años, con el argumento de que los servicios públicos de la zona -en especial agua y cloacas- y el tránsito están saturados por la alta densidad poblacional, y que la ciudad debe expandirse hacia otros sectores.

“Esto está traído de los pelos; no se ataca el fondo de la cuestión, porque él no está solucionando nada. Él está queriendo tapar el sol con los manos; no se puede ir en contra del progreso”, arremetió la Cámara Tucumana de la Construcción (CTC) a través de su presidente, Jorge Garber.

El empresario, titular de la firma Constructora Gama SA, cuestionó que se pretenda frenar las inversiones en un contexto de recesión. “En la región, la única obra que hay es la privada, porque la pública está prácticamente paralizada”, expresó Garber.

El ingeniero consideró que la idea del concejal va en contraposición a lo que se hace en la mayoría de las urbes del mundo, donde -explicó- se busca densificar ciertas zonas para no ocupar tantos terrenos y generar menos movilidad. Recordó también que él fue uno de los primeros constructores en edificar fuera del centro (Mate de Luna Center), y afirmó que si bien hoy las más de 250 unidades están ocupadas, su comercialización no fue nada fácil. “La gente no quiere salir del microcentro, porque allí se encuentra todo el sistema financiero, productivo, gubernamental y las instituciones”, dijo.

Por último, Garber consideró que el tema merece un profundo debate entre Provincia, Municipalidad, empresarios y sectores académicos y profesionales.

Problemas del Estado

El Presidente de la Cámara de Empresas de la Construcción Privada de Tucumán (Cecoprit), Edgardo Lichtmajer, reconoció -en diálogo con LG PLAY- que los problemas señalados por Toscano son evidentes, pero consideró que la prohibición no una solución. “Se tiene que hacer cargo el Estado, de invertir en mejorar la red de aguas y cloacas de la ciudad. No nos compete eso a los constructores. Nos quieren hacer responsables de algo que nos excede”, expresó en diálogo con “Buen Día”. Y desafió: “si nos quieren correr de la provincia y que vayamos a trabajar a otro lado, lo van a conseguir”.

Tanto Garber como Lichtmajer coincidieron en que sería un error restringir el desarrollo de la construcción por el efecto multiplicador que tiene la industria.

Menos del 10%

Toscano, levantó el guante lanzado por Lichtmajer y afirmó: “lejos de correr a los desarrolladores inmobiliarios, los invitamos a generar nuevos emprendimientos”. En ese sentido, subrayó que la ciudad consta de 91 kilómetros cuadrados y que la prohibición sería temporal sobre una superficie no mayor a 6 kilómetros cuadrados. “Representan menos del 10% de la superficie total de la ciudad”.

El concejal alfarista nombró como “excelentes zonas para desarrollar” a las avenidas Mate de Luna, Gobernador del Campo, Belgrano, Roca, Adolfo de la Vega y Amador Lucero. También recalcó que toda la costanera del río Salí está virgen para desarrollos inmobiliarios.

“Insistir en seguir construyendo dentro de las cuatro avenidas a sabiendas de las deficiencias que presenta ese sector en temas como agua, cloacas, luz, gas y tránsito, más contaminación ambiental y sonora, es condenar a futuros compradores a vivir en pésimas condiciones y condenar a toda la ciudad a vivir en un caos”, reflexionó Toscano.

Unos 6.000 desocupados

Desde la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), el secretario David Acosta expresó su preocupación por la escasez de obras, especialmente públicas. “Hay unos 6.000 compañeros desocupados. Lo que estamos pidiendo es que se ejecuten las obras. Hoy estamos teniendo más desempleados que empleados”, aseguró.

El proyecto de Toscano

* Propone prohibir las edificaciones en altura dentro del casco central de San Miguel de Tucumán, en la zona denominada como las cuatro avenidas.
* Se sostiene que la acentuada densificación impactó negativamente en el ámbito de la ciudad por la saturación de los servicios primarios.
* En la iniciativa se enumeran problemáticas como saturación de cloacas y de la red energética, y la deficiencia en la provisión de agua potable.
* También se señala que existe una desmesurada congestión de la red viaria porque circulan más autos de los estacionamientos que hay en las torres.
* Se exceptúa de la prohibición a las edificaciones destinadas a  viviendas unifamiliares, que  superen dos plantas, sin contar tanques de agua o antenas.

Comentarios