El transporte clama por un “salvataje” provincial

Los empresarios consideran que el miércoles será un día “D” para la actividad. Se reunirán con el ministro de Economía de la provincia, con el fin de definir qué se hará tras el traspaso que hizo la Nación de la obligación financiera. El Concejo ya avisó que no subirá el valor del boleto.

25 Nov 2018 Por Martín Dzienczarski
1

PUJA POR EL PRECIO. Los empresarios quieren llevar el boleto a $ 27. Los intendentes del Gran San Miguel de Tucumán contestan que no avalarán una suba. la gaceta / fotografia de diego araoz

La situación crítica de las empresas del transporte público por la eliminación de los subsidios nacionales al sector tendrá su “día D” la semana que viene: la cúpula de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) se reunirán el miércoles con el ministro de Economía, Eduardo Garvich, para analizar si la provincia puede hacerse cargo de la ayuda económica.

Si bien la Provincia había adelantado que no podrían compensar los fondos, el gobernador Juan Manzur ordenó a sus ministros a estudiar el escenario: “di instrucciones a los ministros para que se sienten con los representantes de las empresas para ver qué solución o paliativo se puede dar. Hay un hecho concreto: la Nación está quitando un subsidio al transporte público y a los combustibles”.

El vicepresidente de Aetat, Jorge Berreta, había adelantado a este diario que solicitarán formalmente una nueva suba de la tarifa, para llevar el boleto mínimo desde los $ 15,50 actuales hasta $ 27. “Solicitaremos un pedido de incremento del boleto en el Concejo y en el Poder Ejecutivo, pero la verdadera lucha es por los subsidios, el sistema sin subsidios se cae”, explicó.

Subsidios nacionales

En el Presupuesto de la Nación de este año, los subsidios al transporte público alcanzan un fondo de $ 100.000 millones. De esa cifra, $ 22.000 millones se distribuyen entre las empresas de colectivos de las 23 provincias del país. Los $ 78.000 millones restantes se destinan a las firmas de la ciudad de Buenos Aires y de las 41 intendencias que conforman el conurbano bonaerense -el sector es identificado como Área Metropolitana de Buenos Aires, AMBA-. Para el AMBA los subsidios se destinan a subte, trenes y colectivos.

Las empresas tucumanas recibirán este año alrededor de $ 2.100 millones de subsidios nacionales. A pesar de que el sistema de distribución de fondos nacionales es inequitativo, desde Aetat insisten en que sin subsidios el servicio no puede sostenerse.

Cada vez que una usuario paga un boleto de colectivos con la tarjeta SUBE en la ciudad de Buenos Aires, la Nación paga $ 14,41, contra $ 7,29 a cada viaje en las 14 líneas urbanas en San Miguel de Tucumán con la tarjeta Ciudadana. Es decir, el doble de subsidios para la capital del país. Si se calcula la tasa de pasajeros transportados por kilómetro cubierto en los recorridos, tomando el promedio de pasajeros en unos 26,9 millones y la cantidad de kilómetros cubiertos por los recorridos, el índice de pasajeros por kilómetro en CABA es de 3,15. En San Miguel de Tucumán el índice de pasajeros por kilómetro es de 2,34. Es decir que en CABA viajan un 35% más. Sin embargo, considerando los 433.710 pasajeros promedio de la capital tucumana con los subsidios entregados a las empresas urbanas, el subsidio por pasajero es de $ 7,29. Si bien en CABA viaja un 35% más de pasajeros en promedio, los subsidios por cada viaje son casi el doble: $14,41. Los datos se desprenden del estudio de costos elaborado por la Universidad Nacional de Tucumán, cotejados con las planillas de subsidios del Ministerio de Transporte de la Nación.

A pesar de que la tasa de pasajeros por kilómetro se equipara en los recorridos de media distancia de Tucumán (por ejemplo en un viaje entre la capital y Concepción), y en el área dos del conurbano bonaerense (entre Capital Federal y Zárate), se mantiene la brecha entre subsidios por pasajero. El índice de pasajeros por kilómetro es de 0,76 en estos recorridos tucumanos, y de 0,74 en los recorridos del conurbano bonaerense. Sin embargo, por cada viaje de media distancia en Tucumán la Nación subsidia $13,15 contra $ 31,72 en Buenos Aires.

Incluyendo los $ 8,6 millones mensuales de subsidios provinciales por la emergencia del transporte público en estos recorridos, la ayuda económica llega a $4,01 por viaje. No llega a compensar la brecha. La Provincia distribuye este año por la ley de emergencia del sector unos $ 20 millones mensuales cuando los subsidios nacionales rondan los $ 200 millones.

Dos aumentos este año

Cuando ingrese el pedido de los empresarios al Concejo, será el tercer pedido de incremento que se tratará en el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán y en la Dirección de Transporte de la Provincia del año. En enero, viajar en colectivo en la capital costaba $ 9,35. En febrero se aumentó la tarifa a $ 12,50, y en septiembre se lo llevó a $ 15,50, redondeando un 64% de suba anual. Si los concejales capitalinos concedieran el incremento que pedirán los propietarios de las empresas de transporte, el boleto se incrementaría un 188% este año.

Los presidentes de las bancadas del Concejo ya adelantaron que no votarían un nuevo incremento este año. “Es imposible un aumento así. Para mí, hasta el año que viene no se puede aumentar nada”,, había afirmado Armando Cortalezzi, presidente del cuerpo.

Comentarios