El Alto encabeza la resistencia en defensa de Evo Morales

El presidente saliente acusó de racistas y golpistas a los opositores que lo destituyeron, pero Mesa niega que su partido haya dado un golpe de Estado.

12 Nov 2019

EL ALTO, Bolivia.- Militantes del Movimiento al Socialismo (MAS) y simpatizantes de Evo Morales bloquearon las rutas en la zona de El Alto, próxima a La Paz, para anunciar su resistencia a la salida -forzada por las Fuerzas Armadas- del presidente boliviano, que denunció un golpe de Estado antes de renunciar, en el marco de una profunda crisis política.

Entre fogatas y petardos, los militantes del MAS anunciaron la creación de la “Policía Sindical en defensa de Evo Morales” al grito de “fusil, metralla El Alto no se calla”, según se puede ver en un video difundido por las redes sociales.

En el envío se escuchan los cantos de los manifestantes y un pedido de que se viralice el video, dado que “esto no lo muestra la televisión, los medios quieren acallar todo”, enfatiza un loctutor. La cadena TeleSur difundió imágenes de manifestantes masistas apoyando a Morales, quien el domingo denunció que fue víctima de un “golpe cívico, político, policial” luego de que le reclamaran la renuncia fuerzas militares y de seguridad.

La salida forzada del mandatario -y la de su vice Álvaro García Linera- sobrevino a una serie de ataques a personas allegadas, como la hermana del presidente, a quien le quemaron la casa, y otros integrantes del gobierno, a quienes les secuestraron familiares. El mandatario identificó a Carlos Mesa, líder de la coalición opositora Comunidad Ciudadana, y a Luis Camacho, que llamó a que “gobierne Jesús en vez de la Pachamama” como los responsables de convocar a estas acciones violentas.

PARA EL OLVIDO. Los restos calcinados de las unidades del transporte público reflejan la violencia y la intolerancia. fotos reuters

Les reclamó que asuman la “responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política”.

“Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas. Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo”, sostuvo Morales a través de las redes sociales nueve horas después de su última comunicación.

Mesa refutó estas acusaciones, diciento que “no hubo un golpe de Estado” en Bolivia. “El señor Evo Morales se ha ocupado de afirmar que en Bolivia se ha producido un golpe de Estado” sostuvo Mesa en una conferencia con medios internacionales convocada para “esclarecer” la situación en el país. “Lo más delicado es la impresión de los medios internacionales de que fueron las Fuerzas Armadas las que habrían planteado el golpe de Estado. En cambio, expresaron que no estaban dispuestos a reprimir y plantearon la ‘sugerencia’ de que en ese contexto el presidente podría dejar su cargo”, aseguró.

En la carta de renuncia, Evo indica que con decisión busca evitar la violencia, expresa su deseo de que retorne la paz social al país.

“Mi responsabilidad como presidente indígena y de todos los bolivianos es evitar que los golpistas sigan persiguiendo a mis hermanos y hermanas dirigentes sindicales”, señaló en el texto enviado al Senado. “Hoy es el momento de la solidaridad entre nosotros y nosotras, mañana será el momento de la reorganización y el paso al frente de esta lucha que no termina con estos tristes sucesos”, dijo.

Legalmente, las renuncias de Morales y de García Linera, además de las de los presidentes de las dos cámaras deben ser aceptadas por la asamblea. Sin embargo, no estaba claro cómo iniciar una sesión sin el quorum que sólo puede dar la mayoría del MAS, en diputados y en senadores. La segunda vicepresidenta del Senado, la opositora Jeannine Áñez, aseguró que podría ser designada como la sucesora constitucional. (Télam)

Comentarios