Fernández, Benítez y Menéndez ya habitan el mundo "santo"

Con nuevas incorporaciones, San Martín hizo fútbol en La Ciudadela. Desde hoy, el equipo concentrará y entrenará en doble turno

07 Ene 2019

En vaciones, algunos viajan a destinos turísticos y otros se quedan disfrutando de su tiempo libre en la provincia, buscando diferentes actividades que durante el año no pueden realizar.

Domingo de Reyes, fin de semana de vacaciones, temperatura de 25° -en pleno enero- y un cielo parcialmente nublado invitó ayer a unos 15 hinchas de San Martín a ir a La Ciudadela a ver la práctica del plantel superior, prevista desde las 9.

En el cuarto día de pretemporada, el plantel de San Martín volvió a pisar el estadio de Bolívar y Pellegrini. Después de 30 días, los botines volvieron a pisar el piso de casa, la cual en esta oportunidad no estaba repleta de hinchas cantando, ni tampoco tenía banderas sobre las telas de alambre. Los 15 estoicos en sus butacas de la platea central baja, mate y unas galletas a mano, hacían el aguante.

Gastón Coyette planteó una práctica de fútbol de una hora y media, en la que con pecheras rojas y verdes dispuso distintas posibles estrategias de juego.

Entre los 11 de rojo y verde se pudieron divisar dos caras nuevas, que entre pelota y pelota alzaban la vista y miraban para las tribunas rojas, ahí donde está pintado el gigante C.A.S.M. de calle Carlos Pellegrini y a las butacas albirrojas de calle Matienzo. Esos ojos curiosos eran los de Nahuel Menéndez y Oliver Benítez, dos de las nuevas incorporaciones a la plantilla de San Martín, los que llegaron a reforzar puestos que el DT consideraba de suma importancia para encarar esta segunda etapa. El defensor central y el volante por derecha hicieron un poco de físico y luego se sumaron al juego con pelota con el resto del plantel.

“Llegué el sábado al mediodía. Ya durante el domingo hicimos una práctica de fútbol. Para ser el primer día me sentí bastante bien”, contó Benítez, que fue compañero de Matías García y admitió que la llamada del “Caco” y de Coyette influyeron en su decisión de llegar a San Martín.

DESDE CHILE. Oliver Benítez se convirtió en el tercer refuerzo de San Martín. la gaceta / fotos de héctor peralta LA GACETA/ FOTO HÉCTOR PERALTA.

Mientras que Juan Jaime y Jorge Carranza eran los arqueros de la práctica de fútbol planteada por el cuerpo técnico, Patricio Albornoz fue el que más compartió con Pedro Fernández en su primera jornada como uno de los arqueros de San Martín. En el córner de Matienzo y Bolívar, Albornoz y el ex Chacarita practicaron bajo las órdenes de Lisandro Mendoza (entrenador de arqueros). Finalizadala tarea, Fernández comentó: “tanto los chicos, como Lisandro, me dieron una bienvenida excelente. Estoy contento de comenzar a la par de todos”. Después agregó: “la humedad también nos recibió, uno no está acostumbrado y se hace sentir en todo momento”.

Cuando el reloj se aproximaba a las 10, las nubes le dieron paso al sol y la pesadez del verano tucumano comenzó a decir presente en la práctica. Media hora más tarde, Coyette reunió a los suyos en el centro de la cancha y dio por finalizado el entrenamiento. El momento de elongar los isquiotibiales, gemelos, aductores, cuadriceps y lumbares se desarrolló bajo techo, para resguardarse del duro sol.

Desde hoy, la pretemporada cambia para todo el plantel, con prácticas desde las 9 y las 18, a doble turno. La concentración será cosa de los próximos días.

EN EL ARCO. Fernández entrenó por primera vez en el estadio, junto con Albornoz. LA GACETA

Comentarios