Macri defendió la eliminación del Fondo Soja y las provincias piden compensación

Los ministros provinciales de Economía pidieron a la Nación que no sólo se achique el gasto, sino que se redistribuyan ingresos. El Presidente llega en un clima de hermetismo respecto de la agenda que desarrollará. “Todos los recortes duelen”, expresó.

24 Ago 2018
2

POSICIÓN FIRME. “También los intendentes deben hacer el esfuerzo”, señaló el jefe de Estado, en una entrevista concedida a una radio de Santa Fe. reuters

Las visitas presidenciales tienen un halo de hermetismo. Las que realizó a Tucumán Mauricio Macri no fueron la excepción. Ceremonial y Seguridad de Presidencia de la Nación mantienen la indefinición, hasta último momento, del recorrido que hará el jefe de Estado en su décima incursión por territorio tucumano desde diciembre de 2015.

Macri tiene previsto inaugurar hoy obras que realizó la empresa YPF Energía Eléctrica en la Central Térmica de El Bracho. “No hay otra actividad prevista”, señalaron anoche los funcionarios encargados de los detalles de la visita. En principio, se había barajado la posibilidad de que el Presidente habilite aulas de jardines de infantes en Benjamín Paz, Trancas. Y, tal vez, que incursiones por Chicligasta. Hasta se mencionó la posibilidad de que acompañe al intendente capitalino Germán Alfaro en una recorrida por esta ciudad. Nada confirmado. Sí una salida para reunirse, mano a mano, en algún lugar de la provincia con ciudadanos que le escribieron. Eso se difunde, luego, a través de las redes sociales.

“Vamos a estar con todo el equipo recibiendo a la máxima autoridad del país como corresponde. Va a ser un encuentro productivo”, dijo ayer el gobernador Juan Manzur, al confirmar la llegada de Macri. Ese es el mismo mensaje que transmitió públicamente cuando el Presidente vino el 9 de julio pasado para encabezar los actos de los 202 años de la Declaración de la Independencia. Macri y Manzur hablarán en El Bracho. Públicamente y, tal vez, algunos minutos en privado. La Casa Rosada viene solicitando gestos a las provincias para recortar el gasto público, con el fin de equilibrar las cuentas del país. A criterio del equipo económico federal, ese es el mejor mensaje que puede transmitírsele al mercado para que lleguen inversiones y se estabilice el rumbo económico argentino. Manzur ha dicho a LA GACETA, desde Chile, que no se opone a que el Gobierno nacional ejecute su programa de restricción presupuestaria en 2019. Pero aclaró que no será a costa de la cesión de recursos establecidos en acuerdos fiscales.

Macri, en tanto, dio ayer otro claro mensaje de que no volverá atrás con la eliminación del Fondo Federal Solidario. En una entrevista concedida a LT 23, Radio San Genaro, una localidad del interior de Santa Fe, recordó que la vigencia del Fondo Soja fue una decisión tomada por su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner “en el medio del conflicto con el campo”.

“Todos los recortes duelen y a mí es al primero que me duele pero estamos, de vuelta, generamos un Estado que gasta $ 500.000 millones más de lo que tiene. Eso nos lleva a endeudarnos cuando nos prestan”, arrancó el mandatario. Y continuó: “también los intendentes tienen que hacer un esfuerzo porque este Fondo Sojero proviene de una decisión de la Nación, que la tomó la ex Presidenta en el medio del conflicto con el campo para tratar de asociar a los intendentes en el no bajar las retenciones, que es algo que estamos llevando a cabo en este Gobierno, en que le sacamos las retenciones al trigo, al maíz, a los cítricos, a todas las exportaciones argentinas, salvo la soja, que viene bajando una escalerita”.

Las palabras del Presidente se conocieron en el momento en que los citricultores buscan contactarse con los ministros Luis Miguel Etchevehere (Agroindustria) y Dante Sica (Producción), con el fin de establecer cuál será la política federal para el sector.

En su contacto radial, Macri justificó la baja de las retenciones. “Porque un eje para nosotros es exportar y no podemos castigar a aquellos que exportan; tenemos que ayudarlos a los que exportan todo lo que podamos: intendentes, gobernadores, Presidente, ¿por qué? Porque la exportación trae empleo privado de calidad y lo que necesitamos es una Argentina, que se desarrolle en forma federal en cada rincón del país, que nadie tenga que abandonar su localidad”.

Impasse

La discusión fiscal entre Nación y provincias continuó ayer en la Casa de Salta en Buenos Aires, que convocó a ministros de Economía de 17 provincias (por Tucumán estuvo Eduardo Garvich). Por la Nación estuvieron los secretarios Rodrigo Pena (Hacienda) y Alejandro Caldarelli (Provincias y Municipios) y el subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero.

La intención de los ministros es contribuir con la aprobación de un Presupuesto 2019, pero no sólo en base al recorte de gastos, sino también a incrementar los ingresos, con efecto cascada hacia todos los distritos. El mensaje es que, si la Nación está dispuesta a coparticipar el esfuerzo fiscal, el mismo criterio debería adoptar en materia de un reparto equitativo de recursos. “Todos estamos en el tren de la reducción del déficit con la idea de llegar al equilibrio fiscal”, dijo uno de los representantes provinciales.

En el encuentro, la mayoría de los ministros planteó su descontento con la decisión de eliminar el Fondo Soja. Y, aquí, formalizaron un planteo: que la Nación compense con partidas de recursos a las provincias, con el fin de que se puedan seguir ejecutando obras en municipios y en comunas rurales. Los representantes nacionales quedaron en contestar. Se abrió un cuarto intermedio en el debate hasta la próxima semana. Tras el encuentro, algunos ministros estimaron que la Casa Rosada, tal vez, pueda acceder a girar dinero para obras durante este año. Pero ven que ese esquema se mantenga el año que viene, que es electoral.

Hasta antes del 15 de septiembre, fecha en que el Poder Ejecutivo Nacional debe elevar al Congreso el proyecto de Presupuesto 2019, las conversaciones continuarán. La Nación necesita que los gobernadores ejecuten un recorte global de gastos por un monto cercano a los $ 100.000 millones. En parte, esa meta ha sido ejecutada con la eliminación del Fondo Soja. Pero las provincias insisten en que ese es el límite y que no están en condiciones de ceder más recursos y evitar un mayor ajuste fiscal.

Comentarios