Los robos generaron pérdidas millonarias

En EDET informaron que 16 transformadores habían sido atacados en los últimos meses.

10 Ene 2020
1

EXPOSICIÓN. La Policía secuestró bolsas arpilleras que contenían cobre.

La Empresa de Distribución de Energía Eléctrica de Tucumán (EDET) sufrió el robo del cobre de 16 transformadores instalados en zonas de Tafí Viejo, Los Nogales y El Colmenar, entre otras localidades del Gran San Miguel de Tucumán. Además del corte del servicio de luz a los clientes, se ha estimado que los daños le significaron a la firma una pérdida de entre $ 3 y $ 4 millones.

En la compañía explicaron que la cotización de un equipo chico se mueve entre los $ 250.000 y los $ 300.000. El valor de uno de mayor capacidad de generación de energía oscila entre los $ 600.000 y los $ 700.000. “Estos hechos se iban a incrementar si no hacíamos algo. Por eso realizamos la denuncia en la Policía”, explicó una alta fuente de EDET.

Los ataques se detectaron a fines del año pasado. En un primer momento eran notificados internamente cada dos o tres días. Pero en las últimas semanas, la sucesión de los hechos se incrementó notoriamente.

El vocero de la empresa expresó que los primeros casos se habían producido en Los Nogales y que después se desplazaron a Tafí Viejo,; inclusive llegaron hasta El Colmenar.

Inutilizados

A causa de los daños, los transformadores quedaron inutilizados. Los atacantes lograban sacar los rollos de cobre del interior de los tanque; a estos los dejaban abiertos en el suelo. “Efectuamos la denuncia porque esta situación ocasionaba perjuicios importantes. Generaba el corte del servicio a los clientes y, ante cada robo, debíamos montar un transformador nuevo rápidamente para reponer el servicio”, explicaron en EDET.

No es la primera vez que la distribuidora de energía eléctrica registra robos de cobre. Año atrás ya se habían dado casos similares en la zona sur de San Miguel de Tucumán, según se informó.

No es la primera vez

Ayer, se secuestraron alrededor de 700 kilos de cobre durante 11 allanamientos realizados por la Policía y ordenados por la Justicia. “A partir de la denuncia de EDET se inició una exhaustiva investigación. Se pudo obtener información sobre posibles lugares donde se comercializaba el cable de cobre sustraído de los transformadores de energía eléctrica. Una vez que ubicamos los domicilios, se solicitaron las correspondientes medidas judiciales (a la Fiscalía de Feria)”, explicó el director General de Investigaciones interino, Daniel Robles.

Los procedimientos se llevaron a cabo en cuatro corralones de la capital y en viviendas de las zonas este y del norte del Gran San Miguel de Tucumán.

Comentarios