Un error en el sistema frustró a los asaltantes

Pensaban llevarse medio millón de pesos, pero robaron $ 40.000.

16 Mar 2019

Pensaron que se llevarían un buen botín. La banda eligió el último día de cobranza para asaltar la sede de EDET en La Madrid e ingresó al salón a las 10, tres horas después de que abrieran las puertas. Pero el dinero que se llevaron fue reducido porque cometieron el atraco 10 minutos después de que comenzaran a cobrar el servicio, ya que se había producido una falla en el sistema informático.

Gerardo Zelaya, locutor del pueblo, trabajaba en la radio que está ubicada al lado del local de la firma. “Escuché gritos que en principio no supe de dónde provenían. Después advertí que llegaban desde el lado. Cuando salí a ver lo que sucedía, un auto Ford Fiesta celeste se alejaba a toda velocidad. Enseguida comencé a informarme de lo que había pasado”, contó.

Dos delincuentes habían irrumpido en el local, ubicada frente a la plaza principal del lugar, golpearon con la culata de sus armas a los cajeros para obligarlos a entregar la recaudación que tenían hasta ese momento.

“¡Dame, dame el resto, que hay mucho más guita!”, insistieron los asaltantes, informados de que era una jornada con recaudación elevada. Desconocían lo sucedido con el sistema informático. Al final también tomaron dinero de algunos de los clientes que permanecían haciendo cola para pagar. El tercer miembro de la banda se había quedado de “campana” en el auto.

“Todos quedaron asustados y no podían aún creer lo que había pasado a plena luz del día”, apuntó Zelaya. “La Policía local fue alertada y enseguida libró radiogramas a los puestos fronterizos y otros puestos de ruta con el fin de dar con los delicuentes. El operativo, por suerte, dio resultado”. añadió.

A los asaltantes se les secuestró el auto y las armas que utilizaron en el atraco. “Los ladrones llegaron hasta aquí porque no hay seguridad en el pueblo, a pesar de ser pequeño. En la comisaría hay tres policías de guardia por día. Y uno de estos no puede abandonar su puesto en caso de una emergencia como la que vivimos”, se quejó Eliana Medina. “Te pueden estar matando y nadie va a venir en tu auxilio. Que se haga responsable el que está obligado a pedir más personal policial”, añadió.

“Es una locura la inseguridad que se vive. Afortunadamente, en este hecho no hubo víctimas y todo terminó bien”, reflexionó Arnaldo Vallejo.

Zelaya consideró también que la tarea de los asaltantes estuvo facilitada por el hecho de que la sucursal carece de vigilancia privada, de guardia policial y hasta de cámaras de seguridad. “En ese contexto, los tipos actuaron sin ningún impedimento”, observó.

Comentarios