Atacaron y torturaron a una testigo del caso María Cash

La joven denunció a policías y penitenciarios, a quienes relacionó con la desaparición de la mujer en 2011.

11 Abr 2019
2

ASÍ DEJARON A LA TESTIGO. Torturaron a la mujer y le cortaron la espalda. FOTO DIARIO CLARIN

Julia Leal es la testigo del caso María Cash que aseguró haber visto a la joven porteña aún desaparecida en una casa de la localidad salteña de Campo Quijano. 

Leal denunció a policías y penitenciarios como parte de una red de trata de mujeres, y fue atacada y torturada en Salta, según denunció el Observatorio de Violencia contra las Mujeres de la provincia norteña.

La mujer, que ya sufrió un ataque de este tipo el año pasado -cuando le escribieron en su cuerpo el mensaje que decía "El macho siempre gana"- se trasladó el lunes desde Tucumán a Salta para ver a sus hijos y acudir a una cita judicial, pero sus familiares le perdieron el rastro.

Al día siguiente se registró su ingreso en el hospital San Bernardo de la ciudad de Salta, hasta donde llegó con signos de haber sido torturada y golpeada, y con un mensaje en su espalda, grabado con un cuchillo, que contiene el apellido de su ex pareja "Altieri", y el signo $.

Un amigo la encontró en la localidad de Campo Quijano, cuando forcejeaba con dos hombres que, cuando advirtieron su presencia, la soltaron y se dieron a la fuga en un auto. Ese amigo fue quien pudo rescatarla.

MARÍA CASH

José González, de la Subsecretaría de Asistencia Integral de Víctimas de Delitos, se presentó en el hospital y anticipó que la policía y la fiscalía ya trabajan en el caso.

Leal denunció a su ex esposo, Martín Miguel Altieri, quien trabaja en el Servicio Penitenciario Federal de Salta, de integrar una banda dedicada a la trata de mujeres, y en ese contexto aseguró haber visto a María Cash, en su casa de Campo Quijano, en 2013.

La víctima realizó la denuncia ante la justicia federal, que investiga la desaparición de la joven porteña, vista por última vez en julio de 2011, cuando tenía 29 años en la ruta nacional 34 en Salta.

A partir de su denuncia, Leal comenzó a sufrir persecuciones y ataques, y perdió la tenencia de sus tres hijos, que quedaron a cargo de Altieri.

Comentarios