Dificultades para hacer una denuncia policial

31 Ago 2018

Si se ha salido ileso tras ser asaltado, sea en la vía pública o en la casa, la víctima experimenta la sensación de bronca, impotencia, amargura, desazón. Estas reacciones lógicas se transforman en indignación cuando se dirige a una repartición policial y luego de una espera considerable, le responden que no le tomarán la denuncia porque no está el oficial encargado o por cualquier otro motivo.

En nuestra edición del martes, publicamos reclamos de ciudadanos que pasaron por esa amarga experiencia. Uno de ellos contó que esperó dos horas en la comisaría 13ª y cuando llegó su turno le dijeron que no le tomarían la denuncia porque el personal debía acudir a un accidente de tránsito. “Me tuvieron más de dos horas esperando. Había un solo hombre denunciando antes de mí. Cuando me tenían que atender me dijeron que no podían hacerlo porque tenían que acudir un accidente de tránsito. Me fui muy enojado y sin poder la denuncia”, relató.

Una mujer dijo que el sábado 18 de agosto fue encañonada por dos motoarrebatadores en la esquina de Pellegrini y Ambrosio Nougués, y le robaron el celular a punta de pistola. Fue la comisaría 3ª para hacer la denuncia y la hicieron esperar una hora. “Me dijeron que para hacer la denuncia necesitaba la factura de compra del celular. Fue una forma elegante de correrme. Encima me dijeron que jamás recuperan los celulares robados. Así me volví a mi casa. Lo viví con mucha bronca e impotencia”, se quejó.

Un vecino que vive en Raúl Colombres y Alfredo Palacios, de la Capital, relató: “Lo que vivimos fue increíble. Hubo dos robos en una misma cuadra con dos horas de diferencia. Pero lo más grave fue la explicación del personal de la Seccional 10ª. Dijeron que no fueron a ver qué pasaba porque pensaban que se trataba de una broma infantil”.

Con mucha frecuencia, a través de nuestra cuenta de WhatsApp o de la Sección Cartas, nuestros lectores nos hacen llegar quejas por este asunto. Como se recordará, las denuncias deben efectuarse en la comisaría de la jurisdicción donde se produjo el delito; la constancia policial es un documento que se emite una vez que se realiza la denuncia. La única manera para que la Justicia pueda actuar es que se realice la denuncia. Se aconseja que en caso de que no se permita hacer la exposición, se la puede realizar en otra dependencia policial, corriendo el riesgo de no tener éxito.

Muchos damnificados deciden no denunciar los hurtos o asaltos porque no confían en que la Policía recupere los objetos robados y detenga a los delincuentes.

El ministro provincial de Seguridad dijo que ha diseñado un proyecto para que cualquier integrante de la fuerza pueda tomar la declaración del ciudadano. Afirmó también que el 96% del presupuesto de la cartera que él conduce (unos $1.300 millones, que no representan ni el 10% del total provincial), se gasta en salarios. Pero ni siquiera la incorporación de más efectivos policiales ha logrado hacer retroceder la acción de los delincuentes. La creación de una policía comunitaria podría ayudar a prevenir el delito y combatirlo con más efectividad. Si en las comisarías “desalientan” a las víctimas de la inseguridad a efectuar las denuncias, qué esperanza le queda al damnificado de encontrar respuestas en las instituciones a su drama cotidiano; la sensación de desprotección se profundiza aún más. Con burocracia e inacción difícilmente se podrá torcerles el brazo a los delincuentes.

Comentarios