Pasó del fútbol a las pistas de atletismo, y a patrullar las calles

20 Dic 2018 Por Mariana Apud
1

El momento que “Rafa” identifica como el nacimiento del maratonista, es a los 19 años. Hasta ahí era un futbolista que defendía la camiseta de Libertadores de Raco. Cuando su hermano Sergio regresó del servicio militar, cumplido en Tierra del Fuego, Lencina comenzó a imitarlo y empezó a correr. Varios años después surgió, más por una necesidad que por vocación, el servidor público. “Cuando empecé a correr no tenía planeado ser policía. Salió como a los 30 años. De correr no iba a vivir, por eso busqué ser policía”, contó el atleta. Lencina forma parte de la Patrulla Motorizada. “Me levanto a las 5.20; hay que presentarse a las 6”, empezó contando sobre su día de trabajo. “Hay que sacar la moto y hacer el recorrido. Cumplo las ocho horas en las que se puede recibir también el llamado del 911. Almuerzo, duermo media hora y entreno las pocas horas que quedan. Así son todos los días”, comentó.

Sus compañeros bromean con respecto a la combinación maratonista-policía. Pero es una realidad: a veces, la capacidad de correr hace la diferencia. “En Villa Mariano Moreno, en la ruta 9, tuve que cruzar sin mirar. El delincuente llevaba una pistola de juguete. Lo reduje, pero estaba solo porque mi compañero se fue en la moto a la villa; no tenía quién me ayudara a poner las esposas. Un civil, un ángel que me mandaron, fue el que me ayudó. Y me dijo: ‘este señor varias veces le robó a mi mujer’”, contó uno de los episodios laborales que lo marcaron.

Comentarios