Imputan a un funcionario por el robo de la estatua

La Justicia sigue sumando indicios en contra del personal de Espacios Verdes. En Salta harán una pericia clave. Lo acusan de no haber cumplido con su deber de funcionario por haberse demorado en descubrir el faltante y hacer la denuncia.

29 Sep 2018 Por Gustavo Rodríguez
1

“MEDITACIÓN”. La pieza pesa unos 200 kilos, según los especialistas.

Un funcionario municipal será imputado por la Justicia por el robo de la estatua “Meditación”, sustraída hace casi tres meses del parque 9 de Julio. La fiscala Adriana Giannoni acusará de incumplimiento a los deberes de funcionario público a Rufino Esteban Valdiviezo, que es el jefe del Departamento de Seguridad de la Dirección de Espacios Verdes, según confirmaron fuentes judiciales.

La obra fue denunciada como robada el martes 7 de agosto por las autoridades de esa repartición. En un principio se pensó que a la demanda formal en la Policía la realizaron cinco días después de que el personal se diera cuenta de la desaparición. Sin embargo, con los análisis de las imágenes que tomarcon las cámaras de seguridad, se descubrió que el robo se produjo el miércoles 1 de ese mes, es decir, dos días después de que los responsables de la repartición descubrieran el faltante.

Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos, cuando se descubrió el caso, declaró que no habían realizado la denuncia ni el viernes 3 ni al día siguiente porque la Seccional 11ª no contaba con el servicio de energía eléctrica. Reconoció que el domingo no insistieron y que el lunes tampoco pudieron cumplimentar el trámite porque no encontraron al comisario en la dependencia policial.

La fiscala descubrió que la comisaría sólo había tenido problemas con el suministro el viernes 3. También habría comprobado que un móvil del Servicio 911 se presentó al lugar después de que los municipales se dieran cuenta del faltante, pero les avisaron que realizarían la denuncia en la Seccional 11ª, paso que cumplieron varios días después.

Justamente la demora en realizar la denuncia del robo de la pieza fue considerada por Giannoni como un incumplimiento de los deberes de funcionarios público, ya que se trata de patrimonio de los tucumanos.

LA GACETA intentó comunicarse con las autoridades del municipio capitalino para que dieran a conocer su opinión sobre el caso. Sin embargo, dijeron que hasta el momento Valdiviezo no había sido notificado y que esperarían conocer más detalles de la acusación en contra del funcionario para realizar declaraciones.

Insistieron que en la repartición se había iniciado un sumario administrativo para determinar qué había sucedido. Los resultados, de acuerdo a lo que informaron, serán difundidos una vez que terminen de realizar su investigación.

Indicios

La fiscala, a lo largo de la investigación, sumó indicios para sospechar que el ladrón de la pieza podría haber contado con colaboración del personal de la repartición. (Ver el “Del parque a un lugar desconocido”) Fuentes judiciales confirmaron que ya tienen individualizado el vehículo que fue utilizado para trasladar la “Meditación”, pero aún no pudieron lograr identificar a su propietario.

Por ese motivo, enviaron a Salta las imágenes que existen sobre el utilitario blanco. Utilizando programas de mejoramiento y tratamiento de fotogramas tratarán de reconocer el dominio del vehículo. Paralelamente, desde la Justicia se pidió información al municipio para determinar si algún empleado que trabaja en la repartición tiene un vehículo de esas características.

Giannoni cree que un coleccionista privado se habría puesto en contacto con personal de la repartición para quedarse con la obra. También piensa que los sospechosos se habrían demorado en hacer la denuncia para que pudiera sacar de la provincia a la “Meditación”. Por ese motivo, también se están analizando las imágenes que se tomaron durante esos días en los puestos de peajes y de los puestos de control limítrofe de la provincia.

La escultura sustraída estaba emplazada dentro del parque 9 de Julio, junto a la avenida Ramón Paz Posse. El robo fue advertido por Ángel Díaz, quien tiene a su cargo el taller de restauración. La pieza pertenece a un conjunto de réplicas colocadas sobre esa arteria hace casi un siglo. Fue traída de Europa por Juan B. Terán y colocada en el parque en 1927.

Comentarios