Garvich: “si la recaudación alcanza lo proyectado, vamos a ‘vivir’ el año sin que nada nos sobre”

Al ministro de Economía le preocupan los efectos de la recesión nacional, de la transferencia de gastos federales y el impacto social de la crisis.

06 Feb 2019 Por Álvaro José Aurane

La proyección anual sobre el rumbo de las finanzas públicas con que cuenta el Ministerio de Economía de la Provincia determina que el Gobierno hoy, en esa materia, está tranquilo con respecto al corto plazo; pero alerta en lo referido a cómo evolucionará la situación hacia la segunda mitad del año.

“Si la recaudación alcanza los niveles proyectados, vamos a ‘vivir’ el año. Sin nada que nos falte, sin nada que nos sobre”, asevera el ministro Eduardo Garvich. Recibe a LA GACETA en su despacho de la Casa de Gobierno, acompañado por el secretario de Hacienda, Rolando Steimberg.

En todo caso, la principal preocupación del ministro -expresada por él como tal- es la situación de la economía nacional: en el horizonte, esa coyuntura le dibuja tres frentes de tormenta.

El primero de ellos es la recesión actual y las casi nulas expectativas de cambio que el Gobierno tucumano tiene con respecto a la coyuntura federal. El ministro explica que el retraimiento de la economía no se traslada simétricamente a las cuentas públicas provinciales, sino que en este último caso el desplome es mayor. “Si la economía cae un 3%, la merma de la recaudación es mucho más profunda porque la gente prioriza los gastos básicos y deja de pagar de impuestos”, puntualiza. No es un pronóstico: “Hace varios meses que la recaudación crece por debajo de la inflación”, manifiesta Garvich. Steimberg precisa que esa disparidad comenzó en el segundo semestre del año pasado, y que se mantiene desde entonces.

Durante 2018, la recaudación acumulada alcanzó los 19.643 millones, de acuerdo con la información oficial de la Dirección General de Rentas. Para este año, el Gobierno prevé ingresos mediante los tributos provinciales por un total de 24.210 millones, de acuerdo con el Presupuesto General de la Provincial sancionado por la Legislatura (Ley 9.138, sancionada el 30 de noviembre pasado). Es decir, la Casa de Gobierno calculó un aumento en la recaudación del 23,3%, inferior inclusive al promedio de aumento global del Presupuesto 2019 con respecto al del año anterior, que fue del 25,6%.

Si se cumple ese porcentaje, los ingresos provinciales sólo en materia fiscal representarán el 25% del total de los recursos ($ 96.300 millones) presupuestados para este año. “Grosso modo, los recursos propios representan el 30% del Presupuesto. En la provincia llegamos a tener una relación del orden del 80% de fondos nacionales y de sólo 20% de dineros provinciales. Ahora ha variado porque mejoró la recaudación local y porque cayó el envío de recursos provinciales”, contrastó el funcionario.

Justamente, el segundo “frente de tormenta” que Garvich avizora es lo que define como una transferencia de gastos federales que, directamente en unos casos e indirectamente en otros, la Nación está transfiriendo a la provincia. “La Nación ya no se hace cargo del subsidio para la tarifa social de la luz y tampoco del subsidio para el transporte público de pasajeros. Ambas cuestiones impactan directamente en las tarifas. Pero, además de situaciones como esta, nos enfrentamos a que el Plan Remediar ya no está cubriendo todos los medicamentos que antes, con lo cual también la Provincia tiene que asistir en esos casos”.

24.210 millones de pesos es lo que el Gobierno prevé recaudar este año, según el Presupuesto 2019.

LA GACETA le recordó al ministro, en ese punto, que la Casa Rosada ha dicho que ha compensado ampliamente esos recursos a las provincias. Garvich sostiene, justamente, que la expresión “las provincias” es una generalización dentro de la cual Tucumán no se ve beneficiada. “La Nación alega que compensó las partidas mediante el Pacto Fiscal. Tucumán, en ese contexto, también redujo alícuotas de impuestos provinciales. Y la Casa Rosada adujo que giraría recursos provenientes del gravamen de la renta financiera. Pero en ese contexto, hubo provincias muy beneficiadas, como Buenos Aires; otras que salieron empatadas; y otras como Tucumán, que perdieron mucho”, puntualizó. Traducido a números, Garvich redondea la pérdida del erario provincial en $ 8.000 millones. Una mitad por la caída de subsidios, la otra por la merma en la recaudación directa como consecuencia de la reducción de alícuotas de tributos locales.

El tercer frente al cual el Gobierno le presta articular atención es el de las consecuencias sociales que derivan de la crisis económica nacional. “Mantuvimos abiertos los comedores escolares durante enero y lo haremos durante febrero para dar contención alimentaria a los chicos. Ahora, en las reuniones con los técnicos, ya se está hablando de incrementar la asistencia nutricional para los mayores”, ejemplifica el ministro. A eso agrega que la Nación tampoco está brindando asistencia económica para sostener los planes interzafra, que se otorga a los obreros de la caña y del limón durante los meses en que no hay cosecha. “En definitiva, estamos observando un crecimiento del gasto para atender necesidades sociales”, sintetizó.

Frente a este panorama, Garvich puntualizó a LA GACETA que la Provincia ha obtenido de la Nación, a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, un préstamo de $ 3.000 millones, que se desembolsará en tres partes iguales durante este mes, abril y junio. “Ese dinero es, ni más ni menos, una red de contención. No creo que vayamos a emplearlo, pero queremos tener la absoluta seguridad de que los sueldos y los gastos de funcionamiento van a estar completamente garantizados”, puntualizó.

Actualmente, según precisó Steimberg, la “planilla salarial” de la provincia, que incluye, también, los haberes de los empleados de las comunas y el Pacto Social con las Municipalidades, asciende a $ 4.000 millones. Anualizados (aguinaldo incluido), $ 52.000 millones. Lo que equivale al 54% del Presupuesto provincial para este año.

Comentarios