“Se pueden comprar insumos, pero no recursos humanos”, dijeron desde el hospital Padilla

El sistema de emergencia de la Provincia y la atención del Padilla funcionaron con altísima eficacia.

14 Abr 2019
1

ANALIZANDO EL CASO. Los doctores Lembo y Fernández rodean a la ministra de Salud, Rossana Chahla. la gaceta / foto de Juan Pablo Sánchez Noli

Fue un desafío, claro que sí. Lo es -siempre- cada paciente crítico de los que con altísima frecuencia llegan al hospital Padilla. Sin embargo, no podían engañarse: Sergio Denis (o como dicen los partes oficiales, Héctor Omar Hoffmann, su verdadero nombre) no era un paciente más.

¿Presión? Mucha. Pero lo real es que cuando Denis sufrió el accidente durante el recital con el que ATSA celebraba para su afiliadas el Día de la Mujer, las alarmas funcionaron como está previsto: se llamó al 107 y la ambulancia fue hasta el teatro a buscarlo; entre tanto, todo en el hospital se preparó para recibirlo.

“Fue muy rápido. Uno de los jefes de servicio le dijo al personal: ‘es simple; tenemos que hacer lo que sabemos hacer y que hacemos bien’. Y es lo que ocurrió -cuenta la directora del hospital Padilla, Olga Fernández, ahora que su ex paciente ya está internado en Buenos Aires-. Y sí, estoy muy orgullosa. Porque se pueden comprar insumos, tecnología... pero no recursos humanos altamente capacitados”.

Presión exterior

“El hospital está acostumbrado a pacientes de esta gravedad, que era mucha -destaca Fernández-, siempre trabajamos bajo presión; pero no estamos acostumbrados a tanta presión mediática. El paciente es una persona muy famosa; muy querida por la gente, y muy mimada por los medios... que -salvo un caso- hicieron un trabajo ejemplar: entendieron que no se podía ingresar, respetaron los horario de los partes de prensa, cuidaron a la familia...”.

“El paciente evoluciona lentamente, pero lo hace. Está vigil y no hay fiebre; responde esporádicamente a consignas (lo que también ha sido un avance) y ha ido progresivamente aumentando la cantidad de tiempo de desvinculación del respirador... Todas estas condiciones hicieron que se pudiera decidir su traslado”, informa Fernández, y destaca que recién a último momento del viernes a la noche se supo con certeza cuándo estaría disponible el avión que finalmente lo llevó a Buenos Aires.

El traslado

A pesar de que Denis había ido logrando cada vez más autonomía respiratoria, se decidió no desentubarlo en Tucumán. “No sabíamos cuántos días más íbamos a tener que esperar. Estaba suficientemente estable como para trasladarlo, y para la familia el desarraigo ya era mucho, ¡más de un mes! Arriesgarnos a desentubarlo antes del vuelo no tenía sentido”, explicó.

Comentarios