“Mi esposo era un hombre muy agresivo...mi hijo lo escuchó, entró y me defendió”

Irma Salazar dice que su hijo no habría tenido conciencia de lo que hacía, porque estaba bajo efectos del alcohol y de una pastilla. “Estaba despierto y haciendo quilombo”, dijo la mujer, explicando cómo ocurrió el episodio del domingo a la noche.

18 Feb 2020

“Me decía puta y me amenazaba de muerte, mi hijo escuchó lo que él hacía y me defendió. Hace 38 años que lo conozco y aguanté muchas cosas de él”, aseguró Irma Salazar, esposa de Ramón Peñaloza, el hombre de 62 años que resultó muerto de siete puñaladas en el pecho por su hijo, Franco Gumersindo Peñaloza, en el interior de su casa, en Los Ralos, durante la noche del domingo. El joven, de 24 años, quedó detenido en la comisaría de esa localidad.

Salazar dijo que fue ella quien les dijo a los policías que había sido su hijo el autor del crimen. “Entregué a mi hijo porque él no sabe lo que hizo. Un rato antes había estado tomando bebidas alcohólicas con los amigos, y ellos le pusieron una pastilla rosa en el vaso. Mi hijo no sabía lo que estaba tomando”, dijo la mujer.

Además, agregó: “después de lo que pasó, mi hijo me dijo que él no lo había matado. Yo le dije que sí, pero ni él sabía lo que había hecho”. “No tengo que mirar atrás. Ahora tengo que seguir adelante. Tengo mil cosas para hacer, terminar de criar a mis hijos, salir a trabajar con el carro, y otras cosas”, explicó. Respecto a la forma de actuar de su hijo, la señora indicó: “no sé si hizo bien o mal. Fue una situación muy difícil, todavía no tengo la cabeza fría para saber eso”.

DUDAS. Silvana dijo que su hermano y su padre no tenían problemas.

Ayer a la tarde, Sofía Dominga, hermana de la víctima, dio su versión de los hechos. “No sé quién dijo que él estaba atacando a su esposa, eso es todo mentira. Mi hermano estaba durmiendo cuando lo mató su hijo”. “Si él es el culpable, tiene que ir preso. Lamento que sea mi sobrino”, señaló Dominga. Afirmó que su hermano era una buena persona. “Él quería a todos su hijos, andaba en la basura para darles de comer”. “Lo único que pido es que esto se aclare y que el culpable vaya preso. No tiene perdón por lo que hizo”, lamentó entre lágrimas.

Por su parte, Silvana Peñaloza, hija del fallecido, expresó que su hermano estaba tomando en la esquina de su casa, minutos antes de atacar a su padre con un cuchillo. “No sé qué habrá tenido el chico en la cabeza para hacer eso. No encontramos explicación”, destacó. “No solían tener problemas. Mi papá sólo le reclamaba que deje de tomar, que se cuide, pero como todo padre”. “Si nosotros hubiésemos estado, no habríamos dejado que mi hermano lo mate”, señaló.

Incluso Gustavo Mansilla, uno de los nietos de Peñaloza, aseguró haber estado esa tarde en la casa de su abuelo. “Cuando lo vi, él estaba sano y tranquilo como siempre. Mi tío sí estaba borracho en la esquina, hasta bailaba desnudo. Me fui porque ya iba a ser para que pelee conmigo”, declaró el joven.

LA VÍCTIMA. Ramón Peñaloza murió tras recibir siete puñaladas.

No obstante, en la capital, Irma Salazar negó los dichos de sus familiares. “Mi esposo era un hombre muy agresivo y mi hijo no lo atacó cuando estaba durmiendo. Él estaba despierto y haciendo quilombo. Mi hijo lo escuchó, entró, y me defendió”, aseveró.

“Ellas no tienen por qué hablar. Los únicos que sabemos lo que pasó son mis tres hijos y yo. Nosotros presenciamos todo”. Su hija Alejandra, que la acompañaba mientras esperaban en la morgue, dijo que lo que dijeron su hermana y su tía “no pasó. Ellas no estuvieron ahí”.

Comentarios