Transporte: un 1% de subsidios para Tucumán y un 89% para Buenos Aires

Expectativa de empresarios de transporte. El esquema de subsidios del gobierno de Alberto Fernández se conocerá en marzo, cuando se trate el Presupuesto 2020.

22 Ene 2020 Por Martín Dzienczarski
1

El esquema de subsidios nacionales para el transporte público recién se conocerá en marzo, cuando el presidente Alberto Fernández remita el proyecto de Presupuesto 2020 al Congreso. Por eso, hasta que se venza el plazo, el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, firmó un decreto para extender la vigencia de una caja de $ 5.000 millones a las empresas de cada distrito, por 120 días, para evitar nuevos aumentos de tarifa. La forma y el monto en que se subsidiará a las firmas de colectivos definirá cuánto aumentará la tarifa este año.

La cartera de subsidios nacionales al transporte ocupa el centro de las miradas de los empresarios locales, agrupados en la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat). El año pasado por el traspaso de los subsidios nacionales a las provincias más el impacto de la devaluación sobre insumos dolarizados, la conflictividad con el principal sindicato, la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), se tensó: hubo 14 jornadas y media de paro. El promedio da un día de huelga en el transporte cada 26 días. Con la amenaza de despidos y pagos fuera de término, el año pasado también cerró con tres subas: en enero de 2019 el boleto costaba $ 15,50. En marzo subió a $ 19,30, en julio aumentó a $ 24 y finalmente, en diciembre, alcanzó los $ 30, tarifa vigente.

El reparto de subsidios atrae la atención porque, si bien el macrismo había puesto en vigencia un Fondo de Compensación para evitar un traslado traumático de fondos a las provincias, el reparto estuvo lejos de ser federal: de los $ 63.378 millones destinados al transporte de colectivos a todo el país el año pasado, $ 56.433 millones fueron a firmas de la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires, es decir, el 89% del total. Tucumán recibió $ 643 millones, es decir, el 1,01%. Si se divide la cantidad de fondos por la cantidad de habitantes en cada distrito, en 2019 se otorgaron $ 254 en subsidiar el boleto de colectivos en Buenos Aires, mientras que en Tucumán implicó $ 37 (ver tabla).

El año pasado, en Tucumán, por la ley de Emergencia del Transporte Público, el esquema de subsidios fue mixto: la Provincia giraba $ 130 millones mensuales a las firmas de colectivos, mientras que la Nación destinó $ 53 millones mensuales.

Tras los conflictos de finales del año pasado, el Gobierno extendió la emergencia por decreto y dispuso el giro de $ 1.390 millones para este año con fondos provinciales. Sin embargo, en el Presupuesto 2020 en el ítem Subsidios al Transporte se consignan fondos por $ 2.100 millones, es decir, $ 175 millones mensuales (considerando que el aporte será el mismo durante los 12 meses).

Hasta 2018, estuvo vigente el modelo de subsidios al transporte implementado en 2002. La nación giraba alrededor de $ 210 millones mensuales en subsidios, que incluían el concepto de Compensación Tarifaria y de subsidios al combustible: hasta 2018, el gasoil Euro-5, con la intervención del Estado, le costaba $ 10 por litro a las empresas. A partir de 2019 se liberó el precio: a fines del año pasado el litro de Euro-5 se pagaba a $ 56.

Lectura política

Enrique Romero, titular de la Unidad Operativa de Tránsito y Transporte, advirtió que la Provincia debe comenzar a trabajar en una mesa con todos los actores del transporte público para adelantarse a marzo, cuando podrían retornar los conflictos.

“El Gobierno nacional decidió destinar $ 5.000 millones para el transporte público de colectivos por cuatro meses, de los cuales serán girados al interior $ 1.250 millones. Como a Tucumán se le asignan $ 118 millones mensuales durante este lapso, significa que la Nación aumentó casi un 108% los fondos a la provincia, comparado a los $ 53 millones mensuales girados por la nación el año pasado. Esa suba será licuada por el ajuste salarial del 20% que el titular de UTA, Roberto Fernández, firmó con el Ministerio de Transporte anterior sin contemplar las asimetrías que existen entre la Ciudad de Buenos Aires, la provincia bonaerense y el interior”, reflexionó Romero. Y agregó: “resulta imperioso que Manzur no se haga el distraído y acredite a las empresas los fondos asignados en el presupuesto. La gestión Macri para el transporte del interior no fue mala, fue peor (que mala) y junto al titular de UTA -Roberto Fernández- firmaron paritarias con mayores costos sin considerar la realidad del interior. Libanizaron el transporte del interior”.

Fuentes de Casa de Gobierno informaron que no esperan que el nuevo esquema de subsidios al transporte se defina antes de junio. Informaron que no hay novedades de Nación y que gran parte se definirá cuando se apruebe el Presupuesto 2020 en el Congreso.

“Es importante el esfuerzo del Gobierno nacional, pero Manzur no puede mirar para otro lado. Debe generar un plan estratégico para el transporte público, contemplando los coches a GNC, mantener incentivos fiscales, como exenciones de Ingresos Brutos, IVA, Salud, Patente, y crear un fondo fiduciario para la renovación y reconversión de las unidades”, finalizó Romero.

Comentarios