Nuevas autoridades en la SAT: “la solución definitiva es el recambio de las cañerías”

El flamante gerente de la firma, Augusto Guraiib, señaló que se gestionan U$S 25 millones para ejecutar el plan.

06 Dic 2019
1

EN FUNCIÓN. Guraiib está al frente de la SAT desde el 13 de noviembre. secretaría de estado de comunicación pública

Comenzar a centrar los esfuerzos en los trabajos preventivos además de los correctivos; fortalecer el sector operativo, con más presencia en las calles, incluso durante la noche; y reflotar proyectos de infraestructura a mediano plazo para cambiar las cañerías de agua y cloaca en todo San Miguel de Tucumán para reducir drásticamente los derrames en la vía pública. Esos son algunos de los pilares en los que apoyará su gestión el flamante gerente general de la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), Augusto Guraiib.

Hace 15 que el ingeniero se desempeña en la empresa con participación estatal mayoritaria. Hasta el 13 de noviembre, cuando quedó al frente de la compañía tras la salida de Fernando Baratelli, se desempeñaba al frente del sector operativo. Afirmó que estando en esa área sufrió las carencias de presupuesto: por ello los recursos van a estar abocados a dar respuestas en las calles.

“Estamos en un proceso de cambio interno. Estoy convencido de que si fortalecemos nuestra estructuras internas se va a ver reflejado en la calle con mayor presencia, con menor tiempo de respuesta de reclamo, apoyado en un mantenimiento preventivo que va ayudar a que el mantenimiento sea menor”, expresó el gerente general de la SAT en una entrevista con LA GACETA.

Guraiib, de 46 años, indicó que ya viajó a Buenos Aires para reflotar tres proyectos de infraestructura que estaban trabados por las diferencias entre la Provincia y la Nación. Uno de los planes en carpeta promete terminar prácticamente con los derrames de líquidos cloacales y las filtraciones de agua de San Miguel de Tucumán, con un recambio total de las cañerías por otras de mayor diámetro para atender el crecimiento demográfico. Las obras están estimadas en más de U$S 25 millones, que serían gestionados con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El tiempo de ejecución de estas tareas demandaría tres años, según adelantó.

En ese sentido, el titular de la SAT destacó que el gobernador Juan Manzur decidió que la empresa esté nucleada con la Unidad Ejecutora Provincial (a cargo de Sisto Terán) y que sea el nexo con el Ministerio de Economía.

-¿Con el cambio de cañerías se dejaría de ver pérdidas?

-Claro. El objeto es encarar un proceso preventivo. Si nosotros nos abocamos al proceso preventivo, cada vez van a ser menos los líquidos cloacales y las pérdidas de agua. La solución definitiva es el recambio de cañerías, porque son cañerías viejas que ya cumplieron su vida útil. Osea que va a haber roturas en menor medida y vamos a seguir atacando los problemas puntuales en tanto y en cuanto se haga un recambio integral, que va a ser lo que va a terminar de resolver el problema de base.

-¿Qué cambios va a haber en el corto plazo?

-Estamos reestructurando algunos sectores de la empresa para que tengamos guardias rotativas. Lo que estamos por implementar es que haya un turno noche, que esté en el lugar de trabajo y ante cualquier requerimiento vaya a resolverlo. Lo que se va a ver en los próximos meses es mayor presencia en la calle y mayor atención al reclamo.

-Hay intendentes que quieren la municipalización del servicio...

-Es razonable porque si nosotros no estamos a la altura de la circunstancia para cubrir un problema local de cualquier intendente. El fundamento de eso es el servicio que no está a la altura de las circunstancias. No estamos prestando un servicio para que el intendente se quede tranquilo, como para que sea un problema menos el de agua y cloacas. Hoy los municipios están sufriendo las consecuencias de un servicio que no está a la altura de las circunstancias.

¿Y eso cuándo se revertiría?

-Inmediatamente. Ya estamos trabajando con los intendentes. Ya me junté con Sebastián Salazar (Bella Vista); Javier Noguera (Tafí Viejo); Mariano Campero (Yerba Buena); Carlos Najar (Las Talitas); y con el equipo de trabajo de Banda del Río Salí.

Proyectos y tarifas

La semana pasada, el Poder Ejecutivo envió un proyecto a la Legislatura para solicitar la prórroga por cuatro años de aportes financieros no reintegrables en favor de la SAT para mejorar los servicios. En los dos últimos años, el Tesoro de la Provincia aportó más de $ 280 millones a la firma.

Guraiib indicó que otros planes que quiere gestionar en Buenos Aires son una planta de tratamiento y un nuevo acueducto en Vipos, los que duplicará la producción de metros cúbicos de agua y beneficiará a Tapia, Yerba Buena, Tafí Viejo, Villa Carmela y la capital. “Ese proyecto, si se agiliza, en seis meses estaríamos en condiciones de licitar”, aseguró el ingeniero.

Otro proyecto, que requerirá de mayor tiempo de maduración, es la ampliación de la planta de El Cadillal, con un nuevo acueducto, “Eso vendría a resolver la producción de agua para Lomas de Tafí, Villa Mariano Moreno y San Miguel de Tucumán”, dijo.

Respecto a las tarifas, explicó que no se actualizan desde 2018 por lo que están gestionando un ajuste del cuadro de ese año. “Tengo muchos de los productos para potabilizar el agua en dólares, es insostenible”, manifestó.

-Lleva 15 años en la empresa, ¿qué análisis puede hacer de la situación de la SAT?

-Nosotros tenemos un servicio que en muchos aspectos está vetusto. La cañería ya ha cumplido su vida útil. En los gobiernos nacionales anteriores se hizo una política fuerte de expansión de redes, pero nunca se trató el problema del servicio que teníamos; no lo tocamos más que para reparaciones puntuales y emergencias. Ahora este financiamiento viene para atender el servicio original, por llamarlo de alguna manera, pero con otras obras importantes: la planta de líquidos cloacales de Concepción, que ya sale; la de Las Talitas; la planta de San Andrés. Cuando completemos todo eso estaremos dándoles cloacas a más de 450.000 habitantes.

Comentarios