El nuevo “dibujo” de Coyette tuvo éxito en San Martín

El DT aprovechó el parate antes del duelo de Racing y trabajó a fondo en lo táctico, hasta encontrar un esquema flexible que calzó perfecto en el equipo.

25 Oct 2018 Por Bruno Farano
1

HOMBRE CLAVE. Como lateral volante por izquierda, García realiza un trabajo fundamental en el nuevo esquema planteado por Coyette. “Caco” fue decisivo el domingo. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

A veces el tiempo lo es todo en el fútbol. Tras la llegada de Gastón Coyette, San Martín tuvo que jugar dos partidos en cinco días y el nuevo entrenador casi que no había tenido tiempo para inculcar sus mandamientos y tratar de que el equipo encontrase el ritmo que él pretendía.

Por eso la fecha FIFA apareció en el momento justo para el “Santo”. Durante dos semanas, el DT dispuso de tiempo para reajustar las piezas que consideraba que estaban firmes, mejorar los puntos “flacos” de un equipo que aún no había podido encontrarse a sí mismo y probar variantes; sobre todo en lo que respecta a los esquemas.

Coyette llegó con “su” manual del 4-3-3 bajo el brazo. “Es el esquema que más me gusta, pero iremos viendo”, habían sido sus palabras luego de dirigir su primera práctica en el complejo “Natalio Mirkin”.

Con pocas horas de trabajo, armó los equipos para enfrentar a Banfield y Aldosivi en base a sus principios. Apuntó a mantener su modelo ideal y lo hizo con determinación.

Pero con tiempo tras la derrota en Mar del Plata demostró que no es un entrenador caprichoso y siempre está buscando herramientas para mejorar el funcionamiento de su equipo. Habló con sus jugadores; les hizo saber lo que pretendía y también los escuchó para ver qué es lo que sentían. Probó con cuatro y hasta cinco defensores, tres volantes, con un enganche y rodeó mejor a Claudio Bieler; hasta que se definió por un esquema que rindió sus frutos ante el líder Racing, a pesar que tuvo que hacer un enroque cuando el equipo se quedó con 10 por la expulsión de Ignacio Arce.

Coyette optó por un esquema flexible que mutó entre 5-3-2, cuando el equipo esperaba a su rival, y un 4-3-1-2 cuando recuperaba la pelota y decidía lanzarse en busca del arco enemigo. Cuando se quedó con un hombre menos, armó un 4-4-1 que tuvo la virtud de aguantar los embates para sacar los golpes letales en los momentos justos.

“En el fútbol actual es importante manejar varios esquemas para poder adaptarte a las diferentes situaciones”, asegura el entrenador feliz por cómo San Martín sacó de la galera un partido complicadísimo pero, sobre todas las cosas, por cómo se movió tácticamente. “Nos paramos con tres centrales más dos laterales un poco más adelantados, que fueron salida rápida. Pusimos los dos puntas amenazando al rival y ubicamos a “Tino” (Costa) como enganche. Me gustó mucho como se movió el equipo durante ese lapso, lástima que después tuve que modificar ese modelo”, agrega.

“Nos da opciones para defender y atacar con mucha gente. Hay que enfocarse en este sistema porque si lo aceitamos podemos andar bien”, asegura Adrián Arregui, dejando en claro que el convencimiento del nuevo dibujo también viene de puertas adentro del vestuario. “Lo practicamos durante las semanas anteriores y habían salido muy buenos entrenamientos. Quizás expulsión de ‘Nacho’ nos obligó a modificarlo, pero también pudimos acomodamos”.

Con el ánimo renovado y la mochila de 1.000 kilos olvidada en el fondo del armario -al menos por una semana- Coyette siguió dándole forma al nuevo dibujo táctico pensando en el duelo contra Talleres. Eso sí, el DT no se aferra al “11” de memoria. En el buen sentido de la frase, claro. “Es obvio que todo entrenador siempre quiere encontrar el equipo, que funcione y que obtenga resultados. Pero también es bueno mantener la competencia interna entre los chicos y que todos sepan que pueden jugar. Hay que buscar las variantes para que el equipo pueda ir fortaleciéndose”, sentencia “Gato” con una sonrisa ancha por la buena puesta en escena de su equipo, gracias a su jugada de ajedrez que le permitió al “Santo” sumar su primera victoria en la Superliga.

Comentarios