Los Premios Oscar 2019: alegato por la diversidad

“Green Book” fue la sorpresa de la noche, ya que se alzó con el premio mayor a mejor película del año.

25 Feb 2019 Por Ricardo Reinoso

Con la banda Queen en el escenario y una multitud de estrellas de cine aplaudiéndolos de pie, la ceremonia del Oscar comenzó con la vara bien alta y no se extrañó la ausencia de un maestro de ceremonias. Por el contrario, lo suplieron otras figuras que aportaron comicidad: un trío de actrices en la apertura, el disfraz de Melissa McCarthy, otras breves intervenciones como la de Mike Myers o las chanzas de Samuel L. Jackson hacia su amigo Spike Lee, uno de los eternos candidatos postergados desde hace décadas.

La primera gran emoción llegó con el premio a Alfonso Cuarón por la fotografía de “Roma”. Poco después el director subió de nuevo a recibir la estatuilla a la mejor película en idioma extranjero. Javier Bardem presentó esta categoría en castellano y recibió aplausos, en clara muestra de apoyo a la apertura multicultural de la industria hollywoodense.

“Ya se puede hablar en español en los Oscars. Ya nos abrieron la puerta y no nos van a sacar de aquí”, dijo el actor mexicano Diego Luna en el escenario, en referencia a las múltiples nominaciones de “Roma”.

Contra el racismo

Otras ovaciones merecidas fueron para los guionistas de “Green Book” y de “El infiltrado del KKKlan”, dos películas donde el tema del racismo es central en la trama. Por fin, Spike Lee -un director de culto y militante por la igualdad de derechos de los negros- subió a recibir una estatuillla: la del Mejor Guión Adaptado. Cabe recordar que en otros tiempos el tema racial era resistido por la Academia de Hollywood, al extremo de que en 1985 “El color púrpura” (Steven Spielberg) fue nominada en 11 categorías y no ganó ninguna.

Aunque no falta poco para las próximas elecciones en Estados Unidos, Lee pidió que se tomen las decisiones correctas respecto del amor y el odio, apuntando directamente contra Donald Trump, a quien destroza en su premiada cinta. Al presentarlo, Barbra Streisand remarcó la importancia de la película de Spike en la conyuntura actual de Norteamérica.

El Oscar (actor de reparto) a Mahershala Alí por “Green Book” confirmó las predicciones y, junto con el de Regina King (actriz de reparto), alimentó la presencia afroamericana en el escenario.

Otro premio merecido fue el de Mejor Actriz Protagónica para Olivia Colman por su formidable papel en “La favorita”. Pero es inexplicable que a Glenn Close -de 71 años- se le siga negando el Oscar, después de haber estado nominada siete veces.

Una sorpresa

Sin dudas, “Roma” confirmó su brillante trayectoria previa al llevarse Cuarón la estatuilla a la mejor dirección. Pero “Green Book”, que estaba tercera en las apuestas previas, dio la sorpresa como mejor película. Se impuso no sólo a la exquisita obra del director mexicano, sino también a la del griego Yorgos Lanthimos, que se destaca por su calidad y singularidad artística.

“Green Book”, una historia divertida y conmovedora que se basa en la realidad, tiene una cinematografía clásica, pero impecable, enriquecida por la banda sonora y por las actuaciones de Alí y un extraordinario Viggo Mortensen, en el mejor papel de su carrera. Si no le dieron el premio fue porque pesó más el personaje que hizo Rami Malek en términos de popularidad y de taquilla. Si la transformación de Malek en Freddie Mercury flaquea un poco por el lado del tamaño de la prótesis dental, igual se llevó el premio por haber superado tan exigente desafío.

Comentarios