Un ex policía denunció que lo amenazan agentes por el caso Ferreira

El menor falleció de un disparo en la nuca en 2018, tras ser perseguido por uniformados.

20 Feb 2020
1

EL CASO. Facundo Ferreira tenía 12 años cuando fue asesinado de un disparo el 8 de marzo de 2018.

Augusto Díaz, un ex integrante de la Policía, dijo que no dejó de recibir amenazas de algunos agentes desde que se negó en 2018 a dispararle a parientes de Facundo Ferreira, el niño presuntamente asesinado por un uniformado a principio de ese año, o a la casa de ellos, a cambio de ser reintegrado a la fuerza policial. Los familiares de Facundo, también dijeron haber recibido amenazas de los efectivos policiales recientemente.

Facundo Ferreira tenía 12 años cuando falleció el 8 de marzo de 2018, después de recibir un disparo en la nuca, mientras circulaba en moto en la zona de El Bajo. Por el hecho, Mauro Díaz Cáceres y Nicolás González Montes de Oca, dos efectivos policiales, irán a juicio oral acusados como coautores del homicidio del niño.

Cansado de las amenazas, Díaz contó su situación a LA GACETA. “Hace varios años que vengo sufriendo hostigamiento de efectivos policiales, y quiero resguardar mi integridad física. Quiero hablar antes de que me ‘silencien’”, declaró.

“Personal del (ex) comando radioeléctrico, que se encuentran actualmente en funciones en el programa 911, me quiso contratar para que efectúe disparos a los familiares de Facundo Ferreira, y a su domicilio. Querían que les dejara como mensaje que ‘se dejen de joder con el caso, o iban a acompañar a Facundo’. Dijeron que me iban a dar un arma y un auto para realizar el ‘trabajo’. Trataron de convencerme diciendo que iban a reintegrarme a la Policía si lo hacía”, denunció el ex oficial.

“Una semana después de eso, uno de los involucrados en el caso penal fue detenido por andar robando”, agregó, en referencia a González Montes de Oca, aprehendido en Lastenia el 22 de septiembre de 2018 por arrebatarle la cartera a una mujer.

Según Díaz, “la última amenaza fue la gota que rebalsó el vaso. Un efectivo de la Guardia Urbana, que ya me había amenazado con arma de fuego en otra ocasión, me disparó dos veces mientras estaba trabajando. Esto ocurrió la semana pasada. Ahora, no sé qué me podrá pasar la próxima”, denunció.

“Aunque amé trabajar en la Policía, no volvería. Hoy está muy corrompida la fuerza, y me siento con mucha impotencia al no poder reaccionar contra esto”, explicó. “Tengo tres hijas adolescente. Ellas aman a la Policía, aman lo que yo fui, pero después de lo que me pasó desconfían mucho. Tengo miedo de que les hagan algo a mis hijas o a mi pareja”, manifestó.

Por su parte, Rita Ferreira, tía de Facundo, expresó que “nunca dejaron de ser acosados” tras la muerte del niño.

La mujer manifestó que el 5 de enero fue la última vez que habían sido presionados. “Agentes, vestidos de civil, vinieron en un auto blanco hasta mi casa. Cuando llegaron, agarraron mi moto y la querían romper. Me pidieron los papeles, pero después no me querían entregar la cédula verde”, aseguró. “El día siguiente realicé la denuncia, y tengo otras más en contra de ellos”, añadió.

“Cuando los familiares de Facundo vamos por la calle, los policías nos miran mal y nos quieren sacar la moto o cosas así. A veces me dicen que si no me callo, ‘me encontrarán en otro lado’, dando a entender que me van a hacer algo”, afirmó Rita.

Ella hizo hincapié que  no buscan un resarcimiento económico con el caso judicial. “Lo único que queremos es ‘justicia’. Verdaderamente, el Estado es responsable de lo que pasó, pero no estamos buscando que nos den plata ni nada”, enfatizó.

“Muchas veces nos quisieron tapar la boca ofreciéndonos casas, panaderías, cosas así, pero no es lo que estamos pidiendo. Exigimos justicia por lo que pasó, nada más”, concluyó la tía de Facundo.

Ante la consulta de LA GACETA, fuentes del Ministerio de Seguridad respondieron que desconcían estas situaciones de amenazas, y que comenzarán a averiguar los distintos casos. Remarcaron que el proceso penal por el homicidio ha avanzado en el ámbito judicial.

Comentarios