Alfaro: “tengo en claro que la gente no me votó con el bolsillo”

El intendente reelecto propone diálogo a los adversarios y crecimiento del espacio opositor a los socios.

11 Jun 2019 Por Álvaro José Aurane
1

CONCILIADOR. "Hoy mismo estaría escribiendo una nota solicitándole una audiencia al gobernador", anticipa Alfaro. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

A la una de la madrugada de ayer, Germán Alfaro dejó toda la euforia sobre el escenario montado en el hall de la Municipalidad de la Capital, cuando anunció que había logrado la reelección. Nueve horas después, desayuna con tranquilidad en la misma mesa donde, durante la noche del domingo, iban escrutinios, sandwiches, funcionarios y gasesosas.

A primera vista pareciera lucir el sosiego del cansancio. Pero en la entrevista con LA GACETA, sus respuestas prefiguran un discurso despojado de arengas. Y un tono absolutamente conciliador. Hacia los propios y los extraños.

- ¿Cuál será el perfil de su segundo mandato como intendente?

- La gente expresó que todo lo que ocurrió durante la campaña ya forma parte del folclore político. Juan Manzur, Osvaldo Jaldo, Ricardo Bussi, José Alperovich y yo cargamos sobre nuestras espaldas ser los dirigentes sobre los que recae una voluntad mayoritaría de la ciudadanía. Y en razón de ello, debemos ejercer nuestros mandatos en beneficio de los tucumanos. A cada uno de ellos los respeto. Cada cual, con sus estrategias y sus formas, supo seducir a los tucumanos... Con Manzur estoy dispuesto al diálogo: hoy mismo estaría escribiendo una nota solicitándole una audiencia. Por supuesto, hay cuestiones políticas en las que no vamos a estar de acuerdo. Él ganó su reelección desde una vereda y yo logré la mía desde otra. Pero entiendo que hay otros asuntos, muchos otros asuntos, en los que podemos y tenemos que trabajar de manera coordinada por el bien de los tucumanos. Somos adversarios, no somos enemigos.

- ¿Va a priorizar algunas la realización de algunas obras?

- Tengo muchos proyectos en carpeta y todas las ganas de hacerlos realidad. También tengo la responsabilidad de administrar el dinero de los tucumanos que residen en la Capital. Y, por supuesto, debo garantizar el funcionamiento del Estado municipal. Si mejora el contexto económico nacional, podré hacer obras de infraestructura en San Miguel de Tucumán. ¿Qué más quiero que eso? Hay quienes me dicen que explore la posibilidad de tomar créditos. Pero en este contexto... No estoy dispuesto a dejar hipotecada la ciudad.

- ¿Y la Nación no puede asistir económica o financieramente a la Municipalidad en algunos de esos emprendimientos? ¿Cómo es hoy la relación con la Casa Rosada?

- Tenemos una buena relación con el Gobierno nacional. Y espero que sea sensiblemente mejor. Justamente hoy (N. de la R.: Hace referencia a la tarde de ayer) estoy viajando, justamente, a Buenos Aires. Me voy con una agenda de gestión, porque estoy tramitando, precisamente, financiamiento para algunas obras. Seguramente surgirá la oportunidad para tomar algún café con funcionarios.

- Mañana vence el plazo para anotar alianzas para los comicios de octubre y hasta el 22 se pueden presentar precandidatos para las PASO de agosto. ¿Va a seguir en Cambiemos? ¿Aspira a que el Partido por la Justicia Social compita por una diputación?

- Mentiría si dijese que no me doy cuenta de que el resultado que obtuvimos ayer en las urnas nos anima a continuar trabajando para que siga creciendo nuestro espacio. El triunfo legitima nuestras aspiraciones de contar con un segundo diputado del partido (N. de la R.: la diputada Beatriz Ávila, esposa del intendente, tiene mandato hasta 2021). Pero no lo digo desde lo personal, sino como miembro de un equipo. No soy solamente yo. Cuando bajé (en la madrugada de ayer) a confirmarle a nuestros dirigentes que habíamos ganado la elección, les dije que habíamos sido 300 espartanos enfrentando a todo un Gobierno. Muchos dirigentes merecen seguir haciendo carrera. Estas son horas decisivas. El cronograma electoral nos apura.

- Su mensaje es dialoguista para los adversarios. ¿Y para los socios?

- Debemos consolidar el espacio. Tenemos que conocer más y a las diferencias propias de nuestras historias políticas hay que ponerlas al margen. Los tucumanos esperan mucho más de nosotros.

- A qué atribuye su triunfo.

- Gané por la gestión. Por la cercanía con la gente. Yo disfruto de lo que hago. Es algo natural para mí. Me gusta salir al centro, tomar un café en un bar, comer en un restaurante. No soy el prototipo de funcionario que anda con custodia. Tampoco ando con aduladores. Sin perder el respeto ni la disciplina de trabajo, todos mis colaboradores encuentran en mí alguien con quien conversar; no sólo un hombre que da órdenes. La gente también necesita eso: gobernantes a los cuales poder acercarse y con quienes poder hablar y acercar críticas. Entiendo que gané por eso. Porque tengo en claro que a mí, en la capital, la gente no me votó con el bolsillo.

Comentarios