La "ola verde" golpeó la economía de los argentinos

Con un dólar a $ 40, varias actividades paralizaron sus ventas. Los proveedores de alimentos esperaron señales, mientras la industria observa el panorama con preocupación. Se avecinan aumentos en los combustibles, un encarecimiento del costo para el uso de las tarjetas de crédito y también de los paquetes turísticos hacia el exterior.

31 Ago 2018
1

ARCHIVO

1- Alimentos
No hay precios. Eso se escuchó ayer en algunas actividades apenas se conoció que el dólar superó la barrera de los $ 40 y el Banco Central subió las tasas. Pasó en algunas entidades financieras y también en la web; no se podían concretar operaciones de crédito. Algunos grandes proveedores de alimentos para supermercados suspendieron temporalmente la entrega por falta de precios. Los empresarios del rubro afirman que las ofertas lanzadas seguirán este fin de semana, para no perder clientela. Dudan de cuál será el precio de reposición de mercadería.

2- Industria
El incremento de los costos de producción es el efecto inmediato de la devaluación del peso. Así lo indican los industriales locales. Particularmente, los azucareros sostienen que la reparación de los ingenios tienen valores dolarizados en un mercado “en el que todo se vende en pesos”. A este sector le inquieta la caída que experimentó la bolsa de azúcar desde febrero pasado (pasó de $ 600 a $ 520 en promedio). En el campo, la inquietud está relacionada con los nuevos valores que tendrán los insumos.

3- Salarios
El incremento del precio de los productos golpea de lleno al bolsillo de los argentinos. El traslado de la escalada del dólar a los precios es cuestión de tiempo. Los salarios han perdido siete puntos de poder adquisitivo durante el primer semestre del año, según difundió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Según esos datos oficiales, las remuneraciones en general aumentaron 9,2% entre enero y junio, contra un incremento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 16%.

4- Combustibles
Aunque las petroleras anunciaron que en septiembre se ajustaría entre un 5% y un 7% el valor de los combustibles, el reajuste podría ser mayor y llegar hasta el 10%. Los empresarios de la actividad indican que uno de los disparadores del aumento está relacionado con el componente dólar, además de la evolución del precio internacional del crudo. “Nadie sabe, a ciencia cierta, cuándo se producirá el aumento. Ya registramos 10 retoques en la pizarras en lo que va del año”, comentó un propietario de una estación de servicio. En Tucumán, el litro de nafta Premium de YPF cuesta $ 40,90 y la súper $ 34,24. A su vez, el diésel está en $ 29,55 y el diésel Infinia vale $ 34,69 el litro.

5- Tarjetas
El aumento de la tasa de política monetaria al 60% repercute directamente en el costo del uso de las tarjetas de crédito. Según los analistas,  el Costo Financiero Total (CFT) de las compras en cuotas puede llegar a reajustarse hasta un 120%. La cuestión se agudiza si se activa el pago mínimo, porque acumula más intereses. Ese pago mínimo implica cerca del 5% del saldo de la deuda y la totalidad de los gastos no financiables como los costos administrativos, intereses, cargos por mora, comisiones, impuestos, adelantos en efectivo y las cuotas de compras.  

6- Turismo
Viajar al exterior con un dólar elevado es toda una odisea. Las empresas del rubro ya están mandando paquetes con ofertas para destinos turísticos tradicionales fuera de la Argentina. “Las tarifas está sujetas al valor del dólar al tipo de cambio vigente al momento de adquirir los servicios”, aclaran en la mayor parte de las compañías turísticas. En la tarifa final de los boletos, las tasas aeroportuarias se cotizan en dólares (se pagan en pesos) al tratarse de un viaje internacional; esto también vale para algunos destinos regionales. Otro punto a tener en cuenta son las compras con tarjetas realizadas en el exterior. Generalmente, se cobran al tipo de cambio vigente al cierre de resumen.

Comentarios