!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

Alertas y preparados para enfrentar la langosta en Tucumán

Durante la próxima semana, el Senasa llevará a cabo en nuestra provincia una serie de capacitaciones sobre la plaga. Si bien esto resulta de suma importancia, los organismos del Estado -nacional, provincia, municipal y comunal- deben continuar trabajando en forma conjunta con los productores y pobladores, para que el insecto no genere sorpresas desagradables.

22 Feb 2020 Por Gustavo Frías Silva
1

La vigencia del alerta por presencia de tucuras y de langostas en el país vuelven necesario que continúen siendo una prioridad la capacitación, el control, el seguimiento de la plaga y la comunicación, que en forma conjunta vienen desarrollando el sector privado y diversos estamentos del Estado.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) está organizando para la semana que viene un seminario y un taller sobre esta temática. Técnicos y funcionarios del Estado y de diferentes organizaciones fueron invitados por el organismo nacional, por un lado, para que conozcan y para que tengan un diagnóstico preciso sobre la real situación de la plaga, que está generando muchos inconvenientes a diferentes regiones del país. Por otro lado, para que se conozcan la biología y el comportamiento de la plaga, y las nuevas estrategias de control.

En el NOA las provincias de Tucumán, de Salta, de Jujuy, de Santiago del Estero, de Catamarca y de La Rioja vienen sufriendo, en distinto grado, la presencia de esta plaga milenaria. Los productores están preocupados por lo que puede pasar en el futuro, ya que actualmente se están observando nacimientos y posturas en diferentes localidades.

La iniciativa que lleva adelante el Senasa tiene una gran importancia. Se trata de una de las patas del programa nacional de Langostas y Tucuras, que coordina Héctor Medina, uno de los disertantes del seminario, que dará a conocer cuál es la situación actual de la plaga.

Aunque existe cierta tranquilidad, en determinadas zonas de la región, que en su momento estuvieron complicadas por la proliferación de langostas, actualmente se observa una mediana actividad, que se suma a los problemas que está teniendo el productor: siembras tardías, inundaciones, retenciones -que generan conflicto con el Gobierno-, altos costos e inflación.

Atentos a explosiones

Si bien todo esto hace que el interés pase por otro lado, según advierten los que conocen la biología de estos insectos, no se debe descuidar ciertos trabajos que se deben hacer para que nadie se sorprenda si se produce nuevamente una explosión demográfica de esta plaga. En esto, tanto el sector productivo como los organismos oficiales de control deben tomar conciencia.

La presencia de langostas (Schistocerca americana), detectadas en diferentes zonas del país, mantiene en alerta a las autoridades fitosanitarias nacionales y provinciales, que buscan la forma de continuar con los monitoreos y con los controles necesarios, a medida de que la plaga aparezca.

El Senasa ejecuta el programa nacional de Langostas y Tucuras, mediante el cual se realizan regularmente monitoreos y tareas de control sobre la base de relevamientos habituales en las zonas donde habitan estos insectos, a partir de comunicaciones de productores, de pobladores locales y de otras instituciones. Este programa permite la articulación entre el sector privado y todos los organismos y las instituciones del Estado, con el objetivo de lograr un adecuado monitoreo y un control de la plaga.

Esta articulación entre los organismos está cumpliendo con el fin central de prevenir impactos de las mangas en los cultivos y de aprovechar los recursos humanos y materiales aportados por instituciones nacionales, provinciales, municipales y de productores, para profundizar las tareas de monitoreo y control.

Tarea de todos

El artículo 6° del decreto-ley N° 6.704 indica que los propietarios de los inmuebles afectados por la plaga deberán controlar esta con personal y con elementos suficientes en toda la extensión de su propiedad, desde el momento de la aparición de los insectos y hasta un adecuado control a juicio de los organismos sanitarios. Este artículo también especifica que los organismos de control fitosanitario deben brindar toda la colaboración que sea solicitada, por lo que la responsabilidad del control recae en todos.

Cuando la langosta explota demográficamente no respeta fincas, calles, accidentes geográficos ni fronteras; y el problema pasa a ser de todos.

A pesar de la calma que actualmente se observa -que bien puede anteceder a una tormenta-, contra la plaga no se deben escatimar ningún recurso disponible. Se debe estar alertas y preparados, para evitar que se produzcan daños mayores. El trabajo mancomunado y coordinado entre los organismos del Estado -nacionales, provinciales, municipales y comunales-, los productores y los pobladores es importantísimo para detectar los focos y para ejercer su posterior control.

Las iniciativas de capacitación son importantes. Pero no se deben descuidar los otros aspectos que hacen que la plaga se encuentre a niveles en los cuales todavía no genera grandes daños.

Comentarios