Atlético: un club comprometido con la sociedad

Las movidas solidarias son muy comunes en la agenda institucional “decana”, desde hace unos años.

13 Oct 2019

Es cierto, los 11 titulares que salen a la cancha son los más conocidos para los hinchas, pero ellos y ellas deberían saber que Atlético es mucho más que casi una docena de jugadores profesionales. Atlético es la Selección Tucumana de Amputados, Atlético es Benjamín Ibarra, con apenas ocho años, es Tyhago Bustamante, es Gabriela Naranjo y Tobías Risso. Atlético es un centenar de personas en situación de calle y con frío y -por suerte- muchos y muchas más.

Es que la cara del club dejó hace rato de estar reservada sólo para los protagonistas del plantel de Primera. El club se ha dedicado a realizar todo tipo de movidas solidarias que no sólo muestran su compromiso con la sociedad sino que permiten identificarse con Atlético a toda su hinchada.

VISITA I. Lucchetti le regaló una camiseta a Tyhago Bustamante, el niño que cayó del alambrado.

Hasta hace unos años, hubiera sorprendido ver salir al primer equipo con una camiseta que no es la de Atlético y con una bandera sin los colores celeste y blanco. Ahora no. Eso sucedió, por ejemplo, en el partido ante Talleres. El equipo completo salió con remeras que decían “Un tobii para ‘Benja’”. “Benja” Ibarra tiene ocho años y tiene problemas para comunicarse por lo que necesita un aparato (el tobii) que le permita hacerlo a través de sus ojos. Él y su historia se transformaron en la cara de Atlético antes las miles de personas que estaban en la cancha y los millones que veían el partido de la fecha 9 de la Superliga.

“La función social va más allá del club”, admite Enrique Salvatierra, vicepresidente del club. Aquello de ‘Benja’ estuvo planeado y organizado por él y parte de la dirigencia. Pero esa función puede cumplirse también de manera improvisada.

TODOS CON ÉL. El plantel posa feliz junto a Tobías Risso (9), que padece una insuficiencia renal crónica y es fanático de Atlético.

Es que ese mismo día, luego del segundo gol “decano” Tyhago Bustamante se cayó del alambrado donde estaba trepado en el Monumental y se fracturó su brazo. Terminó en el Hospital de Niños con un yeso por varios días pero Atlético se encargó de hacer de su historia, la cara del club al menos por un tiempo. Cristian Lucchetti y Guillermo Acosta fueron a visitarlo en diferentes días y le regalaron una camiseta oficial y una pelota.

¡Como no regalarles camisetas de Atlético también a toda la Selección Tucumana de Amputados y lograr que ellos sean Atlético también, como sucedió el año pasado?

SIN DIFERENCIAS. Niños con síndrome de down, en plena cancha. fotos de prensa c.a.t.

Gabriela Naranjo, una mujer de 41 años no vidente, tuvo la chance de abrazar a Lucchetti en una práctica y charlar con él. Lo mismo hizo Tobías Risso (fueron juntos), de nueve años y con una insuficiencia renal crónica pero no solo con el arquero sino con todo el plantel. En ese entrenamiento, Atlético fueron ellos. El plantel quedó a un segundo plano.

SU ÍDOLO. Gabriela Naranjo, no vidente, junto a Cristian Lucchetti.

Atlético también fue el Club Atlético “Pequeños sueños”. Una escuela a la que sólo asisten niños y niñas con dificultades motoras y que irrumpieron una práctica para abrazar a los jugadores, que volvieron a quedar atrás.

Quizás entonces nos quedemos cortos en decir que Atlético es de todos. Como puede verse con estas y varias otras movidas, Atlético es todos y cada una de estas personas con las que el club se comprometió.

Comentarios