La oposición pide que se regule el uso de los aviones oficiales - LA GACETA Tucumán

La oposición pide que se regule el uso de los aviones oficiales

Presentaron un proyecto de ley que prohibe el uso de la flota para “fines partidarios”.

14 Sep 2019
1

CON DESTINO ESPECÍFICO. Los legisladores de la oposición consideran que es necesario establecer la utilización de las aeronaves del Estado provincial. archivo

Una denuncia penal, un pedido de informes y un proyecto de ley para que se regule el uso de los aviones oficiales. Estas tres acciones fueron promovidas ayer por legisladores de la oposición tras el revuelo que causó la decisión del gobernador, Juan Manzur, de utilizar una de las aeronaves de la Provincia para trasladar, desde el aeropuerto de San Fernando (Buenos Aires), a dos dirigentes peronistas que participaron de los actos del miércoles en Tucumán.

Proyecto

Los legisladores Adela Estofán y José María Canelada impulsan una iniciativa mediante la cual se procura establecer el uso, destino y administración de las aeronaves del Estado provincial. Según el proyecto, se propone que se consideren como traslados oficiales a seis tipos de recorridos: a los de personas por cuestiones de salud y a requerimiento del Ministerio de Salud provincial; el traslado de servicios asistenciales para docentes y trabajadores de la salud estatales; los vuelos destinados a la atención de necesidades ocasionadas por fenómenos climáticos, catástrofes, accidente y búsqueda y rescate de personas; los vuelos que se realicen a solicitud del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implantes (Incucai); el traslado del Gobernador en el marco de una misión oficial; y los vuelos de mantenimiento, entrenamiento o cualquier otro destinado a la reservación de las aeronaves.

Los radicales, en el artículo tercero del texto, proponen que quede “absolutamente prohibido el uso de las aeronaves oficiales para fines electorales y particulares de los funcionarios y de sus familiares, bajo pena de incurrir en sanciones administrativas y penales”.

El proyecto de ley de Canelada y de Estofán surgió como respuesta al revuelo causado porque los peronistas bonaerenses Fernando Espinoza (diputado nacional) y Verónica Magario (intendenta de La Matanza y candidata a vicegobernadora bonaerense) viajaron en uno de los aviones oficiales de la Provincia, el Cessna Citation Bravo LV-BEU tras la cumbre entre sindicalistas y empresarios organizada por Manzur.

Los radicales proponen que por ley se consigne en la página del Gobierno cada viaje que realicen alguna de las aeronaves de la flota de la Provincia, consignando fecha del vuelo, horarios de llegada y partida, el trayecto recorrido, la lista de pasajeros, la causa del vuelo y las características del viaje.

Información pública

El radical Canelada también presentó un pedido de informes en Casa de Gobierno: “solicito información detallada que explique el motivo y el costo total del viaje realizado por el avión sanitario de la provincia” que trasladó a los bonaerenses.

En la Justicia

En tanto, el legislador radical Eudoro Aráoz presentó, junto a Canelada y a José Bulacio, una denuncia penal en la Justicia solicitando que se investigue a Manzur y a Magario por el “empleo de recursos públicos con fines facciosos y hasta personales”, porque consideran que se le ha dado una “aplicación diferente de su destino original” al avión oficial de la Provincia.

Desde la Intendencia

“Manzur tiene el síndrome del absolutismo”

El funcionario municipal Enrique Romero cargó contra el gobernador Juan Manzur por el uso del avión oficial por parte de los referentes peronistas bonaerenses Verónica Magario y Fernando Espinoza. “A pesar de que el 1 de septiembre se cumplieron 304 años de la muerte de Luis XIV, el ‘Rey Sol’, su luz o su sombra parecen caer sobre nosotros en la figura de Manzur”, señaló el dirigente, que integra el equipo del intendente Germán Alfaro. En un texto que envió a LA GACETA, Romero sostuvo que “Manzur tiene el síndrome del absolutismo”. “Este lo llevó a permitir el uso del avión sanitario para el traslado irregular e injustificado de Magario y Espinosa, lo que representa un gasto de U$S 10.000, o $584.000, al Estado provincial. Las excentricidades de este glamoroso gobernador hacen que organice una opípara y obscena orgía de comida para agasajar a Alberto Fernández, mientras reclama emergencia alimentaria”, dijo.

Rechazo de una senadora

“Además de la fiesta, le pagamos el taxi”

La senadora nacional por la UCR-Cambiemos y ex candidata a gobernadora por la alianza opositora, Silvia Elías de Pérez, cuestionó la decisión del gobernador Juan Manzur de ceder el avión oficial a la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, y al esposo de esta, el diputado nacional Fernando Espinoza. “No cambian más”, cuestionó la ex legisladora. Agregó que Manzur “puso a disposición de la campaña política presidencial de Alberto Fernández los bienes de los tucumanos”. Según Elías de Pérez, “$20 millones nos salió la fiesta”, en alusión a los actos coordinados por el Gobierno provincial en la recepción de Alberto Fernández y de referentes peronistas como Sergio Massa, Diego Bossio, Eduardo de Pedro y Eduardo Fellner, entre otros, y dirigentes de la CGT, como Héctor Daer y Carlos Acuña. “Encima de esa fiesta, tuvimos que pagarles el taxi a Magario y Espinosa, y sólo eso nos costó 24.000 dólares”, expresó la senadora.

Registro oficial de vuelos

El avión fue por “mantenimiento” a San Fernando y regresó a Tucumán con cuatro pasajeros

De acuerdo al registro oficial de vuelos, publicado en el sitio http://comunicaciontucuman.gob.ar/vuelos/, el avión oficial LV-BEU partió el miércoles a las 10.05 del aeropuerto Benjamín Matienzo con destino a San Fernando (Buenos Aires) por “mantenimiento”, sólo con el piloto. Regresó a Tucumán a las 15 con cuatro personas a bordo. Según el registro oficial, la misma aeronave despegó de la provincia a las 23.30, con cuatro personas a bordo, con destino al aeropuerto internacional de San Fernando.

Comentarios