La inflación de agosto sintió el impacto electoral

La evolución de los precios del mes pasado fue levemente más alta en Tucumán (4,15%) respecto de la media nacional. En lo que va del año, acumula una variación al alza del 31,8%.

13 Sep 2019
1

La inflación tucumana, al igual que la medida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) para el promedio nacional, sintió el impacto del “efecto PASO”, con una fuerte devaluación de la moneda nacional respecto del dólar el día después de las primarias. De acuerdo con los datos difundidos ayer por la Dirección de Estadísticas de Tucumán, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto fue del 4,15%, levemente por encima de la medición nacional. De esta manera, la inflación local acumuló una variación al alza del 31,81% desde enero hasta el mes pasado. En el reporte oficial “puede observarse que la mayor variación del período corresponde a la categoría Educación (37,92%), seguida por Alimentos y bebidas no alcohólicas (36,01%)”.

A su vez, la variación interanual del nivel general fue de 55,76%. “La mayor alza para este período se observa en la categoría Recreación y cultura (71,44%), seguida por Otros bienes y servicios (67,46%)”, acota el informe de Estadísticas.

Luego de la fuerte devaluación del peso que se produjo tras las elecciones PASO, el traslado a precios fue intenso y la inflación de agosto en el país trepó al 4%, según informó el Indec. Con este aumento, la inflación minorista en lo que va del año ascendió a 30% y en los últimos 12 meses acumuló un alza de 54,5%.

El rubro de “Alimentos y Bebidas”, que se encuentra en el foco de atención por la aprobación de la ley de Emergencia Alimentaria, tuvo un incremento del 4,5%.

En este sentido, la eliminación temporaria del IVA en alimentos básicos absorbió en parte el impacto de la devaluación que se produjo a mediados de agosto. Ahora, se espera que en septiembre el indicador se encuentre por encima del de agosto.

Desde el Palacio de Hacienda destacaron que el traslado a precios de la devaluación de casi 30% que registró el peso tras las elecciones PASO “fue menor que en ocasiones anteriores”, debido -entre otras razones- a la retracción del consumo.

La peor caída

Desde el ámbito privado, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) registró durante agosto la peor caída en el año en el consumo minorista, con 18,6% en comparación con el mismo mes del año anterior. Las mayores subas se vieron en los rubros de “Equipamiento y mantenimiento del hogar”, que trepó 6,1%, y el de la “Salud”, que subió 5,2%. También se registraron subas por encima del nivel general en “Alimentos y bebidas” (4,5%), “Bebidas alcohólicas y tabaco” (4,4%) y “Recreación y cultura” (4,2%).

Suba en el transporte

Los precios del sector “Transporte” tuvieron en agosto un aumento del 4%; “Restaurantes y Hoteles”, 3,6%; y “Prendas de Vestir y Calzado”, 3,1%. Los rubros que mostraron los aumentos más bajos fueron “Educación”, con un 2,5%; “Vivienda, Agua, Electricidad, Gas y Otros Combustibles” subieron 2,1% y los de “Comunicación” 2,1%.

La región del Noreste tuvo el indicado de alza de precios minoristas más alto de todo el país con 4,5%, seguida por la de Cuyo con 4,4% y la Patagonia con 4,2%, todas por encima del nivel general.

En cambio se ubicaron por debajo de ese valor la Región Pampeana y el Gran Buenos Aires, ambas con un alza del 3,9%, que fueron las más bajas en el relevamiento nacional del Indec.

Artículos estacionales

En agosto, los precios de los artículos estacionales aumentaron 3,9%, los que están regulados por el estado un 2,1%, mientras que el IPC Núcleo se ubicó por encima del nivel general con un 4,6%, y es el indicador que mira el Banco Central para tomar decisiones de política monetaria.

La inflación del 4% en agosto representa muy malas noticias para el plan de aplacamiento inflacionario que venía entusiasmando al Gobierno antes de la debacle electoral de las PASO, señala el sitio iProfesional.com. En julio, índice elaborado por el Indec había sido de 2,2% -el menor del año- y confirmaba una tendencia a la baja. En junio, los precios habían crecido 2,7%, luego de tocar 3,1% en mayo, 3,4% en abril y 4,7% en marzo.

En septiembre, más alta

A pesar de la alta inflación registrada en agosto, los analistas anticipan que el efecto de la devaluación todavía no pasó completamente a los precios, que se acelerarán todavía más en septiembre.

Según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), sondeo elaborado por el Banco Central entre consultoras y bancos, para el noveno mes del año se espera una tasa de inflación que rondará el 5,8%. Incluso, en un contexto en el que los precios se frenen en lo que resta del mes, se anticipa un piso del 5%.

Las estimaciones entre las consultoras privadas reflejaron una medición promedio para agosto de entre un 3,5% y 4,5%.

Para la consultora Orlando Ferreres & Asociados, la inflación de agosto subió 3,8%. En las previsiones del grupo de economistas que participan en el Relevamiento de Expectativas del Banco Central (REM), la suba fue de 4,3% mensual, una tasa de variación superior a la registrada durante los primeros siete meses del año, del 3,3% mensual promedio. La consultora EcoGo estimó un aumento de precios minoristas del 3,5% respecto del mes pasado y acumula una variación interanual del 53,1%.

El instituto Estadístico de los Trabajadores de la UMET proyectó que la inflación de agosto se ubicó en el 4,3% y estimó que en los primeros ocho meses del año los precios acumulan una suba del 30,5%, mientras que la comparación interanual trepa al 55,1%.

Comentarios