Las empresas gestionan fondos para frenar un paro de ómnibus

En aquellas líneas de ómnibus que no completen el pago de agosto a sus trabajadores, la prestación del servicio podría verse afectada hoy.

07 Sep 2018
1

SITUACIÓN PRECARIA. Las concesionarias de ómnibus aducen que trabajan a pérdida y piden una suba del boleto. la gaceta / foto de analia jaramillo

Los empresarios y trabajadores del transporte público vivieron ayer una jornada colmada de tensión: desde el sindicato rechazaron la propuesta de pagar en dos cuotas el sueldo y adelantaron que realizarían un paro en las líneas que no depositen o paguen de contado la totalidad de los haberes hasta las primeras horas de hoy (algunos trabajadores no están bancarizados). Así, hasta anoche algunas empresas gestionaban los fondos para completar el pago de la planilla salarial, por lo que algunos servicios podrían verse resentidos hoy. “Rechazamos el pago desdoblado; todavía faltan algunas empresas que tienen hasta la medianoche para hacer efectivo el pago”, sintetizó César González, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), ayer por la tarde.

Hace dos semanas, desde la Asociación de Empresarios del Transporte Público de Tucumán (Aetat) habían informado por escrito a UTA que pagarían los sueldos de manera desdoblada por la crisis económica, la tarifa atrasada y la devaluación. A comienzos de agosto habían advertido que si el Concejo Deliberante de la capital y el Poder Ejecutivo provincial no trataban el pedido de ajuste tarifario, podrían realizar suspensiones de empleados, restricción de servicios o pagar los sueldos en cuotas. “Nuestro pedido ha sido soslayado, inclusive generando la instalación de nuestra problemática en los medios ofreciendo respuestas políticas, que no tienen que ver con la responsabilidad que les cabe para preservar un servicio público fundamental. De no tener una solución urgente, no estamos en condiciones económicas de una prestación normal”, firmaban la misiva el presidente y el secretario de Aetat, Daniel Orell y César Atim.

En julio, Aetat había solicitado subir la tarifa en la capital de los $ 12,50 actuales a $ 21. “La verdad que el estudio de costos que antes daba que el boleto debía costar $ 21, ahora nos marca que la tarifa debería estar en $ 25,10, por la última devaluación y con el dólar a $ 38. Sin embargo, no presentamos este último estudio de costos porque somos conscientes de la situación económica, porque si no se pudo resolver el pedido que hicimos hace meses, no tiene sentido presentar uno nuevo”, explicó a LA GACETA Jorge Berreta, vicepresidente de Aetat. “Lo dijimos varias veces, en esta situación crítica con un dólar por las nubes, insumos dolarizados, tarifas atrasadas e inflación, no pedimos tarifas para tener rentabilidad sino para poder sostener un servicio vital y la fuente de trabajo del sector”, continuó Berreta.

En los últimos años, los concejales de la capital sancionaron una suba del valor del boleto en las 14 líneas urbanas y luego la Dirección de Transporte de la Provincia elevaba las tarifas de las 56 líneas interurbanas y rurales, que conectan San Miguel de Tucumán con las otras 18 intendencias y más de 90 comunas en un porcentaje similar al concedido por los ediles.

El último incremento fue otorgado en febrero, cuando los concejales subieron la tarifa de $ 9,35 a los $ 12,50 actuales. “No están los ánimos para conceder otra suba de colectivos en el año en este momento”, había rechazado el tratamiento de los incrementos Armando Cortalezzi (PJ), presidente del Concejo. El cuerpo, sin embargo, solicitó informes a la Municipalidad para estudiar el expediente.

Los empresarios habían propuesto una alternativa de ajuste tarifario: llevar el boleto a $ 16 y luego conceder subas escalonadas hasta alcanzar los $ 21.

Comentarios