Fue a declarar y quedó bajo sospecha por la muerte de un joven

Investigan al chofer en un posible caso de justicia por mano propia. Según la hipótesis, la víctima habría caído bajo las ruedas tras intentar, al parecer, entrar a asaltar en un ómnibus.

19 Sep 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

PERICIAS. El martes, los investigadores analizaron el recorrido de los ómnibus que recorrieron el barrio.

El sol no había terminado de aparecer en el barrio 11 de Marzo y los vecinos se encontraron con Walter Lucena, de 25 años, tirado en la vereda, en avenida Américo Vespucio y calle Libertad. Lo llevaron al hospital Padilla donde falleció horas después por las lesiones que tenía en diferentes partes de su cuerpo. El misterio de su muerte duró varios días. Tras analizar distintos elementos, la Justicia reforzó la hipótesis de un caso de justicia por mano propia. Por el hecho, fue aprehendido el chofer de colectivos de una línea urbana. Aunque horas más tarde, el juez Facundo Maggio rechazó el pedido de detención del colectivero, quien seguirá siendo investigado por el caso.

Según fuentes policiales, a la par del cuerpo de Lucena se encontró un arma. Al contar con antecedentes por robo, los investigadores sospecharon que habría intentado asaltar a alguien y que esa persona lo atropelló y luego escapó. Esa versión fue descartada totalmente por Marta Lucena, la madre de la víctima. Ella planteó otra hipótesis.

“Los vecinos que vieron lo que sucedió. Dijeron que mi hijo venía con otro muchacho en una moto. Todavía no sabemos quién era su acompañante, pero sí sabemos que un patrullero los chocó por atrás. Walter cayó al piso, mientras que los policías se bajaron del móvil y lo agarraron a patadas. Lo patearon y lo patearon hasta que lo fracturaron”, dijo.

La fiscala Adriana Giannoni pidió informes al servicio 911 para investigar esa teoría. Mientras analizaba los movimientos de los policías que estuvieron en la zona en ese horario, surgió otra presunción. Algunos testigos aportaron datos que indicaban que el fallecido habría intentado asaltar en una unidad de la Línea 11 y su conductor, para protegerse, lo atropelló. Además, los pesquisas analizaron las imágenes de una cámara de seguridad y quedó demostrado que el único móvil que había estado en el lugar llegó después de que Lucena había sido herido.

Por otro lado, el personal de la División Homicidios, al mando de los comisarios Cristian Peralta y Diego Bernachi, descubrió que un colectivo había tenido una inesperada demora en su recorrido y que ese atraso se habría producido en el horario en el que se produjo la muerte de Lucena.

Este dato surgió el martes a la tarde, cuando los peritos de la fuerza y del Ministerio Público Fiscal (MPF) se presentaron en el galpón de la empresa de transporte, y analizaron el recorrido de por lo menos tres unidades. Después interrogaron a tres choferes que podrían haber realizado el recorrido el día en el que se produjo la muerte de Lucena. Les avisaron además que debían declarar en Tribunales.

Apoyo

“La empresa abrió sus puertas para que hicieran todo lo que debían hacer. Les creo a los choferes”, explicó Oscar Alonso, vocero de la Línea 11. “No creo que haya sido un delito. Tampoco veo los motivos para que se escaparan, si es que hubiera sido accidente. Todas las unidades están aseguradas, por lo que no tienen que afrontar ningún tipo de problemas legales”, agregó.

El empresario explicó además que la zona donde se produjo el hecho tiene calle de ripio, por lo que es difícil que alguno de los choferes haya circulado a alta velocidad. “Nuestros trabajadores sufren de la inseguridad en el 11 de Marzo y en Villa 9 de Julio. En realidad, tienen la misma peligrosidad que los otros barrios de la periferia”, concluyó Alonso.

Ayer a la mañana, tres choferes de la empresa se presentaron en la Justicia, asistidos por Eduardo Baaclini, representante legal del gremio. Pero sólo Gustavo Chejolán, de 32 años, quedó aprehendido al entender la fiscala que podría haber tenido alguna participación en el hecho.

La funcionaria judicial, según la imputación contra el chofer, ha considerado que Lucena intentó subirse al colectivo para asaltarlo. Pero, al verse amenazado, el chofer realizó una maniobra que provocó la caída de Lucena al piso y que fuera atropellado por el colectivo. “En principio se lo está acusando de un homicidio culposo, pero hay que esperar. Reconoció haberse desviado del recorrido normal porque tuvo un problema mecánico, pero (dijo) que en ese trayecto no tuvo ningún inconveniente. También informó que no protagonizó ningún accidente”, explicó Baaclini a LA GACETA.

El letrado añadió que solicitó el cese de aprehensión del conductor. “Vino a declarar como testigo y terminó en un calabozo. Hay que esperar los resultados de pericias, porque insiste en que es inocente”, concluyó.

Posición gremial

“Vamos a ser respetuosos de las decisiones de la Justicia”

“Estamos acompañando a nuestro afiliado. Es muy prematuro hacer cualquier tipo de planteo sobre el tema, pero seguiremos esperando el avance de la Justicia”, explicó César González, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). 

El sindicalista señaló: “sabemos perfectamente el nivel de inseguridad que existe en la provincia y nuestros trabajadores lo sufren permanentemente. Hemos mantenido reuniones con las autoridades del Gobierno para que atiendan nuestros reclamos”. 

González confirmó que el gremio decidió acompañar al acusado poniéndole a su disposición el abogado del gremio. “Estamos atentos al desarrollo de la investigación, pero vamos a ser respetuosos a las decisiones que tome la Justicia”, concluyó.

Comentarios