Desde agosto se publicaron 83 ataques de motochorros y “rompevidrios” en la capital

Bernachi, jefe de Policía, anunció el lanzamiento de un grupo especializado para contrarrestar estos robos y más tareas de prevención. Los vecinos reconocieron la presencia policial, pero destacaron que los delincuentes buscan su oportunidad. Piden que se denuncien todos los casos. Modalidades.

16 Mar 2019
1

Mientras los vecinos aseguran que la avenida Mate de Luna y zonas aledañas es una zona roja por el ataque de motochorros, el jefe de Policía, comisario Manuel Bernachi, explicó las medidas que se tomaron para frenar el accionar de arrebatadores y rompevidrios.

LA GACETA publicó 83 hechos de robos a mano de motochorros y “rompevidrios”, desde agosto del año pasado a este mes. De ellos, 68 corresponden a arrebatos por motochorros, y 15 fueron protagonizados por “rompevidrios”. La avenida Mate de Luna, en toda su extensión, se convirtió en blanco para los delincuentes. Uno de los ataques lo sufrió Guillermo (pidió que se reserve su identidad), quien fue asaltado el 11 de febrero en la esquina de Pablo Rojas Paz y Mate de Luna (zona parque Guillermina) en la parada de un semáforo.

El hombre denunció que rompieron el vidrio de su auto y le robaron $30.000, además de U$S3.000. El hombre contó que había salido del banco minutos antes.

Dos “rompevidrios” también sorprendieron a la empresaria Catalina Lonac el 14 de febrero cuando regresaba a su casa en Mate de Luna al 3.000, y le robaron una cartera con documentación y dinero. “Me quiero ir de Tucumán”, había manifestado.

Así como el caso del periodista Fernando Brizuela, quien fue atacado por “rompevidrios” en la esquina de 24 de Septiembre y San Luis.

Vecinos y comerciantes opinaron sobre la inseguridad que se vive en las avenidas y calles cercanas, en toda la capital. “La Mate de Luna es un peligro. Pareciera que los choros saben por dónde andan los policías. Atacan cuando no ven a ninguno de ellos parado en el lugar. Los vecinos tenemos que estar muy atentos. Es una avenida muy rápida donde los delincuentes pueden escapar sin problemas”, indicó Marcos Juárez, empleado de comercio.

Por su parte, Juan Carlos Medina dijo: “En la Adolfo de la Vega desde La Madrid hasta Mate de Luna es una zona complicada. Los chicos que trabajan en los call centers de la zona son asaltados cuando salen de trabajar. También hubo casos de rompevidrios, aunque son menos”, dijo.

“Todos pensaron que con la desaparición de Villa Piolín se acabarían los problemas, pero no sucedió así. La calle Ernesto Padilla es un peligro si uno no está atento cuando camina por ahí. Aquí se produjo el caso del chico que atropelló a los motochorros. A él lo agarraron en la Mate de Luna y después lo vinieron persiguiendo”, señaló Marcos Pereyra. La vecina Luciana Argiró dijo: “Por más policías que pongan hay una cuestión. Los choros que se dedican a cometer este tipo de delitos son oportunistas. Circulan como personas comunes, pero en realidad están buscando una situación para robar. Así es muy difícil encontrarlos”.

Por su parte, Matías Rivadeneira: “desde la Alem hasta la Godoy Cruz se producen este tipo de casos. Es una arteria muy transitada y las motos son los vehículos ideales para asaltar y luego escapar a todo ritmo. Sí vemos uniformados en la calle, pero a veces no son los suficientes. Los delincuentes cuentan con más recursos”. Karina Spindler fue otra víctima de los “rompevidrios” a mediados de febrero. La mujer denunció que había frenado en un semáforo de avenida Roca, cerca de Adolfo de la Vega; un delincuente se acercó, rompió el vidrio de su auto y le robó su cartera. Otro de los hechos ocurrió en Mate de Luna y Constitución, cuando a un vecino le rompieron el vidrio de su auto para robarle, según contó Dalila Weirnes.

Nuevos operativos

El jefe de la Policía, Manuel Bernachi remarcó que se está trabajando a conciencia. “Sabemos lo que está pasando en las calles y los resultados ya se observarán. Estamos diagramando operativos de prevención para contrarrestar este tipo de delitos. Aunque no se los puede informar por estrategia, son operativos que se realizan en distintos puntos de la ciudad, y en diferentes franjas horarias que se coordinan con la tarea que realiza Inteligencia Criminal de la fuerza”.

Además, dijo que “los tucumanos deben estar tranquilos porque la fuerza está saliendo a la calle. Están trabajando los equipos de prevención de manera conjunta con las áreas investigativas. A esto se suman los hombres que realizan tareas administrativas. Queremos hacer prevención y después más prevención. Los resultados ya comenzarán a aparecer”.

Bernachi se refirió además al nuevo grupo policial Anti Piraña. “Es un cuerpo especial que tiene un único objetivo: perseguir a las personas que cometen este tipo de delitos. Se trata de policías que fueron capacitados para luchar contra las personas que se especializan en cometer estos robos”.

El comisario remarcó que la fuerza se encuentra ante un trabajo arduo que requiere mucho sacrificio. “Necesitamos la colaboración de los ciudadanos. Ellos deben denunciar los casos para que podamos diagramar los operativos”, concluyó.

Comentarios