Narcotráfico: la banda narco tenía un centro para estirar la droga que traficaba

El grupo tenía capacidad para distribuir hasta 50 kilos de cocaína por semana.

17 Jul 2019 Por Gustavo Rodríguez

La imagen de los federales trasladando bidones con ácidos, botes con sustancias y distintos tipos de prensas fue más llamativo que observar los casi 18 kilos de cocaína que secuestraron durante una serie de procedimientos que se desarrollaron en Salta y Tucumán. Ese es el principal indicio que le permite sospechar a los investigadores que la organización desarticulada contaba con un centro de estiramiento de esa droga. Según las primeras estimaciones, el grupo habría tenido capacidad para distribuir hasta 50 kilos de esa sustancia por semana en la provincia.

En una investigación dirigida por el fiscal Gustavo Gómez y supervisada por el juez federal Daniel Bejas, personal de la Agencia Antidrogas Tucumán de la Policía Federal detuvo el domingo por la tarde en Metán al supuesto líder de una organización cuando trasladaban cuatro kilos de cocaína. A raíz de ese operativo, el lunes por la siesta se allanaron otros tres domicilios en el barrio Manantial Sur, donde encontraron unos 14 kilos de drogas y una especie de laboratorio. En total, según confiaron fuentes judiciales, quedaron detenidas seis personas, entre ellas, un tal "Flequillo", sospechado de ser el líder del grupo.

En una de las viviendas del barrio ubicado al sur de la capital, los federales secuestraron precursores químicos, cafeína en polvo, lidocaína (un tipo de analgésico) y manitol (edulcorante que también es utilizado como medicina para distintas dolencias), entre otras sustancias que sirven para estirar la cocaína. También ubicaron prensas especiales con las que se elaboran los conocidos panes de cocaína.

Esos elementos son suficientes para sospechar que en esa casa funcionaba un centro de estiramiento de drogas. La cocaína que normalmente se adquiere en Bolivia y en Perú, tiene una pureza de entre el 80% y el 90%. Al llegar a manos de los revendedores, como sería este caso, la estiran entre siete y ocho veces su peso original. Luego, cuando pasan a manos de los minoristas, repiten el proceso y por eso la mayoría de las dosis que se encontraron en los últimos tiempos tiene una pureza del 5%.

Las "cocinas" son otra cosa. Ese es el nombre que se le da a los lugares donde se elabora la cocaína, es decir, donde se inicia el proceso de fabricación de la sustancia que comienza con las hojas de coca y termina con la pasta base que, después de otro procedimiento químico se convierte en el polvo blanco.

HERRAMIENTAS. Algunos de los elementos que son utilizados para realizar el proceso de estiramiento.

Sobran los dedos de las manos para contar los laboratorios que fueron detectados en los últimos 10 años en el país que se dedicaban a la elaboración de la cocaína. Esos establecimientos se encuentran en tierras bolivianas y peruanas, países que cuentan con la mayor cantidad de cultivos de coca.

Sí se detectaron en Salta y en Jujuy los otros tipos de "cocinas". Son las que se dedican a transformar la pasta base en cocaína, pero en los últimos tiempos se redujeron considerablemente, puesto que existe un mayor control en los precursores y elementos que se utilizan para realizar este proceso.

En nuestra provincia, en 2006 se ubicaron tres cocinas de pasta base. Una de ellas en Villa 9 de Julio y dos en Tafí del Valle. Los hallazgos fueron realizados por personal de Gendarmería Nacional que fuero dirigidos por Claudio Maley, hoy ministro de Seguridad de la provincia. Esa práctica fue desapareciendo de la provincia, pero fueron dando a lugar a los centros de estiramiento, pero no tan grande como el que se desarticuló en el barrio Manantial Sur.

Comentarios