Manzur: “El peronismo tiene jefe y se llama Alberto Fernández”

El mandatario tucumano convocó a un asado multitudinario con gobernadores y referentes sindicales para relanzar la campaña del candidato peronista.

12 Sep 2019 Por Martín Soto
1

ANFITRIÓN. Fernández y los demás dirigentes coincidieron con que el rol de Manzur fue clave para lograr la unidad. la gaceta / foto de hector peralta

Juan Manzur ratificó nuevamente que es el gran armador del Frente de Todos en el norte. Gobernadores, diputados, intendentes, senadores y gremialistas de distintos puntos del país respondieron de manera masiva a la convocatoria del gobernador tucumano para relanzar la campaña del candidato a presidente -y favorito en las encuestas- Alberto Fernández. Más de 5.000 personas compartieron un asado en el complejo de Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) para ratificar su respaldo al aspirante al sillón presidencial y para demostrar que el peronismo está unido, encolumnado detrás del ex jefe de Gabinete.

“¡El peronismo tiene candidato, tiene jefe y tiene conducción: se llama Alberto Fernández. Usted, jefe, usted conduce. El peronismo va a estar a la par suya; acá estamos todos, a la par suya. Haga lo que tiene que hacer!”, arengó Manzur con una voz rasposa, de manera fervorosa.

Asado para todos

El almuerzo se realizó dentro de un enorme tinglado en el que se desplegaron 400 mesas, en las que se ubicaron dirigentes sindicales de todo el NOA, el Gabinete completo de Manzur, intendentes y diputados (actuales y candidatos). Un “batallón” de 600 mozos le hizo frente a la multitud. Por acotados pasillos transitaban con botellas de gaseosa, empanadas, trozos de vacío -algunos más jugosos que otros- y con el postre. Aunque el menú se veía -y olía- más que apetitoso, la atención estaba al pie del escenario, donde estaba la mesa principal. Cientos de dirigentes se agolparon para saludar a los mandatarios, los referentes de la GCT y principalmente a Fernández. Obtener una selfie con ellos fue un trofeo que pocos lograron obtener.

Una decena de oradores, entre ellos Sergio Massa (líder del Frente Renovador); Verónica Magario (intendenta de La Matanza); Héctor Daer y Carlos Acuña (CGT); Lucía Corpacci (gobernadora de Catamarca); José Neder (vicegobernador de Santiago del Estero); y Oscar Herrera Ahuad (gobernador electo de Misiones), respaldaron a Fernández. Muchos destacaron que el gesto de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, de quedar en segundo plano, fue clave para lograr la unidad. Además, todos destacaron que la convocatoria que hizo Manzur en octubre de 2018, en el Día de la Lealtad, fue sustancial para la unidad del peronismo.

Reencuentro con Cristina

Fernández, al que Manzur ungió verbalmente como el nuevo líder del peronismo, cerró un acto con un discurso directo, intenso por tramos, conciliador y con mucha claridad. “Todos los días siembran la idea de que esto no va a ser posible. No hay programa al que me invitan donde la primera pregunta no sea ‘¿y cómo va a ser la relación con Cristina? Yo tengo una enorme felicidad de haberme reencontrado con Cristina. Y con Cristina vamos a hacer la Argentina que todos estamos esperando, la vamos a hacer con todos”, recalcó.

Fernández reconoció que -de ganar- sabe en qué condiciones recibirá a la Argentina. “No voy a hacer como otros. Sé el país que me va a tocar gobernar si ustedes deciden que yo sea el presidente. No voy a decir que no sabía con qué país me encontraba”, lanzó.

Fernández, además, afirmó que por más de que reciba presiones sabe de qué lado debe estar porque conoce qué intereses representa. “La educación pública para mí es un valor; la universidad pública es un valor; y sé que entre los jubilados y las Leliq, me quedo con los jubilados. Y sé que entre los maestros y los sinvergüenzas que especulan, estoy con los maestros. ¡No nos van a hacer dudar!”, exclamó.

El candidato también dijo por qué el peronismo quiere volver. “Hemos decidido volver para ser mejores, pero no mejores que (Mauricio) Macri; eso no cuesta nada. Hemos decidido volver para ser mejores de lo que fuimos”, dijo.

Entrada, plato y postre

1- Unas 10.000 empanadas tucumanas se repartieron en las más de 400 mesas que se armaron bajo el enorme tinglado del complejo de ATSA.

2- El plato fuerte fue asado con guarnición. Más de 2.000 kilos de vacío se desplegaron sobre largas parrillas. Se usó más de un camión de carbón.

3- Como postre, más de 600 mozos a cargo del servicio repartieron generosas porciones de dulce de batata con queso fresco.

Comentarios