Según la familia de Diosquez, debe haber condenas más duras

Sentencia por la muerte del fisicoculturista.

19 Feb 2020
2

SENTENCIA. La Sala II condenó a Gramajo a cinco años de prisión. captura de video

“Será difícil volver a sentir alegría y a ser cómo era antes. Me arrancaron parte de mis entrañas”, le había manifestado el lunes Sara Carrazana al imputado Francisco Gramajo, en el cierre del juicio oral por el crimen de su hijo, Marcos Diosquez. En la última audiencia, había leído un escrito armado para ese momento y que contenía parte de su dolor, tras casi dos años del accidente de tránsito mortal. Minutos después, la Sala II en lo Penal condenaría al acusado a cinco años de prisión y a 10 de inhabilitación para conducir un vehículo.

Un día después, Carrazana afirmó que sintió “sólo un poco de alivio” al escuchar la sentencia del Tribunal, integrado por Luis Morales Lezica (presidente), Gustavo Romagnoli y Eduardo Romero Lascano. “Nada te devuelve a un hijo en cinco o 10 años”, evidenció. Sin embargo, la mujer, de 65 años, explicó que, en medio de su desconsuelo, tratará de “transmitir la experiencia que adquirió durante esta lucha y buscar que las cosas mejoren para toda la sociedad”.

El 1 de mayo de 2018, Diosquez fue atropellado por un auto Peugeot 205 en avenida Mate de Luna al 3.500. El joven deportista circulaba con su bicicleta por ese punto de la capital, cuando Gramajo, entonces de 22 años, lo embistió con su rodado y luego huyó del lugar. La víctima tenía 32 años y era un apasionado del fisicoculturismo.

El lunes pasado, la Sala II condenó a Gramajo por el delito de homicidio culposo, agravado por el hecho de haberse dado a la fuga y por no haber socorrido a la víctima. En los alegatos, el fiscal de Cámara, Daniel Marranzino, había requerido tres años de cárcel efectiva y seis de inhabilitación; mientras que Emilio Mrad, de la querella, había solicitado cinco años y cuatro meses, y el impedimento a conducir por 10 años. El 4 de marzo se conocerán los fundamentos del fallo. Además, el condenado comenzará a cumplir la pena una vez que la sentencia quede firme.

Si bien consideró que el veredicto del Tribunal había sido “livianamente justo”, Carrazana afirmó que la decisión penal “debe impulsar un nuevo paradigma para la sociedad”. “Hay que tener más confianza en la Justicia. Aunque debe haber condenas más duras para este tipo de casos”, resaltó la mujer, quien pidió también la aplicación de la ley de víctimas para el acompañamiento de los familiares.

Previo a la sentencia, Gramajo había declarado: “no soy un asesino. No había salido a matarlo (...) Quiero pedirles perdón”.

Comentarios