Atlético estuvo a centímetros de perder un partido que lo estuvo ganando en dos ocasiones

Jugadas que cambian todo.

08 Dic 2019 Por Nicolás Iriarte
1

SE CANSÓ. Rojas remata por encima de Mauro Formica, de buen partido. El volante central de Atlético empezó bien, pero se cansó, se fue apagando y luego fue reemplazado en el segundo tiempo. la gaceta / foto de franco vera

El remate de Luis Leal, a los 97 minutos de partido, superó a Cristian Lucchetti pero se fue desviado. Era el triunfo de Newell’s luego de varios sucesos: de que Atlético se haya puesto (por segundo partido de local consecutivo) dos veces al frente en el marcador, de que se lo hayan empatado en las dos oportunidades, de una escandalosa pelea entre jugadores y de que Ricardo Zielinski haya dirigido su partido número 100 como entrenador al frente del equipo.

Quizás esa oportunidad desperdiciada por el primer jugador nacido en el país insular africano de Santo Tomé y Príncipe que hace un gol en el Monumental, termina resignificando el empate final (2-2) para Atlético. Un Atlético que claramente quería cerrar el año con un triunfo.

Quizás, esa jugada hace que sea menos dolorosa la tercera igualdad consecutiva y transforma la mirada de esa estadística en “el noveno partido invicto”, tal como lo señaló el propio Zielinski tras el partido.

Quizás hace pensar también en la cantidad de veces que quedó mal parada la defensa “decana”, justamente como en esa jugada. Esa imbatibilidad que había adquirido el equipo cuando se ponía al frente en su racha de victorias, desapareció en los partidos ante San Lorenzo y Newell’s. Dos equipos duros pero contra los que estuvo cuatro veces adelante en el resultado y no pudo ganar ni uno ni otro partido.

Así como a Atlético se le hace muy fácil llegar al arco rival, a los rivales se les hace fácil anotarle. Una jugada que puede resumir perfectamente esto es la del primer gol del partido: Lucas Albertengo falló un gol abajo del arco y sin Lucchetti. La pelota dio en el palo y en el contra ataque, llegó el 1-0 de Javier Toledo tras una gran corrida de Lucas Melano. Así de fácil sería generar peligro y sufrirlo para el “Decano” durante el partido.

Sufrió con el claro penal cometido por Bruno Bianchi, con la pelota en cortada de Maximiliano Rodríguez que derivó en el 2 a 2 y, aunque no se trate de una jugada de gol, sufrió viendo como nuevamente a Jonathan Cabral se le salía la cadena. Otra expulsión para él en Atlético que no puede asociársela a ningún pasaje del partido, que hasta allí se disputaba con lealtad entre los rivales.

Tan descolocados quedaron tras la pelea todos que esa jugada crucial de Leal que mencionamos al principio, llegó segundos después. Cuando parecía que ya no había espacio para nada más, casi hay lugar para el triunfo de la “Lepra”.

Frank Kudelka, su cuerpo técnico y los jugadores que estaban en el banco, se agarraban la cabeza. Una buena manera de pasar el mal trago de no ganar pese a tener la chance de hacerlo, será ver ese lamento, luego del remate desviado de Leal. Para analizarlo futbolísticamente habrá que mirar otros videos, claro.

Los nueve partidos invicto realmente pesan en la balanza y hablan. Hablan de un equipo que, pese a que en los últimos tres partidos parece no saber ganar, hace tres meses que no sabe perder. Y eso termina siendo más importante en este momento.

Para despedir el año con una sonrisa más grande, entonces, el equipo deberá esperar a la final de la Copa Argentina. Una nueva clasificación a la Copa Libertadores podrá terminar de redondear un gran año para un equipo que intentará tener uno aún mejor en 2020.

Comentarios