Vivían la noche ideal pero también la peor pesadilla: les robaban en sus bodas - LA GACETA Tucumán

Vivían la noche ideal pero también la peor pesadilla: les robaban en sus bodas

Al menos dos casos ocurridos en un salón de Tafí Viejo salieron a la luz en los últimos días.

30 Oct 2019 Por Edu Ruiz
1

El cofre que habrían utilizado para robar dinero en el casamiento de Acevedo y Campos.

"No es sólo por el dinero que nos robaron. Opacaron una fiesta que habíamos soñado y casi nos dejan sin luna de miel. Ahora queremos que se pague todo el daño que nos hicieron". Las palabras son de María Emilia Campos, quien hace poco más de un mes se casó con Omar Horacio Acevedo en un salón de Tafí Viejo. Justamente en ese lugar, donde se realizó la fiesta, fueron víctimas de un robo increíble.

"Contratamos los servicios de este salón en mayo de 2018. Con mucho sacrificio estuvimos pagando y organizando nuestra fiesta durante un año y medio. Dichos servicios incluían la presencia de una coordinadora de eventos, quien estuvo toda la noche coordinando cada detalle del evento desde el comienzo hasta su finalización", comentó Campos. Justamente, la wedding planner fue la que les habría jugado una mala pasada.

La celebración se realizó el 28 de septiembre. Los protagonistas de la noche armaron una urna para que los invitados dejen sus regalos. "Fue hecha con nuestras propias manos. No había cuenta bancaria para que los invitados hagan un depósito. Es decir que todo el dinero tenía que ir a esa caja de madera", indicó la joven de 28 años. A la noche siguiente decidieron abrir los sobres y se dieron cuenta de que algo raro estaba pasando.

"Había muy pocos sobres lo cual nos llamó mucho la atención. Faltaban regalos de amigos que son como hermanos, por lo que con mucha vergüenza los llamamos para consultarles. Fue un momento muy incómodo", afirmó y agregó que de esa manera se dieron cuenta que había un cofre más pequeño que había sido puesto por la gente del salón: "la coordinadora de la fiesta se paraba al lado de la mesa donde estaba la urna e incitaba a nuestros invitados a que pongan sus sobres con el dinero. Muchos amigos nos contaron que cuando sus sobres no entraban porque tenían muchos billetes, ella misma, con total impunidad, abría esa caja falsa. Insólito pero lamentablemente cierto".

Campos y Acevedo se comunicaron con el propietario del lugar, quien en un principio negó que haya pasado lo que el matrimonio se imaginaba. Sin embargo, horas más tarde recibieron otro llamado: la empleada había confesado todo. Fueron citados para el mediodía del lunes 30 de septiembre, pero antes decidieron pasar por el Ministerio Público Fiscal (MPF) para realizar la denuncia correspondiente.

En un texto que se viralizó en las redes sociales, las víctimas pidieron: “Hoy nos encontramos atravesando por un momento muy angustiante y estresante. Quizás el peor de nuestras vidas, pero apoyados por nuestros familiares y amigos queremos luchar hasta el final para que se haga justicia, por nosotros, por todas las parejas que depositaron su confianza plena, que pagaron hasta lo que no tenían por estar a gusto con su fiesta de casamiento y los estafaron también, y para que no les pase a otros en el futuro, que sepan que no todos los ladrones te roban a punta de pistola”.

“Fuimos con nuestros padres y con el abogado de mi marido. Estuvimos más de tres horas y la empleada se terminó quebrando. Contó que en realidad eran siete los empleados que estaban involucrados en el robo”. Las sospechas habían sido confirmadas. Al notar la impotencia de los recién casados, el propietario del salón les ofreció un arreglo: entre pesos y dólares, la suma de $ 60.000. El resto del dinero, se desembolsaría luego de la luna de miel, algo que no ocurrió hasta el momento.

La odontóloga sostuvo que sufrieron un duro perjuicio, a punto tal que casi se quedan sin el viaje post boda. “La plata que teníamos no nos alcazaba para terminar de pagarlo, pero por suerte tenemos amigos que valen oro y nos ayudaron para que no nos quedemos sin luna de miel. Nos robaron más de 100 sobres con dinero en efectivo”, sentenció en la charla con LA GACETA.

Antecedente

“Con el correr de los días nos fuimos enterando de historias de varias parejas que sufrieron lo mismo que nosotros en el mismo lugar y con la misma gente, pero que por varios motivos no pudieron denunciar o hacerlo público”, publicó Campos en las redes sociales.  

Y entre esas historias está la de Lucía Estéfano y Florencia Díaz Guzmán, quien es vivieron una situación similar el pasado 20 de abril. "Contratamos el servicio a principios de 2018. Desde un primer momento nos trataron de manera excelente, nunca imaginábamos que pasaríamos por algo así", recordaron. Cuando empezó el coteo del dinero, advirtieron que era poco. "Quizás es la crisis", pensaron en algún momento. No sospecharon nada.

Cuando volvieron del viaje se enteraron que nunca habían contado con la suma que algunos invitados les dijeron que les habían regalado. “Eran sobres generosos de gente muy cercana a nosotros. Sobres con más de $ 5.000 e inclusive algunos con dólares”, detalló Estéfano. “Calculamos que lo que nos faltaba era aproximadamente $ 100.000, más otros obsequios que llevaron y que desaparecieron”, añadió.

"No podíamos callarnos más y decidimos hablarle al propietario del salón. Le pedimos que nos devuelva los que nos faltaba y respondió que lo estábamos extorsionando y que nos denunciaría penalmente. Esto nos dejó muy mal porque nosotros siempre actuamos de buena fe, honestamente. Inclusive cuando estaba de viaje, le dije a mi madre que le lleve $ 16.000 de algunas tarjetas de invitados que se habían terminando agregando esa misma noche", reveló y anticipó que demandarán al empresario. 

El dueño del salón taficeño quedó en comunicarse con este diario para hablar sobre las acusaciones.

Temas

Tafí Viejo
Comentarios