Juicio en Mendoza: Julieta Silva contó como atropelló y mató a su novio, Genaro Fortunato

El incidente ocurrió en septiembre del año pasado en la localidad mendocina de San Rafael. Video.

14 Ago 2018
1

Julieta Silva declaró durante una hora en el juicio en su contra. CUYO NOTICIAS

MENDOZA.- Hoy comenzó el juicio contra Julieta Silva, la mujer acusada de haber atropellado intencionalmente a su ex novio Genaro Fortunato, en septiembre del año pasado, en la localidad de San Rafael.

Visiblemente sensibilizada, la única imputada por el fallecimiento del joven rugbier relató detalladamente cómo sucedieron los hechos de aquella noche fatídica, incluyendo el momento preciso en el que el joven fue atropellado.

La joven relató la escena que, tras abandonar el boliche, terminó con Genaro muerto. Ya afuera de la disco, Julieta estaba cansada por diversas discusiones que había mantenido con su novio. Genaro había descendido a hablar con una amiga, Julieta se sentó en el asiento del conductor y tomó el control del vehículo.

“Yo estaba cansada de toda la situación, de lo mismo de toda la noche, me quería ir. Golpeó como dos veces la ventanilla. Yo salí y la última vez que me golpea él se despega del auto yéndose para atrás como dejándome ir. Esa fue la última vez que lo vi”, contó.

“Hice como 150 metros o más. Me arrepentí de haberlo dejado, quise volver. Y ví que tenía en mi mochila su celular. Hice una U y me volvi. Volvía buscándolo. Venía a la izquierda, donde estaba estacionado el auto. Venia mirando para ese costado”, relató, antes de describir el momento exacto de la muerte de Genaro.

“Pasé una parte oscura. Cómo un túnel oscuro. Miraba para el costado. Sentí un movimiento en el auto. Una sensación de que había pisado un pozo. Y seguí.”

Entre llantos y sollozos, la joven contó: “ví que venía cruzando un chico en diagonal, en el medio de la calle, hacia mí. Cuando llegué un poco más cerca me di cuenta que era el de la playa de estacionamiento. Me hace una seña, me levanta la mano. Agarré mi mochila porque pensé que me quería cobrar, me había ido sin pagar”.

Allí relató el diálogo que mantuvo con el cuidacoches: “Bajé la ventanilla y me dijo ´lo atropellaste de vuelta´. -¿A quién?, le pregunté. ´Atropellaste al chico que estaba con vos´. Yo no le creía, porque no había nadie más ahí”.

En Esta Nota

Mendoza
Comentarios