Gustavo Alfaro: “esto es cielo o infierno”

El entrenador fue presentado en Boca; actitud y franqueza se destacaron en sus primeras palabras ante el gran desafío que enfrenta.

03 Ene 2019
1

¿Será Gustavo Alfaro la medida de lo que busca Boca para apagar el fuego que se encendió al perder la final de la Copa Libertadores ante River? Se sabe que practicar las “futurología” es una de las debilidades argentinas. Y más en un deporte tan popular como el fútbol. Adelantarse al tiempo y vislumbrar, como en este caso, el resultado de un nuevo ciclo, no escapa a ningún fanático. El DT, que firmó ayer contrato con la entidad de La Ribera por dos años, llega precedido de buenos antecedentes. Pero eso ni le asegura un buen pasar, ni lo pone contra las cuerdas. Simplemente porque llegó al club en el que “ganar siempre” es parte de su ADN.

Al menos, el entrenador santafesino de 56 años dio ayer en la conferencia de prensa de presentación varias pautas de conocer con absoluta contundencia el lugar en el cual ingresó. Sus palabras fueron ciertamente reveladoras...

• “Espero estar a la altura de Boca. Es una mezcla de orgullo y desafío estar acá. No fue una decisión sencilla que tuve que tomar para venir. Tenía sensaciones encontradas. Pero siento que estoy cumpliendo un compromiso que asumí con mi ‘viejo’, cuando le dije que dejaba ingeniería química y le prometí llegar a lo más grande del fútbol argentino.”

• “Mi salida de Huracán fue controvertida y muy difícil, por la relación que tenía con los jugadores. Pero no traicioné a Huracán.”

• “La vara está muy alta. Boca está obligado a ganar todo lo que juega. No tiene purgatorio: esto es cielo o infierno. Salir campeón es la meta. La vida es la suma de todas nuestras decisiones y ésta es la mía. Cuento con un plantel muy rico que viene de jugar final de Copa Libertadores y de ser dos veces campeón del fútbol argentino. El nivel de presión es alto pero las posibilidades también.”

• “Sobre la final perdida ante River Plate por la Copa Libertadores, sabemos que el duelo ya se hizo y ahora hay que mirar para adelante para empezar a construir la victoria que vendrá.”

• “Es necesaria la llegada de un marcador central, tras la venta de Lisandro Magallán a Ajax. El paraguayo Junior Alonso, que firmará hoy a préstamo, puede ser lateral por izquierda o stopper en una línea de tres”.

• “Se pueden ir jugadores. Hablé con Nicolás Burdisso para ver a quiénes se tratará de suplantar, o bien le puedo decir que me falta un jugador.”

• “Carlos Tevez es el jugador emblemático que tiene este plantel y tenemos que apoyarnos en él. No vino a Boca a terminar su carrera, sino a buscar la gloria, y en ese camino está.”

• “Me siento orgulloso de suceder a Guillermo Barros Schelotto, que fue bicampeón de la Superliga y llegó a una final de la Copa Libertadores”.

• “Hay un plantel muy rico, uno de los mejores de Sudamérica, y entonces el nivel de posibilidades de éxito es alto también.”

• “Las presiones, obligaciones y responsabilidades siempre están, en algunos clubes es salvar la categoría, en otros es entrar a una copa y en otros es salir campeón.”

• “Estoy en la etapa final de mi carrera. Son los últimos años que voy a dirigir, esta era una experiencia que me gustaría atravesar, estoy en un momento de plenitud, con muchas cosas por dar y por conquistar, y ganar una Copa Libertadores es lo que le falta a mi carrera.”

• “Hoy tengo una bala de plata. No todos los entrenadores la tienen. Y la quiero hacer valer como yo creo que la puedo hacer valer.”

El camino de Alfaro

1- Atlético Rafaela
El club de su ciudad y donde desarrolló su carrera como mediacampista 1988-1992 fue el que lo vio debutar como DT. Dos fueron las oportunidades en las que lo dirigió. 


2- Patronato de Paraná
Llegó en 1998 y su paso fue de sólo seis meses en la institución. Disputó el viejo Argentino A; estuvo cerca de lograr el ascenso a la Primera B Nacional.

3- Quilmes
Una de sus máximas deportivas. En su primera temporada como DT -2003-, el equipo logró el ascenso a primera división y en la siguiente consiguió la clasificación a la Copa Sudamericana y a la Copa Libertadores.

4- Belgrano
En 2001 disputó 14 partidos en el club cordobés, de los cuales ganó sólo dos. Esta es una de las pequeñas “manchas” del DT.

5- Olimpo
Tras una campaña para el olvido en su anterior club, al llegar a la institución de Bahía Blanca, Alfaro consiguió coronarse campeón de la Primera B Nacional y con ello el ascenso a primera para el “Aurinegro” bonaerense.

6- San Lorenzo
A mediados de 2005 llegó a dirigir uno de los cinco grandes del fútbol nacional. La campaña 2006 comenzaría de manera prometedora, pero terminaría para el olvido. Sus dirigidos romperían el récord del club en derrotas como visitante y de goles en contra en torneos cortos. Así, su permanencia en la entidad de Boedo se terminó.

7- Arsenal
Lo dirigió en 2006 y en 2010. En la primera campaña clasificó al club -por primera vez en su historia- a la Copa Sudamericana y a la Copa Libertadores. Llevó a los de Sarandí a su primera Sudamericana. En 2010, en su vuelta al club, obtuvo el Torneo Clausura de Primera División en 2012 y la Supercopa Argentina.  En junio de 2014 terminó renunciando por la mala posición del equipo en la tabla de Primera.

8- Rosario Central
Llegó en 2008. Su paso por la institución rosarina sería similar al de Belgrano: para el olvido. En 14 partidos, sólo cosechó dos victorias y sufrió diez derrotas.

9- Al-Ahli
La temporada 2009 encontraría al actual DT de Boca en Arabia Saudita. De su paso por el club mucha información no se conoce.

10- Tigre
Tras ser echado de Arsenal por la mala campaña cosechada en septiembre de 2014 llegaría a la institución de Victoria (Buenos Aires). Lo dirigió hasta 2016.

11- Gimnasia y Esgrima La Plata
Su paso por uno de los grandes de la capital de la provincia de Buenos Aires fue breve -sucedió entre 2016 a 2017-. Culminó con su renuncia después de perder 1 a 0 con un clásico Estudiantes y quedar así eliminado de la Copa Sudamericana.

12- Huracán
Como director técnico del “Globo”, las buenas vibras regresaron. Nuevamente el entrenador consiguió una clasificación para la Copa Libertadores, en este caso, la de este año. Tras desvincularse de Huracán, el entrenados santafesino de 56 años llega a Boca.

Comentarios