Los goles de Atlético están en la Liga y son de un catamarqueño que la rompe

El joven de 21 años vive en la pensión de Ojo de Agua. Mirá los goles.

07 Ago 2019 Por Edu Ruiz

Mientras los hinchas de Atlético esperan que Javier Toledo y Leandro Díaz terminen con la sequía goleadora que arrastran en la Superliga Argentina de Fútbol (SAF), en las canchas de la Liga Tucumana de Fútbol (LTF), hay un delantero del "Decano" que la rompe. Se trata de Matías Solohaga, un catamarqueño que llegó este invierno para reforzar al equipo dirigido por Juan Martín Anastacio.

El joven de 21 años sabe que el desafío es grande. Antes de recibir el llamado de los dirigentes de 25 de Mayo y Chile estuvo a punto de dejar e fútbol. "Era un problema económico, no me alcanzaba la plata y estaba decidido a buscar trabajo. Por suerte se dio la oportunidad de venir a Atlético". Sin embargo, la decisión no fue fácil. Solohaga se tomó siete días para dar una respuesta: "me puse las pilas y decidió aceptar".

Arrodillado, Solohaga su tanto. FOTO GENTILEZA DE SOY DECANO

Matías se instaló en el albergue que tiene el complejo "José Salmoiraghi" para los jugadores que vienen del interior. Era la segunda vez que le tocaba abandonar el barrio Los Ejidos, donde hasta hace unos días vivía con su familia. El más chico de los siete hermanos Solohaga debutó en la liga catamarqueña a los 14 años. Un año más tarde, se subió a un colectivo para probar suerte en Rosario Central, donde la experiencia duró 24 meses. "No contaba con los recursos suficientes para quedarme", recordó. 

“Con la camiseta de San Lorenzo de Alem me tocó jugar en los torneos federales. Hice 12 goles y tuve buenas actuaciones. Eso me sirvió para que dos técnicos que me dirigieron me recomendaran para llegar a Atlético”, contó el atacante haciendo referencia a Hugo Corbalán y Salvador Mónaco.

Desde hace dos meses y dos semanas estoy en Tucumán. En el albergue me hacen sentir muy bien, eso sirvió para que me adapte rápido al equipo. Mi novia quedó en Catamarca así que tenemos una relación a distancia.

El proceso de adaptación del chico de 184 centímetros de altura fue bueno. Hizo cinco goles en los ocho partidos que le tocó jugar. La fuerza para pelear con los defensores rivales, su buena pegada y su potente juego aéreo fueron las cartas de presentación de un delantero que llegó para pelearla desde abajo pero que sueña a lo grande.

"Mi objetivo es clasificar con el equipo de la Liga y después veremos. Estoy a préstamo hasta diciembre. Me gustaría tener una oportunidad en la reserva, pero ya cerró el libro de pases. Todavía no tengo contrato, pero me gustaría poder llegar", cerró el jugador que seduce a los hinchas por sus apariciones en los campos de juego locales.

No será fácil para Solohaga llegar al plantel que conduce Ricardo Zielinski, que cuenta con jugadores con rodaje en la máxima categoría. Es más, Toledo terminó como goleador de la última Copa de la Superliga. Pero el “Tanque” catamarqueño tiene hambre de gloria para cumplir su sueño: jugar en Primera.

Comentarios