El Seven se unió al arte para ser más majestuoso

27 Ene 2019
1

Sentada bajo el sol en una esquina de la cancha principal, Mariela Bellotto vuelca en un lienzo aquello que siente sobre todo lo que tiene ante sus ojos. No tiene nada planeado: para ella, el arte se trata de emociones que fluyen, y cuando esa corriente se produce, sus manos vuelan. “En una cumbre internacional de tango, pinté tres cuadros en cuatro tangos. Cuando algo me emociona, es así”, describe. Por fortuna, el rugby también la emociona, y por eso aceptó el reto de pintar cuatro cuadros para que fueran entregados en la premiación. “Lo que amo de este deporte es el contexto, que puedas traer a tu familia. Recuerdo que yo iba a ver jugar a mi hermano (el ex Puma Javier Belloto) con los dos bebés en brazos”, cuenta la madre de Isaías y Nahuel Montoya Bellotto, jugadores de Unsta (Huirapuca). Al final hizo cinco cuadros. ¿Para quién fue el quinto? Para un achilatero que se paró varias veces a ver cómo pintaba.

Comentarios